Política

Para Scioli el miedo no es una campaña, su cara lo indica

Daniel-Scioli-Cara-de-escuerzo-12-may-2011-El gobernador bonaerense ya resolvió no dar a conocer la encuesta que elaboró su propia consultora. Abandonado a su suerte y a lo que resta de su entorno, Scioli está en la más desolada cuenta regresiva. CFK lo dejó sólo en la campaña cuando estuvo segura que pierde ante CAMBIEMOS. Logra así instalarse como la jefa de la oposición. Esta tortura política debe arrastrar Scioli, atónito por expresiones de Kicillof, Feinman, Bonafini y otros enclaves K.

El debate anunciado como el gran acontecimiento, se debe más a la promoción para lograr audiencia, que a un factor capaz de revertir la suerte echada a favor del ingeniero Mauricio Macri. Scioli sabe que lo han abandonado hasta los intendentes del Frente Para la Victoria que han ganado sus municipalidades el 25 de octubre. Cuál es la razón que no quieren quedar pegados a la derrota y pagar el costo a futuro. Además (en el caso de la Provincia de Buenos Aires) los jefes comunales ya saben que la chequera tiene un nuevo registro en su firma.

Los intendentes saben que la política ha cambiado de color. Que domina un nuevo espectro, que nació con una coalición formalizada para desplazar los aires de continuidad y reelección indefinida. Saben que 12 años de estrés político han terminado por agotar, no sólo el modelo sino el umbral de la tolerancia de la ciudadanía. Los municipios deben afrontar el desembolso de sueldos más aguinaldos en poco más de un mes. Del otro lado del teléfono, las voces de los habituales interlocutores habrán cambiado. Y esa señal no debe pasar desapercibida, sería de incautos y de ingenuos e imperdonable, de cero onda para captar que el cambio ya está instalado.

Entrenados en la gimnasia de 28 años, deben saber que la rutina debe modificarse. Más gimnasia abdominal, correr en la arena y trepar en las sierras. Habrá que ganarse los mangos con el sudor de su frente. Saben que ya no se navegará en la corriente del despilfarro, que existen las prioridades y la calidad de gestión medida y auditada. No será un mero cambio de estilo, sino de cuestiones de fondo. La Ñata será un refugio, propio de un destierro político,  y no la base de tertulias naif, de cotillón y de caretas de goma.

Hasta los aliados sindicalistas ya han dejado de movilizar sus aparatos, y los apoyos de referentes históricos no responden el llamado, quizás el mayor síntoma de abandono, como también el más temido. Ayer los actos de la militancia, prometido por adherentes sciolistas, fueron módicos, habrá más hinchas de River en Japón que en esta pretensión de acompañar al candidato oficial en su vigilia más tortuosa, no sirvió siquiera para estimularlo para el debate nocturno de hoy.

Hay una percepción de trámite a cumplir y el scouting para la preparación del debate al que llaman la batalla final, no es más que un adelanto de capitulación que observarán millones de argentinos en vivo y en directo. Ese show mediático lo tendrá a Scioli como partenaire, no como protagonista excluyente ni como actor de reparto, solo un bolo teatral. Ha acumulado el mismo rechazo que provocó esta parafernalia que dieron en llamar la década ganada, manifestada como un emblema de hechos de corrupción vinculados a la administración de bienes y recursos del Estado.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Los comentarios están cerrados.