Ciudad

Nueve años de prisión por alquilar departamentos que estaban “en el mar”

Un hombre que a través de avisos clasificados anunciaba que alquilaba departamentos en Mar Del Plata fue condenado a 2 años y 9 meses de cárcel por una singular estafa: cinco interesados que rubricaron los respectivos contratos en La Plata y Ensenada, cuando llegaron a “La Feliz”, descubrieron que los inmuebles que locaron para vacacionar no existían y -por la dirección que figuraba en los convenios- tendrían que estar ubicados “en el medio del mar”.

La condena dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal I de La Plata recayó contra el acusado Norberto Ismael Luján Pintos (52), quien cuenta con dos condenas anteriores y por ello fue declarado reincidente y sentenciado a la pena única de 9 años de cárcel.

El departamento alquilado por una quincena de enero -a los cinco el mismo- figuraba en los contratos como ubicado en calle Lamadrid 1136, “resultando inexistente a la luz de lo informado por la Comuna de Mar del Plata, toda vez que la arteria mencionada comienza al numeral 2100, ubicándose la consignada en los convenios de locación ´en el medio del mar`, se detalló en el veredicto.

Los jueces Samuel Saraví Paz, Patricia de la Serna y Guillermo Labombarda dieron por acreditado que en los primeros días de enero de 2003, un hombre que se identificó falsamente como “Carlos Cantora”, ofreció mediante una publicación en el diario El Día el alquiler de un inmueble inexistente, en Mar del Plata.

Todo armado

También se detalló que “el engaño desplegado” motivó que cinco personas, cuatro de La Plata y una de Ensenada, fueran visitadas por el estafador, quien en las mismas casas de los desprevenidos clientes “documentó las ardidosas locaciones inmobiliarias, obteniendo de cada una de las víctimas la suma de 450 pesos, que abonaron a la firma de los contratos respectivos”.

En el juicio oral declararon los cinco damnificados que en forma calcada relataron el engaño que sufrieron, todos por una persona que dijo llamarse “Carlos Cantora”, con quien lograron contactarse a través del teléfono celular que aparecía en el aviso.

El verdadero Cantora fue ubicado y declaró en el juicio que en el 2000 sufrió un asalto, en el que, entre otras cosas, le robaron el DNI.

Luego reconoció su documento y advirtió que la foto estaba cambiada.

En el fallo se explicó que el acusado alteró el documento, colocándole su foto, y la fotocopia de ese DNI acompañaba los contratos de locación que firmaban las víctimas.

Por esa maniobra de falsificar el documento, el acusado fue condenado ya a 3 años y 3 meses de prisión, en otro proceso.

Para graduar la pena impuesta, los jueces tomaron en cuenta como agravante la pluralidad de víctimas, las condenas anteriores, a seis años de prisión por extorsión y otra a 4 años y 6 meses por robo calificado por el uso de armas.

Los jueces ahora condenaron al procesado por cinco hechos de estafa y dispusieron traslados para la paliación de la pena única, como se dijo, de 9 años de prisión.

(Fuente: www.eldia.com.ar)

Los comentarios están cerrados.