Política

Mar del Plata libra una batalla política hundida en la pandemia

Dentro de un puñado de horas expira el plazo de 3 días, en el cual el intendente a través de un decreto,  le puso el cuerpo a la morosidad de Nación y Provincia. Cabe una interpretación, pueden haber surgido molestias, porque por una resolución de foro municipal, hayan quedado expuestas otro tipo de diferencias con presidencia y gobernación.

blank

 

Hay múltiples demostraciones que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, no es sólo capaz de decir ni, sino también  si y no, al mismo tiempo, por lo tanto Guillermo Montenegro casi se jugó una patriada, haciéndose “a la mar” con la palabra de Fernández y liberar actividades para aliviar la cuarentena económica de la ciudad, que está en el podio de desocupación y la pobreza.  

El tema, según el programa Mesa de Noticias (La Nación +) fue tratado por video conferencia entre el presidente Fernández, el gobernador Kicillof y el intendente Montenegro. Luego se instaló mediáticamente una presunta solución que nunca llegó. El multimedios La Capital, siempre afín a los oficialismos y campañas desestabilizantes, fue el vehículo de transporte de una buena nueva que entró en su  cuenta regresiva.

blank

Mar del Plata y Tandil (75 % de la V Sección Electoral) suman un conjunto de 1.000.000 de personas electoralmente adversas al Frente de Todos. El intendente de la UCR Miguel Lunghi (quinto mandato) ya pidió dividir la provincia en dos zonas y avanzó: «Hablé ayer, cada uno (por los intendentes) estaba en sus cosas, por eso no definimos si vamos a hacer un pedido conjunto. Pero quedó claro que ninguno tiene personas infectadas. Hay que cambiar la teoría de lo que es la cuarentena», dijo el médico pediatra, a El Diario de Tandil.

Desde el Frente de Todos, se agitó un pico de la pandemia, que aún no llegó en las aceptables condiciones sanitarias que presenta General Pueyrredon. Se hizo después de una reunión con organismos de Salud Pública de Nación y Provincia (ver aparte). Es decir se cuidó muy bien de dejar fuera del paraguas a Guillermo Montenegro, la autoridad política de la ciudad.

blank

Montenegro no es sólo un referente de MEV, sino un hijo político de la ex gobernadora, del PRO y de Horacio Rodríguez Larreta, además de un intendente de Juntos Por el Cambio, y esta conclusión contamina paradojalmente el combate contra el COVID-19.

Muy posiblemente estaremos más cerca de la verdad si consideramos a Mar del Plata,  a una ciudad en un contexto similar a la Capital Federal con asentamientos como 1-11-14 y la villa 31 de Retiro. O bien se haga una consideración a la existencia de Villa Azul e Itatí, en Quilmes y Avellaneda, respectivamente, ya en jurisdicción bonaerense.

En este léxico se transita entre los asentamientos del poder en la Argentina, el Instituto Patria, la Casa Rosada y La Plata. Difícil medir a todos con la misma vara, parecidos o similares, no son sinónimos de iguales, aunque busquen letra en medio de una tragedia.

Hay un inserto que tampoco debe escapar al análisis y parte de Teresa García: “Bahía Blanca y Mar del Plata son las ciudades con más actividades habilitadas”. La ministra de Gobierno bonaerense, le respondió a un concejal de Juntos por el Cambio, de la ciudad administrada por el intendente Héctor Gay. El edil había criticado a la administración provincial por decir que aún desde su bloque aguardaban por una respuesta para habilitar protocolos.

Hay tres instancias probables, con matices obvios en semejante bardo político, prorrogar el decreto municipal, que aparezcan los benditos permisos de Nación y Provincia o volver hacia atrás, algo que Montenegro no prometió “en absoluto” (ver aparte).

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Un comentario

  1. MAS QUE TODO ESTAMOS UNDIDOS EN ARGENZUELA.