Ciudad

Mantienen promoción a buques poteros para generar más trabajo en el puerto local

Un grupo de prestadores de servicio a la flota potera que comenzó con la temporada de calamar esta semana, anunció el mantenimiento de precios promocionales para que los armadores elijan descargar en el puerto de Mar del Plata para dinamizar el empleo entre los estibadores.

Los barcos que pescan calamar y elijan al puerto local para descargar sus bodegas tendrán un descuento en el precio del remolcador que los ingresa a puerto, bonificación de 4 días de frío en la Terminal de Contenedores Dos (TC2), las tarifas del 2016 en el servicio que prestan las distintas empresas de estibaje y descuento en el transporte del contenedor desde el muelle a la plazoleta de la Terminal.

“La condición para recibir estos incentivos y bonificaciones para la flota es que el calamar que se descarga en los muelles del puerto se exporte por Mar del Plata”, explicó Emilio Bustamante, director de TC2.

Las navieras que operan desde Mar del Plata, MSC y Maersk también decidieron sumarse a la iniciativa y bonificarán días de frío adicionales. La naviera danesa otorga 2 días y MSC, tres. Con la frecuencia con la que los buques porta contenedores llegan al puerto local, los armadores poteros que exporten por Mar del Plata pueden abaratar su logística hasta en 250 dólares por contenedor, solo en el servicio de frío, hasta que la carga sube al buque.

“Hemos diseñado también estrategias para hacer más eficiente el servicio. Dispondremos de dos máquinas containeras en el muelle para operar en la medida que los contenedores se van completando y consolidando ante la presencia de SENASA y Aduana, para luego llevarlos a la plazoleta”, destacó Alberto Ovejero, director de la UTE y presidente de la cooperativa Hipocoop.

Las bonificaciones se fijaron luego de una reunión celebrada en TC2, de la que participaron además, Carlos Mezzamico, secretario General del SUPA, el gremio de los estibadores,  Carlos Sepúlveda y Juan Carlos Elquero, representantes de empresas de servicio de estibaje que trabajan con la flota potera, entre otros prestadores de servicios.

También el Consorcio Portuario se suma a la promoción y mantiene la tarifa local para los buques que no tienen a Mar del Plata como puerto de asiento pero que necesitan espacio de amarre durante la temporada de pesca.

El año pasado la zafra de calamar fue una de las peores de los últimos años, con una fuerte caída en los desembarques. En este contexto, Mar del Plata recibió la mayoría de las descargas.

Ahora la flota está pescando a la altura de Puerto Deseado, provincia de Santa Cruz. El nivel de abundancia determinará si los armadores eligen descargar en el puerto patagónico donde el servicio es más caro y más lento, o en Mar del Plata donde los menores costos permiten disimular la pérdida de tiempo y el mayor consumo de combustible.

“Somos optimistas porque no hay mejores servicios para la flota potera que en Mar del Plata”, afirmó el directivo de TC2. “Es importante el movimiento que genera el calamar porque permite más trabajo para estibadores, prácticos, guincheros, proveedores de insumos y víveres, agencias marítimas, camioneros y el propio Consorcio se beneficia con el mayor movimiento de cargas”, concluyó Bustamante.

Los comentarios están cerrados.