Política

Montenegro adjudicó operaciones políticas para perjudicar a Mar del Plata

 

Tal como se viene advirtiendo desde este espacio, Mar del Plata se encuentra en el centro de una disputa entre el gobierno local de Guillermo Montenegro y la administración provincial de Axel Kicillof. Y el teatro de operaciones es francamente preocupante: 26% de desocupación, 38% de pobreza, y uno de los distritos con mayores cifras de contagios de coronavirus de todo el país.

blank
Foto: ahoramardelplata

En las últimas horas sucedió un hecho extraño: Un paciente de 56 años con coronavirus fue trasladado a Capital Federal porque no había camas para atenderlo en el Hospital Interzonal y el modular. El hombre fue transportado con asistencia mecánica respiratoria en un avión sanitario para ser alojado en el sanatorio Antártida, del Sindicato de Camioneros, especialmente abierto durante la pandemia para atender a pacientes de la provincia de Buenos Aires. El Centro, se recuerda, fue “inaugurado” por el Presidente Alberto Fernández, donde colmó de elogios a Hugo Moyano.

Frente al hecho, desde el municipio salieron a aclarar que nunca tuvieron conocimiento del caso y remarcaron que se trató de una decisión individual del paciente y no de un colapso sanitario. Inclusive, circuló un audio del propio Intendente Guillermo Montenegro, calificando al hecho como «una operación». Y remató: «Tengo una calentura que vuelo, que nos tomen de pelotudos a los marplatenses no lo puedo creer».

 

blank

En rigor de verdad, todo tiene un tufillo por demás extraño. Desde el traslado en si hasta la presunta viralización del audio.

Es que la relación entre el gobierno comunal y el provincial viene muy tirante hace meses, desde que los contagios en la ciudad comenzaron a escalar y la provincia insistía para retroceder de fase y el Intendente se negaba sistemáticamente.

 Y en los últimos días la disputa recrudeció ante la precaria situación económica y sanitaria.

El Coordinador de Gabinete Alejandro Rabinovich, salió a cuestionar públicamente el sistema de fases provincial, abogando por un tratamiento especial para Mar del Plata habida cuenta del alto desempleo, solicitando la apertura parcial de la gastronomía y los comercios.

Por otro, importantes funcionarios de la administración de Axel Kicillof “sugieren”, aunque sin decirlo abiertamente, un regreso a “Fase 1” durante 15 a 20 días, para bajar la circulación del virus.

En Mar del Plata se está produciendo una apertura “de facto”, lo que representa en los hechos una ruptura del contrato social. Tanto los bares y los restaurantes, como los gimnasios y los shoppings han decidido abrir sus puertas a pesar de las restricciones que impone la Fase 3.

Ante esta situación, el gobierno local no hará nada por impedirlo: “No perseguiremos al que quiera trabajar”, dijeron desde el Municipio. Un regreso a Fase 1 parece de imposible cumplimiento.

Desde el gobierno provincial aseguraron que “hay decretos de Necesidad y Urgencia de orden público, del gobierno Nacional y decretos provinciales, que dicen que es lo que se puede y lo que no se puede hacer y para aquellos que actúan por fuera de la normativa legal, y eso no es competencia del ministerio de salud de la provincia, es competencia del poder Judicial que debe actuar cuando hay una normativa y un privado la viola.

 Pero fuentes consultadas por este medio de la Justicia Federal de la ciudad dijeron que “las causas que puedan surgir a este respecto no van a tener ningún tipo de procesamiento ya que de hacerlo, toda la estructura que tenemos se va a volcar a eso y son una gran cantidad, y tenemos que atender otras cuestiones”.

Pero la situación empeoró cuando en el parte de contagios del pasado jueves 1 de octubre aparecieron nada menos que 160 muertos que nadie registraba por lo que la cifra de fallecidos en la ciudad se incrementó en un 57%, pasando de 278 a 438.

blank

La cuestionada Secretaria de Salud del Municipio, la Licenciada Viviana Bernabei, salió a manifestar que sólo la mitad de aquella cifra es real, ya que la otra mitad se trataría de personas que no residían en la ciudad a pesar de tener domicilio fijado aquí.

“Es un disparate total”, le dijo a este medio un ex funcionario de salud, aclarando que “cuando te internan, al pariente que hace los trámites no le preguntan qué domicilio figura en su DNI, sino dónde vive”.

blank

 

Desde la provincia le contestaron a la funcionaria local: “Me llama la atención. No hay muchas formas de reconocer o no reconocer los fallecidos. Los fallecidos son uno de los datos más objetivos que se pueden ver en salud. Esta información es objetiva. A uno le puede parecer mucho o sorprendente, pero es un dato”, aseguró el viceministro de Salud Nicolas Kreplak. En tanto que no dejó pasar la oportunidad para insistir en la restricción de actividades: “Mar del Plata es hace muchos días el distrito con más casos nuevos por día, muchas veces tienen más casos incluso que La Matanza, que tiene dos millones y medio de habitantes, pero por día es el que más casos tiene desde hace ya 15 días”.

En función de las cifras registradas por provincia, que es de 14.369 contagios, la tasa de letalidad en Mar del Plata, con 450 fallecidos, supera el 3%, y en los últimos días se reportaron un promedio de 10 decesos por día, mayormente en personas de más de 70 años.

La controversia por las muertes se suma al fuerte contraste entre el municipio y los efectores de salud por la ocupación de camas. La Secretaría de Salud dijo que “estamos observando entre un 55 y un 60% de ocupación de camas Covid”, Pero de inmediato, el presidente del noveno distrito de la Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y Otros Establecimientos de la Provincia de Buenos Aires (FeCliBA) explicó que en los últimos días “vimos que no hubo cambios sustanciales respecto a lo que sucede desde hace dos o tres semanas.

No bajaron los días de internación, los pacientes en estado grave, ni en estado moderado. Por consiguiente, seguimos con una ocupación casi al cien por ciento”.

 

blank

 

 

Tanto en las clínicas como en los propios CEMA y Hospital Regional, se pueden observar larga colas para hisoparse.

Y debido al controvertido caso del hombre que debió ser trasladado a Buenos Aires, el director de la Zona Sanitaria VIII, Gastón Vargas, señaló que “la realidad es que estamos al límite. No estamos bien a nivel sanitario”. Y aseguró que el sistema se encuentra “arriba de un 80% en ocupación de camas”.

La discordancia en las cifras surge a partir de las imprecisiones de los partes municipales. Cada noche, el Municipio informa sobre cantidad de camas ocupadas de Terapia Intensiva tanto de covid como de otras patologías.

Pero nada dice sobre la incidencia de ocupación. Se estima que hay 160 camas UTI en la ciudad, pero el Gobierno no aclara cuántas están operativas debido a la alta cantidad de contagios en los trabajadores de la Salud. Sólo se limita a informar la cantidad de camas ocupadas.

Aún tomando ese dato, el crecimiento de ocupación es inocultable. En el reporte del 31 de agosto, el total de camas ocupadas era de 63. Un mes después, de acuerdo a las cifras oficiales, es de 101. Es decir, que en poco más de 30 días, se observó un incremento del 65%.

 En cualquier caso, se le debe exigir a las autoridades municipales mayores precisiones: no es lo mismo un 55 que un 60% de ocupación. O es uno o es otro. Matemática pura. Tales inexactitudes terminan alimentando las posibles operaciones.

Lo mismo aplica para los contagios informados por el Municipio todas las noches, que reporta los que se produjeron, de acuerdo a lo que el propio Gobierno de Montenegro informó, durante las 24 horas anteriores.

 Tampoco informa el 100% de los mismos. Cada día, ingresan cerca de 400 casos. Pero en la última semana, la Municipalidad reportó un promedio diaro de 350. En cualquier caso, las infecciones existen y eventualmente impactan en el sistema sanitario.

Más allá de posibles operaciones, la realidad es que un regreso a fase 1, con la temprana aplicación de la cuarentena cuando no había casos, a lo que se suma un 26% de desocupación y un 38% de pobreza, se torna imposible. Pero ello no debe hacer olvidar la inacción del gobierno municipal durante los meses de pandemia.

Nunca se convocó a un comité asesor integrado por infectólogos, epidemiólogos y médicos en general, que conozcan todo el sistema de salud público y privado de la ciudad, como tampoco se elaboró un mapa epidemiológico por barrios a partir de los Centros de Salud liderado por el INE (Instituto Nacional de Epidemiología), y jamás se aplicó el programa Detectar en la ciudad, tal como lo hizo el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta en CABA.

­Además de la bajísima cantidad de testeos, algo que ocurrió en todo el país. De acuerdo a la Sala de Situación del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, se realizaron desde que comenzó la pandemia 27.586 testeos, con 14.369 casos positivos a las 19:52 del sábado 3 de octubre.

Es decir, una positividad de un 52%, cuando la OMS recomienda hasta un 13%.

 Pablo Portaluppi

 

Notas vinculadas:

Covid-19 y desempleo: Mar del Plata entre su per saltum y un salvavidas

¿Mar del Plata puede volver a Fase 1?

La suma de nuevos casos y cantidad de recuperados dispara alarma por la atención sanitaria: cerca de la saturación

La cantidad de nuevos contagiados diarios es casi es un enigma

Continúa el desfasaje con las cifras de contagios que exhibe la Provincia

Los nuevos datos que alejan expectativas favorables mientras aflora la desobediencia

Covid-19: agosto limó recursos humanos y sanitarios que están al borde del agotamiento

Terapia intensiva local: “nos asusta la falta de recursos humanos”

El virus no falló en su circulación: la transmisión dejó dudas y contaminó el mensaje

Crecen los casos en investigación epidemiológica en el pico de la pandemia: voces y silencios que no ayudan

Coronavirus: en modo relax en el peor momento, rumbo al pico de los casos en Mar del Plata

Crecen casos de coronavirus y ya apuntan a deficiente manejo en áreas de Salud

Coronavirus: Se rompieron el termómetro, la tregua política y no llegó la hora de la verdad

Coronavirus: ¿Llegó la hora de mirar para otro lado?

Fase 4: un mix político – sanitario que llega en el peor momento; a más casos mayor apertura

Se disparó el coronavirus y no perdona en Mar del Plata; ¿Quién decide la próxima fase?

Coronavirus a la carta en modo Kicillof: Mar del Plata no desentona y suma confusión

Montenegro entre Frederic y Berni: postergan a Mar del Plata y se queda sin fuerzas federales

Coronavirus: La parábola del cambio de fases mientras crecen los casos; impacta la política tuneada

Covid-19: Mar del Plata con más casos que otras ciudades grandes: testeos insuficientes y pérdida de nexo epidemiológico

Covid-19: Dudas, sospechas y discrecionalidad; presentan Hábeas Corpus en Mar del Plata; los caprichos de Kicillof

Coronavirus: Nuevo bloqueo a Mar del Plata, otro cepo a su economía: insostenible

Covid-19 en Mar del Plata: casos de sospechas y más dudas con los testeos; el dilema de Montenegro

Todo lo que no se dice sobre el coronavirus en Mar del Plata: los casos, test y otros puntos de dudas de los que no se habla

Coronavirus: aguante Mar del Plata; un sistema que viene colapsado

2 Comentarios

  1. blank Adriana de Juarez

    a ver si se entiende …no puede haber un UD.haga lo que quiera,siempre hubo en el distrito altos números de desempleo-pobreza,si hoy agudizado por la pandemia pero dónde están las propuestas municipales.acción social-el trabajo con ong-agrupaciones sociales- estado provincial para contener y…no debe tamblar la mano ejecutiva para decir dónde y cómo no.la capacidad sanitaria es una y no se estira

  2. Después dijo que se arrepintió…jajaja…patético. Mintieron con los casos y decidieron abrir todo y no controlar a nada ni a nadie. Los casos subieron tanto que tuvieron que reconocer la circulación comunitaria (se los había dicho el intendente de gessell un mes antes).
    Y ahora pretenden endilgarle la responsabilidad al presidente o al gobernador?
    Hoy varios comercios están violando la ley y ellos como funcionarios públicos dicen que no pueden hacer nada. Otro tema es la inseguridad que venían a detener.
    Son de terror. No son de Mar del Plata.