Política

Municipios no pueden pagar sueldos: cae recaudación 50%; Piden Patacones

 

Por la cuarentena prevén que en abril baje el cobro de tasas en un 50 %. Algunos jefes comunales admiten que reducirán los salarios. Reclaman ayuda de Nación o que Kicillof emita cuasimonedas.

Con un masivo apoyo y gran acatamiento, por primera vez la sociedad parece haberse olvidado de la grieta para defender la cuarentena obligatoria por el coronavirus?. Y mientras más estricta, más a favor. Como casi nunca, la gente hizo propia una medida de Gobierno concientizando en las redes y hasta denunciando (a veces con ánimo inquisidor) a los que no la cumplen. Otra curiosidad: el sacrificio económico preocupa, pero es secundario. ¿Por cuánto tiempo?

Los intendentes del Conurbano bonaerense, sin importar el color, se atrincheran en la estrategia de Alberto Fernández. Muchos porque están convencidos del aislamiento y también porque sus vecinos forman parte de la sociedad que apoya masivamente la medida. Pero los jefes comunales empiezan a ver que el sacrificio económico les pega de lleno. Y aseguran estar más preocupados de lo que pueden hacer para ocuparse.

De 14 intendentes consultados por Clarín, que gobiernan distritos tanto al norte como al sur y al oeste de la Capital Federal, todos coinciden que en abril la baja de la recaudación de tasas será colosal. La mayoría la estima en un 50%. Algunos inclusive más. Y advierten sobre los peligros si el escenario se alarga.

“Hay que hablarle claro al vecino. Y la verdad, no entra un peso. Congelamos el pago a los proveedores y redujimos la frecuencia de la recolección de basura. Pero lo peor va ser en mayo, cuando tengamos que enfrentar los gastos de abril con una recaudación que bajará más del 50% con respecto a marzo, que ya venía golpeada por la recesión”, señala Gastón Granados, al frente del municipio de Ezeiza debido a la licencia de su padre, el “Sheriff” Alejandro.

Y admite lo peor: “Tenemos 1.500 empleados y muchos subcontratados. En mayo estaremos obligados a bajar el sueldo de la planta municipal. Estamos viendo todas las alternativas para que el ajuste sea el menor posible, pero puede llegar al 50 %. Estamos abocados a ganarle al virus y el costo de la cuarentena y el refuerzo de la salud son extraordinarios. O volcamos en salud o volcamos en lo económico”.

En el norte, Julio Zamora, jefe comunal de Tigre, resalta el esfuerzo que su municipio hace para sostener, por ejemplo, el funcionamiento del nuevo hospital de Benavidez, exclusivo para atender los casos de coronavirus. Pero también asegura estar “muy preocupado” y lo sostiene con números: “El jueves o viernes, de $ 50 millones que entran en un día promedio estuvimos en $ 4 millones. Priorizaremos la Salud y los sueldos, pero el impacto va ser enorme. También estimamos que la recaudación de las boletas que vencen en abril baje a la mitad”.

En San Martín aceptan que es “un problemón”. Fernando Moreira, que reemplazo al frente de la comuna a Gabriel Katopodis -hoy en el gobierno nacional-, indica que la semana pasada hubo $ 100 millones de recaudación menos de lo esperado. Y concuerda que la merma en abril estará en el orden del 50 %. “Estamos, en sintonía con la Nación, redireccionando partidas para atender y defender la salud de los vecinos. También el salario de la planta municipal. Debemos usar el ingenio porque si ahora es complicado, lo que se viene será durísimo“, adelanta.

En Esteban Echeverría hay unos 20.000 comercios. “Tenemos las cajas de cobranza abiertas pero no viene nadie. Los ingresos se cayeron y es alarmante. Somos un municipio pobre pero no tenemos deuda y podemos aguantar pero no mucho. La inversión en nuestros centros de internación, la prioridad, es extraordinaria”, pondera su intendente Fernando Grey.

Casi todos los intendentes peronistas acentúan un tema sensible: el pedido que recibieron del gobernador Kicillof para que compren letras que la Provincia emitió para hacer frente a la deuda. “Las venimos renovando porque así nos pidieron, pero las vamos tener que vender“, admite uno de ellos.

Morón es otro distrito sensible. Lucas Ghi describe lo que él considera la película de su municipio. “La grave situación de nuestras finanzas viene de arrastre: todavía no tenemos presupuesto para este año porque tuvimos que acordar con muchos acreedores por la deuda que recibimos (refiriéndose a la gestión de Ramiro Tagliaferro). Ahora, por fuerza mayor, algo que está contemplado, deberemos volver a negociar, entre ellos con la empresa de recolección de residuos”, explica.

El impacto económico también sacude a los municipios con más recursos, más allá de la prolijidad que puedan exhibir las administraciones. Gustavo Posse destaca que las finanzas de San Isidro pueden “aguantar la primera oleada”, aunque asegura que la recaudación “caerá el 38 %”. Y detalla: “Tenemos tres hospitales y varios centros de atención. Defenderemos el refuerzo de la partidas de Salud, sin desatender los salarios, la limpieza y seguridad. Para eso, junto al control y concientización de cumplir la cuarentena, nuestros móviles solicitan, a través de los altoparlantes, que el vecino pague las tasas. Para eso implementamos la posibilidad de poder abonar por teléfono con la tarjeta, entre muchos otros que ya ofrecemos para hacerlo por al web”.

Un poco más al norte, en San Fernando, el joven jefe comunal, Juan Andreotti, también se muestra preocupado por la baja de recaudación, ya que buena parte del vecino que cumple con las tasas hace el pago en forma “presencial”. Y al mismo tiempo que resalta el compromiso que la gente muestra para abonar los impuestos locales , Andreotti prevé que la recaudación también pueda bajar un 50 % en abril. “Estamos quizás mejor que otros lugares por el laburo hecho en otros años. Pero también sentimos el cimbronazo. Invertimos $ 70 millones en Salud para prepararnos para atender al vecino. Las cuentas comunales están resentidas: nosotros casi no tercerizamos y tuvimos que cortar las horas extras“, dijo.

Uno de los grandes del sur del Gran Buenos Aires es Almirante Brown, con casi 600 mil habitantes. Su intendente, Mariano Cascallares, indicó que bajaron los sueldos de los funcionarios políticos. Pero fue reservado para opinar sobre el futuro de la recaudación: “Decir que la entrada de dinero por el pago de tasas bajará el 50 % es hacer futurismo, aunque sin duda que va a caer sensiblemente. Nosotros estamos usando un fondo anticíclico, es decir ahorros, aunque hay que reconocer que no podremos afrontar los gastos mucho tiempo”.

El panorama es compartido por el intendente de Cambiemos de Tres de FebreroDiego Valenzuela: “Sin cuarentena, en el primer bimestre de este año ya sufrimos una importante disminución en el pago de tasas. Ahora se sumará otro fuerte impacto en abril, con una demanda en crecimiento. Por primera vez en la historia del municipio, decidimos dejar de emitir la boleta en papel y apostamos a una fuerte campaña para pagar por la web”. Y adelanta un panorama complicado: “Habrá menos coparticipación y además hay injusticias, como el incumplimiento de la Provincia de pagar los sueldos del programa Amba Salud”.

¿Se vienen las cuasimonedas? Los jefes comunales plantean que, de extenderse esta situación, no habrá otra alternativa. “O Nación imprime más para solventarnos o habrá que acudir a los Patacones. No hay mucho más”, opina Granados. Su vecino del sur, Cascallares, señala que “miedo a las cuasimonedas no tengo. Depende de cómo se aplique. El gran problema es después, cómo se sale”.

Fuente: Clarín

Los comentarios están cerrados.