Deportes

Mala prensa, malos árbitros, malas definiciones y malas decisiones

ramon-diaz

¡¡¡ Qué combo !!! Encima hacen goles Trezeguet y el “Keko” Villalva de cabeza (mide 1,59mts). ¿Por qué Ramón Díaz es el entrenador de River?

Porque los hinchas y la oposición en un 99, 99 % se “complotaron” para que llegue. Además era un autocandidato en los programas de televisión. “Todo River compró”, ahora hay que hacerse cargo, y no hacerse el distraído. A la conducción del club la obligaron a cesar a Almeida, para que vuelva el “Pelado”.

Esto es indiscutible desde los archivos.  River sufre una mala prensa, esto también es irrefutable. Su presidente no transa con los programas y periodistas partidarios que se suman a una campaña de difamación extraordinaria, sostenida por la oposición, igual que en la política partidaria nacional. River no mantiene una cadena oficial de medios, pagados con la cuota de los socios. Esto debe quedar claro.

Sobre los árbitros ya hay una opinión formada, que no es precisamente con el diario del lunes, son malos, tiene una tendencia a perjudicar a River, y no creo que los motivos sean casuales, sino causales, forman parte del mismo paquete, generar un clima adverso, enrarecido, cuando River ha llegado a su mejor plantel por lo menos de la última década. Esta es la propuesta de la oposición, la crítica por la crítica misma. Los árbitros sacaron tempranamente a River de la lucha del campeonato. Hoy Newell´s ha logrado 28 sobre 42 puntos posibles, menos del 70 %. Es pobrísimo, pero ha River lo perjudicaron de movida, lo asfixiaron.

En lo futbolístico y los resultados, es un momento incierto, opaco, deslucido. Claro, está dirigido por Ramón Díaz, el entrenador que eligió el 99,99 % de los hinchas y de la oposición. Gritar ¡¡¡oy,oy,oy!!! desde el anonimato de la tribuna, o empatotados en la confitería es más fácil, el manejo de una masa que no piensa por sí misma.

Todo esto se despejaría, en gran parte superando la próxima instancia de la Súper Copa, que clasificará a River a la Libertadores. Obtener la Copa Toyota, será muy gratificante, además de levantar en las última siete fechas. En esta situación ideal en lo deportivo, concluirá otra etapa de un proceso que está en tránsito inevitable. No hay que ser ciegos y observar lo que ocurre con el resto.

Y si esto es River, pero las mediciones de las gestiones se hacen de punta a punta. De tomar un club en bancarrota y en zona de descenso, a instalar a River nuevamente en el plano internacional y con expectativa de una inmediata superación, manteniendo el plantel más valioso del futbol argentino.

Estos fueron los rendimientos de los arqueros que enfrentaron a River en el campeonato: 1ª fecha – Gimnasia – Fernando Monetti (Olé – 9); 3ª fecha – Godoy Cruz – Jorge Carranza – (Olé – 7); 4ª fecha – Colón – Germán Montoya – (Olé – 9); 8ª fecha – All Boys – Nicolás Cambiasso – (Olé – 7) 9ª fecha – Lanús Agustín F. Marchesín – (Olé– 6); 10ª fecha – Boca  – Agustín I. Orión (Olé – 9) 12ª fecha – Belgrano -Sebastián A. Blázquez – (Olé – 9). En esto ha incidido una mezcla de falta del factor suerte y malas definiciones, tal vez desafortunadas.

A esto debe agregarse que felizmente Barovero ha sido un arquero a la medida del arco de River. Es el mismo que fue suplente en la primera fecha, del torneo inicial pasado, cuando el titular fue el “Indio” Vega que hizo postergar el regreso de River. ¿Dónde está Vega? Todo esto hay que analizarlo, reflexionar y saber cómo es el rumbo de la toma de decisiones.

¿Qué pasa con “Teo” Gutiérrez? River además de un crack, compró un personaje conocido. ¿Es el target de River? Y Ramón Díaz dijo que si, y ahora hay que hacerse cargo, de Ramón Díaz y de “Teo” Gutiérrez.

Afortunadamente, todavía queda un escaso margen para que todo sea revertido, porque como siempre mandan los resultados y los objetivos conseguidos. Pero hay que pedirle a la gente de River, a los socios y a los hinchas, se deben respetar la pasión y los sentimientos, pero no se debe abandonar el ser razonable y perder el sentido común.

Daniel Passarella ha tomado las decisiones que han pedido la gente y la oposición. No se le pueden transferir todas las responsabilidades. En un país desquiciado desde lo institucional, desde lo político, desde lo económico, se ha accedido a todo lo que pidió Ramón Díaz. Como dijo Carlos Babington sobre Angel Cappa: “Si nos pedía un rengo teníamos que traerlo” después del sub campeonato que le robaron a manos de Velez.

Dios Quiera que River consiga sus mejores propósitos, en lo que resta del año. Y luego exista la oportunidad de evaluar el conjunto, el todo, la película completa, no las fotos ni los episodios que un periodismo cómplice la oposición introduce en la política del club.

En este contexto si los socios no se inclinan por consolidar todo este proceso, no me extrañará volver muy pronto a infelices y dramáticos momentos vividos. Hay ejemplos todos los días, por favor dejemos la miopía, y observémoslo. El futbol de la Argentina está intervenido de hecho por el gobierno nacional,  y vienen por River, como fueron por todo, en esto que se les ha dado en llamar la “década ganada”, donde se ha instalado la cultura barrabrava, especialmente en los clubes, y aún dentro de los planteles.

Passarella  ha guardado prudente silencio. Ha sido agredido permanentemente, sin que se le permita su legítimo derecho a defensa. No me caben dudas que de manera criteriosa, con su silencio hizo un gran aporte, para no agitar más la convulsionada vida interna de la política en River Plate.  Aunque no modifica demasiado esto está fechado antes del partido frente a Estdiantes.

 

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Los comentarios están cerrados.