Ciudad, Información General

No salen trenes a Mar del Plata

Tampoco sale el tren cuyo horario de partida era de las 07.40, con lo cual se profundizaba el conflicto. Ya son aproximadamente 2.000 los usuarios afectados y la situación deriva de una medida de trabajadores ferroviarios agrupados en La Fraternidad, que se niegan a conducir los convoyes debido a la falta de mantenimiento adecuado, del material ferroviario de locomotoras y vagones.

Tras el accidente ferroviario ocurrido en San Miguel, que provocó la muerte de cinco personas, el juez interviniente en la causa informó que la tragedia se debió “a un error humano”, cuando se corroboró además que la máquina de Ferrobaires, que embistió el tren del ferrocarril San Martín, tenía su doble comando de frenos  bloqueado, clavado con maderas y cerrado con candado.

El ministro de Planificación Julio De Vido, no dudó precisamente en “tirar debajo de un tren” a la gobernación de Buenos Aires, cuando en conferencia de prensa admitió que el tren no debió haber sido despachado y que la responsabilidad era de Ferrobaires, que se halla bajó la órbita de la administración de Daniel Scioli.

Las penurias del servicio de Ferrobaires, no son nuevas sino que ha colapsado el sistema, que ha dejado a miles y miles de pasajeros a la deriva. Durante años los usuarios debieron padecer atrasos en los servicios, los trenes se detenían en cualquier lugar del trayecto, quedando las personas a la intemperie en el medio del campo y en las estaciones, distribuidas en los 400 kilómetros de recorrido. Muchas veces sin agua y sin alimentos, sin higiene sanitaria, quedaban abandonados a su suerte, bajo sofocantes o gélidas temperaturas, según la época del año. En el mejor de los casos, luego de varias horas eran recogidos por ómnibus que se fletaban especialmente, llegando a destino varias horas después.

Ferrobaires es una empresa residual, que ha sobrevivido al ex Ferrocarril Roca luego que el mismo se privatizó. Hubo siempre una zona gris en cuanto a las responsabilidades, últimamente se describía a la empresa como dependiente de la Provincia, cuando en realidad no había presupuesto para manejarla, habiendo sido transferido de hecho el manejo a la Nación, siendo tratada como una empresa residual, como ocurriera con ENTEL (hoy Telefónica y Telecom) y SEGBA (Edenor y Edesur), por ejemplo.

No es un detalle menor, que las nuevas formaciones TALGO adquiridas a España, haya sido anunciado y capitalizado políticamente por el gobierno de la Nación, en una franca competencia con la Provincia. El nuevo tren está a punto de ser inaugurado, por la propia presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, y tenía como posible fecha de inicio precisamente mañana, aunque nunca se confirmó.

También surgieron algunas dudas, provenientes de los gremios ferroviarios, por las cuales se ponía en tela de juicio el verdadero estado de las vías férreas, para una circulación con la debida seguridad en el trayecto, que debía cumplirse en cuatro horas y diez minutos, con algunos servicios de primera categoría (como el gastronómico) a un precio para nada popular, como las tarifas que se manejan hasta el momento. Los nuevos precios oscilan entre los $ 150.- y $ 250.-

Observar el desplazamiento de los trenes desde la autovía, era observar una película filmada hace varias décadas, formaciones antiguas, sucias, sin luces, con vidrios rotos y muchas veces a muy baja velocidad, precisamente por el estado de las vías y del material rodante. Puertas y ventanillas que no cerraban, se golpeaban, olores provenientes de los baños que no eran limpiados, completaban en el interior de los vagones, un cuadro dantesco de ultraje a los pasajeros, que por razones económicas, en la mayoría de los casos, elegía ese medio de transporte.

El sistema hizo eclosión y dejó al desnudo de manera patética, como el Estado (Provincia o Nación, indistintamente) desertó de la prestación del servicio y se metió de lleno en la sorda puja política entre el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli, que promete tener varios capítulos más, máxime cuando existan problemas presupuestarios en disputa.

Hay que dejar bien en claro que Ferrobaires es una empresa residual, que anduvo hasta aquí a la buena de Dios. El tren del San Martín detenido en la estación de San Miguel, embestido por la formación de Ferrobaires, que no debió ser despachado según el ministro De Vido, es sólo un episodio más de la desidia de los gobernantes.

Sólo que ahora explota, porque se encuentra en estado terminal y por las urgencias y las necesidades políticas, del partido político que giran bajo el mismo oficialismo.

Jorge Elías Gómez
jgomez@mdphoy.com

Un comentario

  1. El tren es el MEJOR medio de transporte que existe, sólo que intereses creados hacen lo imposible por destruirlo. Ayer fueron Cavallo y Menem (yamal que para, yamal que cierra), hoy estos K (que son el otro extremo) seguramente tomarán la decisión de dejar de operar el servicio “hasta neuvo aviso”, otra vez a desbordar las precarias rutas de inestables micros de 2 pisos conducidos por choferes sobreexigidos ¿se darán con red bull? Tenebroso. ¿El Talgo? Bien, gracias, todos lo pagamos.