Política

Massa se mimetiza con Arjona: quiere seducir a los K, que no quieren amor sino romperlo todo

“Massita” cómo lo llamaba Néstor Carlos, no salió fortalecido en el escenario 360 ° en Playa Grande. Un paisaje marítimo en un lugar VIP junto a las olas. No es el clásico decorado de un acto peronista, tampoco lo es Massa con raíces en la UceDé. Hubo ausencias notorias entre gobernadores, Urtubey debió atender razones de urgencia en Salta, debido a las inundaciones.

Lo peor que puede pasar en un lanzamiento de esta naturaleza es que las ausencias prevalezcan sobre las presencias. Encima PIchetto no dejó margen alguno: nada que ver con CFK.

No explicó Massa cómo iba a hacer para seducir al kirchnerismo, prescindiendo de la figura de la ex presidenta. Muy flojo de papeles estuvo Massa, otra de las estrellas de peronismo racional, como Roberto Lavagna, mandó el clásico mensaje grabado para cumplir con el compromiso.

La sensación es que le peronismo federal, como también se le llama, tuvo una apertura con tendencia desfavorable y diagnóstico reservado. Muy cerca de las olas, para Massa fue un adelanto que tendrá que remar con vientos de tempestad.

Ya había tenido un cruce radial con Jorge Lanata, en el cual no había salido nada favorecido. No se despegó de Cristina, sino que dejó flotando un ambiente para explorar. Ahora la pregunta es: ¿Massa mide? O empuja en función de su empeño. El convencimiento es una materia a rendir en su carrera.

Encima hasta resultó desmentido por el ex intendente Gustavo Pulti, quien no se anotó en una eventual competencia interna, que Massa pretendía impulsar con el concejal Ariel Ciano del Frente Renovador. El ex intendente de Tigre y jefe de gabinete de Néstor Kirchner, quedó varado y desautorizado para impulsar una interna.

Hizo un ridículo importante, que por el ámbito doméstico no tendrá gran trascendencias, pero abre un camino incierto sobre su ya cuestionable manejo de los tiempos y modalidades políticas, que últimamente le han traído más deserciones que incorporaciones.

Massa habló de su trabajo junto al concejal Ariel Ciano, y muchos recordaron que entre ambos, uno de los aspectos más salientes de su relación, fue el destino de $ 28.600.000.- de fondos afectados a un programa de seguridad, durante el gobierno de Pulti, que mereció varias denuncias guardadas en cajones que el ex fiscal conocía muy bien, tras su paso por Procuradoría Fiscal de la Provincia.

Notas vinculadas:

Raverta no supera los 2 dígitos y Cheppi está en la lona

Insólita medición turística en el EMTUR: papelón

Scioli huye y reclama la unidad del PJ: patético comportamiento

Manino recortado y Marquitos Di Palma sin exabruptos, escuderos del Pichichi

Cianito y Massa esperan sumar a Boudou a su campaña

Un comentario

  1. Massa y toda la runfla de su partido son funcionales y le votaron todas las leyes nocivas a la gavilla gobernante..,garantiza que sigan los mayores ladrones de los últimos 100 años