Política

Los juegos de Magario son como las zapatillas de Ruckauf y el naranja de Scioli

1111No es nuevo que el P.J. no entienda la práctica de la democracia y que desde el poder use sus instrumentos para desplegar política partidaria. También es necesario saber que La Matanza votará en 2017 por última vez como distrito único, ya que para 2019 será dividido (muy posiblemente en 4 nuevos partidos).

Según voceros confiables, es una chance que le han dejado a Verónica Magario y Fernando Espinoza de defender sus porotos dentro de un año. Tanto La Matanza como Avellaneda, son los dos bolsones desde los cuales pueden partir las acciones más virulentas y desestabilizantes, hacia los gobiernos de María Eugenia Vidal y Daniel Scioli.

No se equivocó Elisa Carrió, cuando definió a los dos territorios como francamente hostiles que responden al kirchnerismo. Una demostración la acaban de exponer en los recientemente finalizados Torneos Juveniles Bonaerenses.

22222222222222222222222La delegación de jóvenes deportistas de La Matanza, desplegaron carteles tipo pasacalles con la leyenda “NO al Tarifazo” y plantaron banderas que identificaban a todos sus integrantes con la organización La Cámpora, lo cual tiñó de política partidaria el genuino espíritu de los Juegos Bonaerenses, inspirados en la competencia, en la convivencia sana con el deporte y los valores que se reflejan a través de la práctica de los mismos.

Cuando está en discusión cantar los himnos nacionales en partidos internacionales, que reflexión debe caber ante tamaña desubicación de los responsables de la Delegación de La Matanza, que usaron el acontecimiento para promover consignas políticas y embanderarse con un sector no ya del peronismo sino también del kirchnerismo. Cualquier semejanza con las zapatillas de Ruckauf y el color naranja de Scioli, no son precisamente una pura coincidencia.

333333333333333333Otra reflexión es,  todos los componentes de la representación matancera eran de La Cámpora y comparten esa línea política, así también cuál es el papel de su posicionamiento con respecto al sinceramiento del valor de la tarifa de los servicios públicos. Una lamentable y desubicada demostración, que conspira contra la verdadera entidad de los Juegos Bonaerenses, por otra parte un negocio peronista bonaerense, que ha movido millones y millones de pesos en los últimos 25 años.

Los comentarios están cerrados.