Política

“Mantenemos a una de las clases políticas más cara del planeta”

El kirchnerista Juan Manuel Cheppi, hijo del ex embajador en Venezuela, ingeniero Carlos Cheppi y Javier Faroni diputado provincial por el Frente Renovador, por ser amigo de Sergio Massa, se agregan a los 4 diputados provinciales por Mar del Plata, que erogarán $ 40.000.000 cada uno durante 2017, según publicó el diario La Nación.

El lector Jorge Biglieri publicó al respecto una carta cuya transcripción textual dice lo siguiente: “Recuerdo haber leído varias notas sobre lo caro que resulta para ciertos países mantener reyes con palacios y familias reales que poco aportan y mucho gastan. Lo mismo sucede con muchos países que tienen fuerzas armadas costosas y están en “pié de guerra” permanentemente. Ninguno de esos problemas tenemos lo argentinos, ya que afortunadamente no tenemos reyes ni familias nobles que mantener.

En cuanto a las Fuerza Armadas, si bien las tenemos, todos sabemos cómo están: poco significan en gasto para el país, aún con el aumento presupuestario reciente. Entonces, ¿a qué se debe que el Estado nos quita a los trabajadores independientes, en el más amplio sentido de la expresión, hasta la última gota de nuestra sangre a cambio de poco o nada? ¿A quién estamos manteniendo?

Cada diputado bonaerense representará un gasto de $ 40 millones

Es muy simple mantenemos a la clase política más cara del planeta, o al menos una de las más caras. Estamos seguramente marcando records que permanecen ocultos por conveniencia de la clase política y de sus copartícipes. Basta mirar el estado de instituciones, plazas, escuelas, hospitales y demás edificios públicos para saber cuál es el resultado de la gestión de nuestra millonaria, multitudinaria y fracasada clase política.

Es bien sabido que a los argentinos nos gusta disfrutar del ocio y nos disgusta recibir órdenes, tampoco nos da placer observar el progreso ajeno bien habido. Todo este entramado de desvalores es la gran creación de nuestra “casta” política, como contraprestación a sus votantes y militantes acomodaticios, han creado un país de intereses políticos sectarios muy difíciles de desarmar y con vicios harto nocivos.

Nunca se dedicaron a buscar lo justo, lo virtuoso o lo mejor. Siempre se dedicaron todos y cada uno de ellos, salvo honrosas excepciones, a negociar puestos y canonjías para amigos, militantes, familiares o simplemente comprar circunstanciales silencios. Así llegó el día en que nuestra clase política inundó todo de sí misma. Para lograr tan importante resultado, pergeñaron un mecanismo por el cual si alguno de ellos mismos cae en desgracia y se sale de la cinta transportadora, que lo lleva de militante de barrio hasta la presea de legislador o presidente, con jubilación de privilegio incluida, aparece la valla de contención, los cargos públicos rentados y permanentes, donde si bien se acaba la carrera política de muchos, siguen haciéndola a otro nivel, con tanto daño como en todos los otros lugares que ocuparon, pero también con sueldos millonarios.

En los últimos 12 años el saqueo el Estado fue moneda corriente. No dejemos de ver que el verdadero y devastador saqueo, se produce aún sin los Báez, sin los De Vido y sin los Kirchner. Se produce día a día, por goteo, segundo a segundo, mientras usted lee estas líneas.

Ahora mismo hay millones de tipos que a cambio de nada están ganando sueldos altísimos, que no podrían percibirlos de otra manera que con el cursus honorum de la política argentina, por participar de alguna manera del establishment que supieron forjar y que solventamos con nuestros impuestos.

No tenemos ni reyes ni fuerzas armadas, pero tenemos una clase política muy cara e ineficiente, que nos está paralizando a todos los trabajadores, empresarios, comerciantes y profesionales independientes que nos toca mantenerla ¡Nunca más votemos populismos!

Jorge Biglieri

danibiglieri@gmail.com

7 Comentarios

  1. Absolutamente cierto, aunque tibio.
    Tuve un sueño: ver otra Patria; ya no me queda tiempo.

  2. Asi es como dice la canción dice”…mama quiero ser diputado…”y agrego concejal,senador,etc.muchos viven atornillados al cargo varios períodos-años;se pelean por estar primeros en las listas para entrar y además hacen ingresar a todos los familiares/amigos como” asesores”que en realidad son ni-ni.

  3. VAYANSE TODOS !!!! DEJEN LUGAR A NUEVOS POLITICOS, HONRADOS Y CAPACES. YA DEMOSTRARON QUE NO SIRVEN PARA NADA

  4. La carta está muy bien … ahora yo pregunto … si estamos todos de acuerdo y leemos comentarios como los de mas arriba … ¿POR QUÉ LOS SIGUEN VOTANDO? , ¿POR QUÉ NO NOS ORGANIZAMOS Y LOS SACAMOS A PATADAS? SON SIEMPRE LOS MISMOS !!! NO SE FUE NINGUNO !!!
    A veces es complejo comprender a los Argentinos … Así nos va .

    Organización obrera desde abajo . Que mande el pueblo obrero y trabajador . Que gobiernen quienes nunca gobernaron .

  5. Andrés Martínez Iglesias

    Son todos unos impresentables. Abad viene rosqueando desde Jardín de Infantes, el chancho Manino se ocupó de afanar con Scioli y Castello anda manejando borracho y se niega a loa controles de alcoholemia. Que parasitos !

  6. señordeloscielos

    Todos los mensajes muy ciertos, y coincido con el Sr Alerto, yo tampoco lo voy a ver, pero me temo que mis nietos tampoco.

  7. Pingback: Visto, oído y comentado en el H. C. Delirante | santiagoldemaria