Política

Mar del Plata, es el ojo de un entretejido político nacional: el valor de la letra chica

blank

El consultor y analista político Ignacio Zuleta, titula “Mar del Plata es ahora lo que antes fueron Córdoba y Mendoza” en su calificada columna del matutino Clarín, se ocupó sobre epílogo de una campaña cargada de suspenso y adrenalina política, como pocos antecedentes de este tipo.

mdphoy.com había adelantado cuál era la proyección que se avecinaba ver link  Macri, seguro el 23: ¿llegan CFK y Axel en apoyo de Raverta?; ¿Y Alberto se borró?

La aplicación de nuevas tecnología, mediciones, metodologías de campo, encuestas telefónicas, y sobre todo, con argucias políticas propias de una disputa que dejan espacios a prácticas non sanctas, ya que no son precisamente el emergente de la claridad y ejemplos diáfanos que eleven la calidad de los candidatos, dispuestos a todo con tal de ganar un voto.

Dice Zuleta: Mar del Plata se convirtió en otro terreno de batalla en la última semana de campaña. Replica lo que antes fueron Córdoba y Mendoza para la confrontación del oficialismo y la oposición en ejes superpuestos, el nacional y el local. Mar del Plata es la segunda ciudad en cantidad de votos de la provincia de Buenos Aires (614.360 habitantes) después de La Matanza. Nunca ha sido gobernada por el peronismo y ha sido una plaza dominantemente radical o vecinal. El peronismo lleva ahora como candidata a María Fernanda Raverta, diputada del hipercristinismo, que confronta con Guillermo Montenegro, un PRO aliado a los radicales, que ganó la PASO. Para asegurar su chance, Juntos por el Cambio tendió lazos con el vecinalista Gustavo Pulti, que gobernó dos mandatos y que va de nuevo por el cargo. Es además portador de peronismo, partido que lo apoyó en su momento, y le quita votos a Raverta. En el club de sus amigos aparecieron ahora los porteños de Víctor Santa María (presidente del PJ Capital), visitante frecuente del Instituto Patria, y Facundo Moyano, ex massista y dirigente del fútbol local en el club Alvarado.

blank

La barra se pregunta: ¿vienen a liquidarla a Raverta? Porque si Pulti se sostiene o crece, es difícil que gane, pero lo beneficia a Montenegro. Ante hechos como estos, misterios del proselitismo vacío -porque no cambia las tendencias generales del voto, que parece fijo a lo largo del tiempo-, los protagonistas responden con cara de póker y apelan a la frase más repetida en los mentideros, cuando responden a una encuesta o una profecía: “Esto es así, a menos que esté pasando algo que no vemos”. Siempre está pasando algo que no vemos. Y eso puede explicar la decisión sorpresiva de los Fernández de elegir a Mar del Plata para el cierre nacional de la campaña, el jueves 24 de octubre.

blank

La aparición de estos apoyos peronistas para Pulti deben haber encendido alarma en los cuarteles del Frente de Todos, porque aparece como un acto de cuentapropismo electoral inédito. Cristina había estado en Mar del Plata para presentar el libro; pero Alberto nunca vino durante la campaña, y ahora cierra en la Costa. Como antes Córdoba y Mendoza, se entrecruzan en Mar del Plata los ejes local y nacional. Juntos por el Cambio cree que está para ganar las grandes ciudades de la Provincia, entre ellas Mar del Plata. El peronismo, que lo sabe y lo siente en el cuerpo, va con Alberto y Cristina para hacer la diferencia, pero también para poner en caja a estos díscolos. El gremio de Santa María es importante en Mar del Plata por la cantidad de edificios que tiene. Los Moyano son de Mar del Plata, y también les interesa resguardar una gestión que puede ocupar un adversario como Montenegro. Raverta -hija del empresario ex montonero Mario Montoto, de quien dice estar alejada- fue una imposición de Cristina, que la instaló sin darle oportunidad de PASO al ex funcionario Horacio Tettamanti, vinculado a la actividad naviera. Eso la aísla de sectores del peronismo que ahora ven en Pulti una chance ganadora.

blank

Este ex intendente ha escalado en las últimas semanas, y con esos apoyos no cristinistas sueña con desplazarla a Raverta en la semana final, y ponerse cabeza a cabeza con Montenegro. Los acuerdos que Pulti cerró con Cambiemos para sacarle votos a Raverta son ahora un boomerang. Los macristas temen un crecimiento inesperado de Pulti, que viene a actuar como la mesa del peronismo alternativo, en un escenario de tres tercios que pone en problemas a Cambiemos y al cristinismo. Como ocurrió en el orden nacional.

5 Comentarios

  1. Si
    Por qué será ?
    Que habrá en Mardel que todos la critican pero todos la quieren y nadie se va de allí

  2. Yo no imagino quien maneja este espacio , pero cuánta falta de personalidad tienen ,estudien ,revisen ,hagan un poquito de memoria ,si alguien va a alentar a estos delincuentes , es porque los llevan en micros ,Mar del Plata …NUNCA FUE, NI SERA PERONCHA !…no nos subestimen

  3. y si hacemos como evo que como venia medio bajo,escondio las urnas y despues cuando las trajo gano en primera vuelta…mira que de esas, nosotros hace 70 años que la hacemos…guarda marpla…el voto cadena el planchado y el mortadela vienen en marcha…ojo…
    o te pensas xq ganamos siempre y por tanto…100 a 0…puede ser?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*