Ciudad, Información General

OSSE: Garantizan el agua de consumo y bañabilidad en playas

Al tiempo que descartó de plano la posibilidad de que en el agua de consumo existan residuos del virus COVID-19, el gerente de Calidad de OSSE, Marcelo Scagliola, insistió con la efectividad de la cadena ambiental formada por la EDAR y el Emisario Submarino que “dejan el efluente tratado y lejos de la costa”, por lo que llevó tranquilidad una vez más en orden a que “las aguas de descarga no llegan al sector de baño y de ninguna manera se ven afectadas las playas de la ciudad”.

“El mundo ha detectado, y nosotros como parte de él, que en los efluentes hay presencia residual del virus, pero no en estado infectivo –subrayó-. Esto hay que aclararlo para que no haya malas interpretaciones. Esto se da porque los enfermos, síntomáticos y asintomáticos, excretan el residuo del virus pero luego los mismos sistemas cloacales se encargan de ser muy agresivos con él. Es decir, el virus se encuentra en estado de descomposición dentro de los efluentes cloacales y en nuestra ciudad, además, tenemos la intervención conjunta de la Estación Depuradora de Aguas Residuales en el tratamiento primario y el  Emisario Submarino luego, con el vertido final a 4,2 km de la costa. ¿Qué quiero decir con esto?, que hay que tener absoluta tranquilidad además de que en la ciudad las aguas de descarga no llegan al sector de playa donde nos bañamos”

Scagliola se pronunció en este sentido a propósito de la proximidad de la temporada de verano y los permanentes monitoreos y análisis que la empresa sanitaria municipal realiza tanto sobre el agua de consumo como los efluentes cloacales, garantizando todos los parámetros de calidad que se exigen a nivel internacional. Por caso, este mismo año –y en lo que respecta a los estudios cloacales- la empresa puso operativos muestreadores portátiles que posibilitan desmenuzar aún con mayor certeza las características  del efluente proveniente de cada colectora y de sectores determinados de la ciudad.

A  propósito del aumento de las temperaturas en tiempos donde la Pandemia motivó la adquisición de piletas de natación tanto fijas como móviles, el profesional de OSSE no sólo pidió “cuidar el recurso y priorizar el consumo personal e higiene” sino que desalentó el recambio continuo de agua : “Eso es derroche, esta mal. El agua no debe ser recambiada periódicamente. Con la dosis de cloro correspondiente se puede mantener una pileta por bastante tiempo”.
Para mayores informes o consultas los interesados podrán comunicarse con el Centro de Atención al Cliente (0810-666-2424) o bien ingresar a la renovada Web institucional: www.osmgp.gov.ar

Los comentarios están cerrados.