Política

Paro del transporte: Pablo “El salvaje” Moyano se sumó con un bidón de nafta y una caja de fósforos

Si algo faltaba para entender cómo es el desarrollo de un conflicto difícil de comprender, ahora quedó todo claro. La intervención da Pablo Moyano, incitando a la profundización de lo que siempre denomina la “lucha” de los trabajadores, es siempre una cruel mentira, un uso indebido de un fueron sindical, que lo ha llevado inexorablemente al único idioma que entiende, el de la confrontación y la violencia que existen en su ADN, tanto en el Sindicato de Camioneros, en la CGT, en el Club Atlético Independiente y en Club Camioneros.

blank

Hay que tener las peores y ocultas intenciones, como siempre, para valerse de una cuarentena de la peor pandemia que ha vivido el país. Son cientos de miles de personas, las que no pueden ir a trabajar, ir al médico, a un trámite presencial, a percibir una magra jubilación o pensión, ir a la farmacia, a cuidar un enfermo, etc. Bueno esto es Pablo Moyano

Ya su clásica metodología del apriete, le ha servido para no responder a las citaciones de la justicia, cortar rutas, tomar sedes que no son propias y cometer otras seria de acciones que van contra la ley y los procedimientos de la Justicia. Es la típica patota con protección política oficialista, tan propensa a desbordes, amenazas, hostigamientos etc.

 Aquí en Mar del Plata, como si hiciera falta algo más, su aparición se produce momentos después de escuchar balazos, con personas heridas, golpeadas, utilizando como se describió facas y otros elementos punzantes. Ese es el saldo, tras el cual Pablo Moyano hizo pública su participación en el conflicto, con personas que de acuerdo a testigos en el lugar de los hechos, se identificaron como barrabravas de Alvarado y Peñarol, según las crónicas periodísticas.

Estos son los “disidentes”  de la UTA, los que han alejado la solución a un conflicto que lejos de atenuarse o morigerarse, deja a miles y miles de marplatenses, sin posibilidad alguna de traslado bajo el rigor del frío de la ciudad.

Las denuncias penales y recursos de amparo presentados en la Justicia, allí quedarán en la vía administrativa, nadie moverá un dedo, aunque actúen personas que claramente están lejos de la ley, la convivencia urbana, las normas y legislación laboral que no procedan a sus intereses y que tienen tomados como rehenes al 60 % de los argentinos.

 

Un comentario

  1. el favaloro de los sindicalistas…es nuestro que suerte…este es el presidente honesto q necesita Uganda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*