Ciudad

Mar del Plata podría quedarse sin trenes esta temporada

tren-chinoPor el mal estado de al menos un puente, el servicio de trenes a nuestra ciudad no está funcionando normalmente. Y por el momento no está claro que la situación vaya a normalizarse antes del inicio de la temporada de verano, lo que está generando inquietud entre los empresarios locales.

Las inundaciones que se produjeron en agosto pasado debido a la desidia provincial, dañaron un puente ferroviario sobre el río Salado, entre las localidades de Lezama y Castelli y desde entonces allí está interrumpida la circulación de formaciones.

Según público el medio Cuatro Vientos, desde septiembre, Ferrobaires ofrece para unir la Capital Federal con Mar del Plata un servicio que combina un tramo de ferrocarril con otro en ómnibus, pero esta alternativa está disponible solamente tres veces por semana.

Esta situación se mantendría al menos, hasta diciembre, pero no es seguro que el servicio esté normalizado antes del inicio de la temporada de verano. Esto está generando preocupación en las cámaras empresarias marplatenses, ya que la afluencia de turistas hacia la ciudad podría verse afectada por esta situación.

Asimismo, la Asociación de Hotelera Gastronómica de Mar del Plata señaló al respecto que “sería una muy mala noticia” que los trenes no funcionaran normalmente durante la temporada de verano.

Por información brindada en el sitio periodístico Infozona, del área de Lezama. Los lunes, miércoles y viernes, llegan a esa localidad, alrededor de las 19, micros contratados por Ferrobaires trayendo pasajeros desde Mar del Plata que en Lezama esperan para seguir viaje hacia Buenos Aires en tren. Mientras que el tren arriba a Lezama desde Plaza Constitución con viajeros que partieron a su vez desde la Capital Federal hacia Mar del Plata. Por su parte, en Lezama se produce el cruce: quienes llegaron en tren desde Buenos Aires siguen en micro hacia Mar del Plata; y quienes vinieron desde la ciudad costera en ómnibus siguen hacia Buenos Aires en tren.

No obstante, según aseveró el medio Clarín, desde antes de las inundaciones de agosto estaban en marcha obras para la construcción de un nuevo puente sobre el río salado que remplazaría al actual. Pero la continuidad de las mismas se vio afectada primero por las inundaciones y ahora porque aunque el agua ya regresó al cauce del río, debido a que el piso no ofrece la firmeza necesaria para que puedan trabajar normalmente las máquinas de gran porte.

En tanto, el puente viejo está en mal estado desde las inundaciones y debería ser habilitado por la Dirección de Hidráulica bonaerense, previa inspección, antes de que los trenes puedan volver a utilizarlo. Esa inspección se demora; y además no es seguro que el puente esté en condiciones de volver al servicio.

Fuentes: Cuatro Vientos, Clarín, Infozona.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*