Ciudad

Niños hipoacúsicos abandonados por las obras sociales

13390886_10209790880155044_1855882502_nAna Clara Cardozo, es la directora de la Escuela Oral Mar de Plata emplazada en Teodoro Bronzini 1550, quien se especializa en chicos hipoacúsicos. Hace seis años que habilitó el establecimiento educativo y debido a los reiterados desplantes a la hora de pagar por parte de las Obras Sociales, quienes deben abonar las cuotas de los alumnos, el establecimiento educativo donde concurren 27 niños, se encuentra en una situación por demás crítica a punto tal que evalúan cerrar la escuela. “No recibimos ningún tipo de subsidio del estado, el único dinero que ingresa a la escuela es a través del pago de las Obras Sociales” aclarando que “por el momento las únicas que están pagando son OSDE y OSARPYH, mientras que hay 11 sin responder desde el año pasado”, afirmó la máxima autoridad del establecimiento a mdphoy.com

A continuación, Cardozo enumeró a las obras sociales que no abonan la cuota de los alumnos desde el mes de febrero (porque enero las obras sociales no pagan, pero nosotros si debemos pagar a los docentes) “OSUTHGRA, OSMATA, IOMA, OSECAC, OSPECON, OSPSA, EMSYS, ANDAR, OSPOCE, PROFE y FATFA” sentenciando que “en total nos adeudan alrededor de 1.300.000 pesos. Por lo que para abonarle los sueldos a los docentes y personal de la escuela durante todo este año, tuvimos que utilizar el descubierto del banco”.

Acto seguido, la directora confirmó que “en el año 2013 estuvimos en una situación similar a la de hoy, a punto de cerrar, porque las Obras Sociales no pagaban. No solo es triste no poder abonarle el sueldo a los trabajadores sino que 27 chicos se pueden quedar sin un lugar especial por la irresponsabilidad de los titulares de las Obras Sociales que pisotean la ley y nadie hace nada”.

No obstante, la docente y directora, hizo referencia a la diputada Alejandra Martínez, “en su momento se acercó para darnos una mano, y según ella, fue la que inició el contacto con la ex ministra de Educación Nora de Lucía, que por cierto nunca se comunicó con nosotros para ver cómo era nuestra situación”.

A renglón seguido, aclaró que “alquilamos el lugar donde estamos hace seis años. Se construyó con mucho esfuerzo y con ayuda de mucha gente. Es más, para equiparlo recibimos donaciones, compramos pupitres en diferentes remates, no teníamos el dinero para llevar adelante una obra como queríamos. Solo soñábamos que los niños hipoacúsicos tengan un lugar donde puedan aprender a desarrollar su dicción y que el día de mañana se desenvuelvan mejor en la vida. Pero todo esto es lo más parecido a una carrera con obstáculos”.

Destacando a su vez que “la escuela lleva adelante un enfoque auditivo oral. La función es desarrollar el lenguaje a través de la audición porque los chicos tienen implante o audífonos. Además, se realiza un trabajo más preciso, personalizado, donde los maestros trabajan con muy pocos alumnos. Y a partir de este año trabajan también con niños que sufren trastornos del lenguaje».

Dolida por la situación, Cardozo acentuó: “lo peor es que por ley todas las Obras Sociales deben cubrir las necesidades educativas de los chicos. Lo que hacen es pedirle a los padres presupuestos para luego tenerlos esperando varios meses y luego aprobárselos, cuando la ley es clara y dice que lo deben avalar y pagar, ya que se trata de la educación de los niños”. Añadiendo que “como sabemos que adrede piden presupuestos para dilatar el pago, cuando saben que deben abonar, lo que hacemos es enviar los presupuestos a las Obras Sociales en noviembre, es decir con anterioridad, pero las mismas no te aceptan el mismo para de esta manera dilatar el pago y abonar cuando se les antoje”.

Por su parte, expresó: “esa es la razón por la cual la escuela nunca creció ediliciamente. Llegamos hasta acá de milagro y este es el peor año porque nadie pagó nada de nada. Hay Obras Sociales que ni siquiera aprobaron el trámite por más que se les envíe Cartas Documento, algunos directamente ni las contestan. Y no les voy a iniciar un juicio para cobrarlo en cuatro años o más ya que voy a tener que cerrar indefectiblemente la escuela ¿Y los alumnos? ¿Y los trabajadores? ¿Quién se hace cargo? Nadie controla a las Obras Sociales y así es imposible continuar, no solo que pisotean la ley sino que les da lo mismo la acción que uno genere para que paguen lo que deben y lo que les corresponde”.

Finalmente y quebrada por el momento que le toca afrontar, Cardozo precisó que “teníamos intensiones de compran un Audiómetro (se utiliza para medir la agudeza auditiva) hace unos años. Si todos hubiesen pagado en tiempo y forma lo tendríamos y sería de gran utilidad para los papás, sobre todo para saber cómo están los chicos y cuál es el grado de pérdida auditiva que presentan. Necesitamos más salones, entre otras reformas, pero nunca pudimos hacer nada ya que hacemos malabares para poder pagarles a todos a fin de mes, inclusive con plata de nuestro bolsillo”.

 

 

Los comentarios están cerrados.