Básquet, Deportes

Peñarol fue una sombra y se rindió ante la efectividad “Xeneize”

ma4_5077_8kPeñarol fue una sombra y perdió feo con Boca por 90 a 62 en la Bombonerita. El local se reconcilió con el buen juego y sobre todo con un gran triunfo frente al “Milrayitas”. El equipo de Capelli dominó el partido de principio a fin y de la mano de los 21 puntos de Ramírez Barrios, goleó a los de Sergio Hernández que tuvieron una actuación para el olvido.

El comienzo de Peñarol en la Bombonerita fue para ilusionar a su gente gracias a dos bombazos de Gutiérrez y dos buenas jugadas de Giorgetti que dejaron a los de Mar del Plata 9-5 arriba. Para continuar con el buen momento visitante, apareció Okosa con cuatro puntos en la pintura que alejaron a los del Materno 13-7 pero a partir de allí sería todo de Boca.

Ramírez Barrios sumó doce unidades seguidas para que el local lime a 13-12 y un doble con falta de Boccia adelantó a los de Capelli 15-13. Sólido en defensa, el anfitrión tuvo diferentes vías de gol que estiraron la diferencia a 24-13, obligando a la Oveja a pedir minuto ya que el parcial favorable al azul y oro era de 17-0.

Peñarol volvió al gol luego del tiempo muerto, pero dos bombazos de Treise firmaron el 30-18 con el que finalizó el primer segmento.

Un triple de Massarelli dejó la diferencia en un dígito en el comienzo del segundo, 30-21, pero tres unidades de Ramírez Barrios alejaron nuevamente al local, ahora 35-23. A partir de allí fue una verdadera catarata de puntos para el equipo dirigido por Adrián Capelli que con los mejores minutos de Lucas Gargallo en toda la temporada y la efectividad del resto de sus compañeros llegó a tomar una diferencia máxima de 54-33.

Ya sobre el final, Acuña anotó dos lanzamientos libres dejando el resultado en 54-35 a la hora de irse a los vestuarios, un fiel reflejo de la superioridad de Boca durante gran parte de los veinte minutos iniciales.

Y si alguien tenía ilusiones de que la charla de la Oveja Hernández con sus dirigidos en los vestuarios le cambie el panorama a Peñarol, rápidamente vio que nada de eso iba a suceder. Boca volvió intenso en defensa y picante en ataque para tomar una luz de 62-35.

A partir de allí, el dueño de casa empezó a sumar con Ramírez Barrios y Freeman para superar los treinta puntos de ventaja e irse al último descanso ganando 77-45, dejando claro que tan solo una catástrofe deportiva lo privaría de obtener su primer triunfo en casa de la temporada.

La primera conversión del último cuarto fue un doble para Boca que le dio a los de Capelli la máxima ventaja de la noche, 79-45, y a partir de allí Peñarol empezaría a jugarse sus últimos cartuchos. Los marplatenses tiraron defensa a presión toda la cancha y achicaron a 79-52 pero un triple clave de Atkins le devolvió la tranquilidad y los treinta de ventaja a Boca, 82-52. Los últimos minutos fueron un trámite, el entrenador local rotó el banco y el equipo llegó sin mayores problemas a su primera victoria de la temporada jugando en la Bombonerita.

Estadísticas al margen, gran triunfo de Boca teniendo en cuenta la diferencia obtenida y el rival que tenía enfrente. Los dirigidos por Adrián Capelli sumaron su tercer éxito de la temporada e irán a Núñez a buscar el triunfo ante Obras que se les escapó la semana pasada.

Por su parte, los marplatenses no fueron ni la sombra del equipo que derrotó a San Lorenzo, pero todavía tiene el crédito más que abierto para lo que se le viene en esta temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*