Política

Para Falbo, hay una sociedad mucho más violenta y no existe una solución mágica

17114

La procuradora general bonaerense, María del Carmen Falbo, se negó a dar su opinión sobre la presencia de Hebe de Bonafini en el Congreso sobre Reformas Legislativas. “De eso no puedo opinar. Es una Madre, hay que peguntarle al Ministerio”, dijo de manera escueta y cortante, sorprendida por la pregunta sobre Bonafini, quien se ha referido en los peores términos sobre los integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y su Organización Madres de Plaza de Mayo, soporta cargos de malversación y desvíos de fondos ante la justicia, en complicidad con los hermanos Sergio y Pablo Schoklender.

La Doctora Falbo, procuradora general bonaerense dialogó con muy buena predisposición para con mdphoy.com en el marco del Congreso sobre Reformas Legislativas que se llevó a cabo en el Gran Hotel Provincial.

¿Por donde pasa la mayor preocupación, hay un previo acuerdo entre magistrados para elaborar cuestiones que tengan peso en la reforma de la Nación?

Vine a contarles las dificultades que hemos tenido tanto en la creación como en la implementación para que puedan prevenir alguna de esas cuestiones y además decirles que ellos están en una mejor situación que en la que estábamos nosotros cuando tuvimos que hacer el cambio. En primer lugar, porque en aquel momento era puramente inquisitivo el sistema y en segundo lugar, porque hoy la Nación ya tiene algunos juicios orales, el juez le delega al fiscal algunas investigaciones. De hecho, el fiscal en los secuestros extorsivos es él que investiga, tienen ya órganos que pueden transformarse rápidamente para juicios orales con lo cual la situación es mejor.
Voy a repetir lo que vengo diciendo hace años, es un nuevo paradigma, lo más importante es el cambio cultural porque la mejor ley puede ser desdibujada con una mala operación del sistema. Los operadores tienen una responsabilidad muy grande en hacer una ley ágil, eficaz, que sea un resultado real y que se respeten los derechos de garantías. Uno de los inconvenientes que tuvimos en la provincia, y les aconsejo que vayan del disenso al consenso en la ley, que traten de no modificar el sistema legislativo por lo menos por dos años cuando hagan la transformación, después que a los dos años hagan los ajustes y se vea todo lo que hay que modificar. Porque en el caso de nuestra provincia, uno de los entorpecimientos mayores han sido las reformas legislativas, que se trabajaron como péndulos y se iba de garantías a mano dura entonces los operadores estaban desorientados en cómo aplicar la ley. Eso entorpece cualquier reforma.

 

¿Son acertadas las reformas judiciales que se están trabajando?  

Son importantes. Hay que ver después lo que se vota en la legislatura, cuántas modificaciones sufren, pero creo que es una deuda de la Nación con el sistema, porque después de la Constitución de 1994 y la incorporación de los pactos internacionales ya el sistema inquisitivo perdió absoluta vigencia.

Con penas más severas y de cumplimiento efectivo el nivel de reincidencia en cuanto al delito podría disminuir ¿esto es así?  

Creo que no. Son dos cosas distintas la mano dura o la garantía no hace que el delito disminuya. Primero hay que respetar garantías y en segundo término tiene que haber una política de Estado, que haga efectiva un procedimiento y una certeza en el combate del delito, son distintas agencias las que tienen que coordinar y tienen que trabajar mancomunadamente el Poder Ejecutivo con el Poder Judicial. El Ejecutivo sobre todo tiene muchas áreas que tiene que ver con la cuestión social, económica, de prevención, son cuestiones que escapan a la investigación en el caso del Poder Judicial interviene cuando el delito se cometió.

 

Cuando tarda en llegar, ¿cuál es la solución?    

Justamente es esa. No existe una solución mágica. Imagínense que a la persona que perdió un hijo, le violaron la hija o al que lo mataron en una entradera una vez que eso ocurrió no le devuelven a la persona íntegra. Con lo cual insisto que la justicia no es preventiva y tiene incidencia una buena investigación ya que eficaz y con la pena justa que corresponda hace prevenir de alguna manera un futuro delito.
¿La creación de la policía judicial podría contribuir a los procesos de investigación para que no se cometan errores?  

Totalmente. La policía judicial es una herramienta muy importante pero para ellos hay que saber seleccionar, elegir, no es cuestión de amiguismos o algo por el estilo sólo saber cuál es el perfil que se necesita, la transparencia, la capacidad de aquel que va a ocupar semejante rol que significa estar en las investigaciones, la presencia y la conducción del ministerio público es insustituible.
En los que va del 2014 en la ciudad se han producido 12 muertes por violencia, ya sea familiar, inseguridad, ajuste de cuentas, y la tendencia indica que pueden superar los 66 casos del pasado año ¿de qué manera se podría solucionar este flagelo?
En Mar del Plata hay fiscalías temáticas sobre delitos por trata, estupefacientes y violencia familiar, desde la justicia lo que nosotros podemos hacer es ajustar esos puntos al máximo. Pero en verdad no puede la justicia solamente solucionar esos temas. Puede ayudar ya que existe un grupo de personas que trabaja y bien.
Lo que concierne a seguridad tal vez sirva como prevención lo ya expuesto. Cuando se lleva adelante una buena investigación, con resultado eficaz, con una sentencia justa, bien estudiada, con una policía judicial que todavía está en deuda, una fuerza civil, etc. Pero hay muchos otros factores que inciden: el problema social, económico, la educación y la prevención. Sé que este verano en Mar del Plata se han reforzado muchísimo las fuerzas de seguridad pero evidentemente existe una sociedad mucho más violenta, estamos ante un flagelo grave que es el delito y hay que tratar de armar planes que signifiquen un fuerte rechazo a esa violencia con un aporte de política de Estado donde tienen que intervenir los tres poderes, nadie puede estar exento. Si supiera cuál es la solución trataría de dársela a quien tiene que manejarla la verdad que es muy difícil y estamos ante una situación que es peligrosa para la sociedad.
De violencia familiar hace diez años no se hablaba. De chicos que van armados a la escuela, delitos que se cometen dentro del área educativa eso ha desvirtuado totalmente lo que se conocía antes, son delitos absolutamente nuevos. Hicimos con mucha responsabilidad a través de toda la provincia un trabajo de campo muy interesante donde ahora se están recabando los resultados obtenidos que se realizó en el segundo semestre del 2013 con relación al primer semestre del 2013 donde ha ido personalmente con gente especializada en diferentes áreas y revisar distintos expedientes para saber si estaban mal caratulados en fin para poder dividir ese delito. El homicidio por ejemplo, fraccionarlo en diferentes tipos: simple, criminis causae, llevar un control y ver cuál es la cantidad real que por lo tanto de alguna manera pueda mejorase la gestión pero eso es una parte del Estado.

Los comentarios están cerrados.