Básquet, Deportes

Los Peña Dance

blank
Tato Rodríguez con la pelota. (Foto: Tiempo Sur)

El mejor inicio del campeón de todo. Peñarol empezó la presente temporada de la LNB a toda orquesta, con un norteamericano Joseph Shipp encendido en el primer cuarto. A partir de ahí se construyó un triunfo impecable. Fue 87-61 sobre Boca Juniors en la apertura de la 27° edición de la competencia. El duelo fue válido por la segunda fecha de la Zona Sur y se disputó en el estadio Boxing Club de Río Gallegos, en Santa Cruz.

Las diferencias lógicas entre un equipo aceitado y uno en plena formación quedaron a la vista rápidamente. Peñarol sacó a relucir su poderío y se aprovechó de la baja eficacia de su rival, que penó por la pésima noche de Cedric Moodie. Con los aportes vitales de Joseph Shipp, Marcos Mata y Martín Leiva, el elenco marplatense ganó el primer parcial por 23-14 y comenzó a edificar una victoria nítida.

El desarrollo del segundo cuarto potenció la brecha entre los protagonistas. El Milrayitas llegó a una máxima de 23 puntos y asfixió a su rival con autoridad. El lapidario 9-28 en dobles, el 1-9 en triples y las seis pérdidas que figuraron en la planilla del Xeneize fueron fieles reflejos de la superioridad del campeón. Los tiempos muertos solicitados por Pablo D’Angelo no bastaron para mitigar el arrollador ritmo de Peñarol, que se fue al descanso con una ventaja de 43-23 en el marcador.

En lugar de aminorar la marcha, Peñarol aceleró aún más en el arranque del tercer capítulo. Creció la figura del escolta Shipp, que terminó el duelo con 25 puntos y fue el máximo anotador. Los dirigidos por Sergio Hernández se pusieron a 32 de ventaja en la mitad del periodo (66-34) y, aún sin alcanzar su máximo potencial, dejaron en ridículo a uno de los aspirantes a la pelea. El penúltimo cuarto culminó 71-42.

Con el triunfo en el bolsillo, el campeón le dio mayor respiro a Boca en el cuarto parcial y le permitió acortar levemente la distancia que los separaba. Sebastián Vega, ex Peñarol, hizo 15 tantos y maquilló la caída de su nuevo equipo. En cambio, Moodie se despidió sin celebrar ni siquiera un punto. En el arranque de la extenuante temporada, Peñarol ya sacó su credencial de equipo temible y avisó que está dispuesto a lograr el ansiado bicampeonato.

A su vez, el partido inauguró una nueva ola de cambios reglamentarios en la Liga Nacional. La FIBA varió la regla de los tres puntos, que de una distancia de 6,25 metros pasó a los 6,75 frente al aro y a 6,60 en los lanzamientos desde los costados. También se implementó un semicírculo restrictivo de 1,25 metros para limitar las faltas ofensivas y habrá un rectángulo en lugar del antiguo trapecio.

Síntesis:

Boca Juniors_61

Fernando Titarelli 6, Cedrik Moodie 0,  Sebastián Vega 14, Scott Cutley 10 y Fernando Martina 6 (FI); Juan Brussino 4,  Mariano Fierro 15, Nelson Ingles 0, Marcos D’ Elía 4 y Nicolás Copello 2.

DT: Pablo D’Angelo.

Peñarol_87

Sebastián Rodríguez 4, Joseph Shipp 25, Marcos Mata 14, Leonardo Gutiérrez 8 y Martín Leiva 13 (FI); Alejandro Diez 8, Facundo Campazzo 3, Selem Safar 2, Alejandro Reinick 2, Nicolás Lauría 6 y Franco Giorcetti 2.

DT: Sergio Hernández.

Parciales: 14-23/ 23-43/ 42-71 y 61-87.

Arbitros: Pablo Estévez y Juan Fernández.

Estadio: Boxing Club de Río Gallegos (local Boca Juniors)

(Fuente: TyC Sports)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*