Política

Lo que Clarín ocultó, ahora sale a la luz en su propia sede

 

En el gobierno de Néstor Kirchner, durante 2004, la patota sindical de la UOM con integrantes de barrabravas de clubes de fútbol, tomaron mediante el uso de violencia física todo el edificio del diario Crónica, en Garay y Azopardo. La circulación en la vía pública fue interrumpida en esa zona, policía federal y patovicas controlaron todo el entorno, con evidente protección oficial que tenía como víctimas a los trabajadores que resistían la toma del diario.

Fue el episodio más grave que ha ocurrido desde 1983 hasta nuestros días. Fue una toma a sangre y fuego, con destrozos de bienes materiales y una salvaje agresión a los trabajadores gráficos y de prensa, que dejó como saldo siete heridos de gravedad, todos componentes del diario Crónica.

Tres de ellos debieron ser hospitalizados y aún hoy sufren las secuelas físicas de aquel ataque desmedido. La toma del diario duró una semana y en el edificio se cortaron los servicios de agua, electricidad y teléfonos, para obligarlos a abandonar la toma.

El objetivo era tomar posesión del diario Crónica, como parte de la política de medios del kirchnerismo. El grupo Olmos y Antonio Caló secretario General de la UOM, fueron los responsables, como quedó demostrado y en evidencia poco tiempo después, y continúa en la actividad.

Hugo Moyano, secretario General de la CGT, resultó funcional a este ataque de los trabajadores. Moyano y Caló eran socios en esa operación destinada a quedarse con el matutino de Héctor Ricardo Provincia, como el primer paso para apoderarse  luego de la señal de CRONICA TV, en ese momento con muy buenos registros de teleaudiencia. Moyano facilitó todo el trabajo sucio de Caló, ambos formaban parte de la sindical del kirchnerismo y disfrutaban de los beneficios políticos del todopoderoso gobierno de los K.

Este episodio incluyó al diario EL ATLANTICO de Mar del Plata, hoy en manos de Florencio Aldrey Iglesias y Néstor Otero, después de un vaciamiento que lo dejó reducido a una mínima expresión, dejando al multimedios La Capital ubicado como hegemónico, dedicado a la extorsión y sodomizar a la política. Intendentes, gobernadores como Scioli, también ahora Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, han aceptado estas reglas del juego, en detrimento del periodismo y los medios independientes.

Todos estos hechos, los más graves desde la recuperación de la democracia en 1983, han sido intencionalmente ignorados, porque se trata de la impunidad que emana desde el poder político, no hay denuncias judiciales ni fiscales ni policías ni recursos de amparo que valgan, hasta cuentan con la protección desde las más altas jerarquía sindicales. Luego con el poder en la mano negocian.

Entre Moyano y Caló acordaron pagar sólo el 30 % de los montos totales de las indemnizaciones en el Diario Crónica y en El Atlántico, para lo cual llevaron a los trabajadores al límite de la subsistencia, pero ya desalojados de su lugar de trabajo y despedidos.

Durante varios años el edificio del Diario Crónica, fue celosamente vigilado por personal de seguridad de una empresa privada, uniformados con indumentaria color negra, muy parecidos a una custodia que sabe usar otro sindicalista como Julio Piumato, compañero de correrías de Moyano y Caló.

Hoy lo que ocurre en los talleres de Clarín, toma un estado de conocimiento público como corresponde a los hechos. Este matutino que tuvo muchos años de convivencia con el kirchnerismo, hoy atraviesa por un proceso de transformación que consiste en la reformulación de sus planteles básicos, en la búsqueda de volver sustentable en el día a día, los gastos de sus productos, algunos lo dominan achique, otros ajustes y algunos racionalización. Cambian los gobiernos y siempre la variable es la misma: los sueldos y el número de trabajadores.

Mientras tanto 40.000.000 de argentinos sufren esta compleja situación, y el 50 % de los mismos sostienen al 50 % restante, con la imposición que surge en el mantenimiento del gasto público, con el que evidentemente nadie se quiere meter, en consecuencia todo seguirá ocurriendo como hasta ahora, muy seguramente, o tal vez peor a medida que transcurra el tiempo. Sin dolor, esto no tiene retorno.

Un comentario

  1. Un muy buen trabajo de información. Gran actualidad. Y todo razonable en los conocimientos. Y acá viene en mi mente todo lo increíble que le hicieron gobiernos, políticos y muchos mas a Héctor Ricardo García, desde mi adolescencia, en mi recuerdo de tantos pesares que paso en su vida, desde la inauguración del Canal 2 de La Plata hasta lo ultimo. Que vendió su parte muy chiquita que le quedaba de CRONICA TV Hace muy poco tiempo.