-Boletín-, Jorge Elias Gomez, Opinión

Lo que pinta es un escándalo político en medio de una tragedia

blank

 

Un exceso de exposición policial bonaerense, nada es casual por cierto, en Alem y Quintana, para medir el exceso de mililitros ya suena a un desparpajo que insulta la inteligencia, más allá de los actores. Se trató de una burda maniobra política, que cómo adelantara mdphoy.com iban a sucederse, inevitablemente, en el pico de la temporada alta.

La respuesta llegó en términos adecuados, ajustados y módicos, al estilo Montenegro. No obstante, hay una tendencia a un desborde de la gestión municipal, obstaculizada, limitada y escasamente operativa para atender varios frentes simultáneos, que ya se desenvuelven en un marco de estricto corte y confrontación política.

  “Yo soy coherente. Las prioridades siempre fueron muy claras, es salud y trabajo”, acertó el intendente. Casi obviedades, como invitar a cumplir con los protocolos sanitarios en medio de una pandemia, que se ha estabilizado en una meseta que coincide con las aperturas comerciales, que vuelven a darle vida a actividades que se creían desaparecidas.

Es muy duro remontar esta cuesta, muy empinada, por cierto, que deja al desnudo los desaciertos de los funcionarios que no funcionan. Ahora no todo alcanza la misma trascendencia, la diferencia de 150 unidades de la milésima parte de un litro, suena como a ridículo hasta tener que tratarlo en público. ¿Desaparecieron los controles de alcoholemia?, por ejemplo, no.

El episodio de Tiki Bar sirvió para enrostrarle al intendente, aquel audio que “se filtró” en el cual con claridad sostenía que “Ya lo tenían pelotudo”, en obvia referencia a las autoridades provinciales. Montenegro reconoció la autoría, admitió el exabrupto y quedó la sensación que había sido montado como respuesta, a una relación complicada con la gobernación bonaerense.

blank

¿Cuál es la ruta política de Montenegro? Un GPS de última generación no hallaría las coordenadas. El intendente marplatense es el fruto de una alquimia política, que lo ha dejado a merced de quienes hasta operan con pólvora mojada.

Alberto Fernández, ha emitido todo tipo de señales públicas y hasta en cadena nacional. Lo ha tratado de amigo, discípulo, alumno, compañero, colega, al hombre que forjó en el PRO de San Isidro y CABA. Sin más rodeos, le tienen todas las costillas contadas.

Montenegro se reunió con Alberto Fernández durante 90 minutos en la residencia de Chapadmalal, luego de que en la misma semana se había reunido con todo el gabinete nacional en la Capital Federal. Ambos son parte de la familia judicial federal de CABA, conocen todos los entresijos, no es un dato menor en las horas que transcurren.

También formaron parte del estudio de Esteban Righi, el procurador General de la Nación, a quien Amado Boudou despidió por cadena nacional. Ahora está con pitos y cadena.

Desde el mismo riñón presidencial, acostaban a Rodríguez Larreta, con ropa y todo, vaciándole la caja, absorbiendo sus recursos hasta por ley de la Nación. Así es el hombre, que hoy cumple un año al frente de la Casa Rosada, pero no en usos del pleno ejercicio de su poder como presidente de la Nación.

Es muy difícil leer correctamente todos estos movimientos, que parecen ser extraídos de pasajes explícitos de peronismo porteño, una geografía que tanto el presidente como el intendente conocen de cabo a rabo.

Montenegro tiene un problema excluyente: no lidia con la austeridad sino con la indigencia de un presupuesto municipal auto recortado. Y para financiarlo, no maneja el BCRA ni emite planes de la ANSES. Lo único que genera es dependencia. Tampoco Mar del Plata tiene helechos, sólo existen en el jardín de algún vecino que cultive la botánica, sin luz y sin agua.

Así es su mini cuota de aportes, y además está en las fauces de un kirchnerismo que cultiva la devoción por el poder, lo están ajustando como a los jubilados.

¿Gustan en La Plata los mimos entre AF y el intendente marplatense? Es una respuesta obvia. NO. En el Instituto Patria toman nota y las reacciones no necesitan estímulos, surgen espontáneamente, si es necesario hasta apelan a las medidas en mililitros de cerveza.

Los índices de pobreza, desocupación, inseguridad ya se han convertido en flagelos con los cuales conviven los marplatenses. En este turno municipal de Juntos Por el Cambio, existe una gran contradicción que se empeña en reflejarse, hubo un tutorial para acceder a Yrigoyen 1627, se cumplió a duras penas, pero alcanzó.

Pasó un año de pesadillas, faltan tres que serán una eternidad. El 2021 será un desierto, habrá que atravesarlo en medio de espejismos, sin margen para festejos y esto involucra a todas las partes, sin embargo, la obsesión y obstinación política, puede complicarlo más.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

2 Comentarios

  1. blank EDUARDO Andriotti Romanin

    Con el 26% de desocupados, multar a un bar por vender en vasos grandes,en un feriado test, es un sinónimo de provocación Provincial a las políticas municipales
    Montenegro como Intendente de la ciudad,le contestó bien y adecuadamente.

  2. Really Appreciate this blog post, how can I make is so that I receive an email when you write a fresh post?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*