Carta de Lectores

Moreau, hay que correrle al alemán

0012485831Los argentinos solemos tomar con humor lo que no es para nada cómico. Así resulta habitual referirnos al “alemán” (Alzheimer) cuando de algo nos olvidamos y nos proponemos correr para alejarnos de él lo más posible. Lo que cabe preguntar, ante tanta distracción, es si realmente corremos o le hacemos el clásico “olé” a dicho científico y disimuladamente, con ese movimiento de torero, lo dejamos pasar. Suele ocurrir cuando, esencialmente, somos protagonistas directos.

Este pareciera ser el caso de un “marciano” (así se lo ha conocido siempre en la política) llamado Leopoldo Moreau. Hoy la tecnología nos permite rememorar con más precisión lo que teníamos dando vueltas en lo que nos queda de neuronas. Números concretos. Año 2003, elecciones presidenciales. Candidato de la UCR, Leopoldo Moreau. Sobre un total de 19.930.111 votantes, obtuvo 453.360 votos (2,34%), todo un record negativo para el más que centenario partido.

Eso fue en un ayer no tan lejano. Pero hoy, hace unas pocas horas, aquí en Mar del Plata, en el lanzamiento del Movimiento Nacional Alfonsinista (MNA) y del Radicalismo Popular, Moreau señaló que el radicalismo sufre una profunda crisis ya que “algunos correligionarios decidieran ir en la Convención a un frente hacia la presidencia junto a Macri”, e indicó que “subirse a la candidatura del Pro es subirse a un modelo regresivo que sólo representa a unos pocos millones de argentinos”.

Esto no está escrito para defender algo de lo cual uno puede tener sus propias dudas. De lo que no caben dudas es que en la Argentina vemos el pecado del otro sin mirar en nuestro propio espejo y esos números del 2003 son el espejo al cual debería mirarse el propio Leopoldo Moreau. Por caso, cuando habla de “unos pocos millones de argentinos”, debería correrle al alemán haciendo un ejercicio de memoria, recordando que él no pudo llegar a un medio millón de argentinos que le creyera.

Han pasado una docena de años y Moreau no parece haber intentado, en tanto tiempo, su propio mea culpa. Nunca se asumió como el mariscal de la derrota del 2003. Sus conceptos actuales así lo certifican, dejando a la vista principios que pueden anunciar un final lejano de la conducta de don Raúl Alfonsín (que utiliza en la denominación de su grupo), un claro ejemplo de austeridad republicana, la que hoy no vemos en los gobernantes que Moreau venera. Realmente parece un capítulo más de la tragicomedia argentina que tiene como símbolo a funcionarios cada vez más ricos, por sobre un increíble mensaje en defensa del más pobre.

Esto también será una historia que quizás no quede en la memoria de los olvidadizos por conveniencia, pero sí en cualquier computadora que corra lo suficiente para que no la afecte el “alemán” con su inefable virus.

Miguel Toscano

3 Comentarios

  1. Es un traidor impresentable este Moreau, que nada bien le hace a la
    vieja e historica UCR (no soy radical), ni oficialista, pero me da nauseas verlo junto a la Presidenta.
    Muyu bueno el articulo Miguel Toscano.
    Beni Cotler
    benicot2012@hotmail.com

  2. Gracias Beni. Un gran saludo.

  3. Hey jim! Comment on va? Ben e9coute pour ce qui est du making of, j’ai trop la flmeme. On en a fait un pour le jury en juin, et le remettre e0 jour depuis est plus facile e0 dire qu’e0 faire ; ) il va falloir que je recale le tout sur la meame musique de Rocky et e7a me gave grave : )He9 Steed! Content de te voir par ici,c’est cool que e7a t’ait plut. Faut que je passe sur Lille un de ces 4. Depuis le temps!Merci Tokyobanana.Espe9rons qu’il rencontrera autant de succe8s en festival ; )Romain! je l’ai attendu longtemps ta re9action. Normalement tu fais parti des 1er e0 eatre au taquet! Jeme suis dit, ben merde il doit pas aimer..Gilberto, thanks dude ; )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*