Ciudad, Información General

Lanzan el boleto SUBE financiado por la tarifa

La tarifa promedio en colectivos de la zona metropolitana ronda los $ 1,40 debido a que cuenta con subsidios nacionales y al gasoil. Sin el aporte del Estado el costo real del pasaje rondaría los $ 2,50. Algo similar ocurre en el caso del subte.

La situación en Capital Federal y Gran Buenos Aires, tiene directa relación con lo que sucede en Mar del Plata. Coexistirán ambos sistemas, el de pago electrónico y las monederas, como sistema dual, en aquellos casos un sistema no invalida a otro, y reconocen que cuántos más sistemas de pago “convivan” será un beneficio para todos los actores del sistema.

El gobierno quiere congelar en $ 15.000.000.000 al año los subsidios al transporte, debido a la liberación de los precios y subsidios, frente a necesidades de caja del Tesoro Nacional.

Hasta el momento, el SUBE demandó a la Secretaría de Transporte de la Nación, u$s 115 millones entre cableado de colectivos, máquinas validadoras, tarjetas magnéticas y la conformación de una red de carga.

Colectivos: lanzan boleto electrónico que permitirá cobrar más a la clase media El nuevo sistema arranca a fin de mes. El boleto promedio es de $ 1,40 en colectivos, pero sin subsidios llegaría a $ 2,50. Pagarán menos los jubilados y más los profesionales

La Secretaría de Transporte, a cargo de Juan Pablo Schiavi, aceleró en los últimos días la implementación del sistema único de pago por boleto electrónico en colectivos, trenes y subtes de Buenos Aires (SUBE). La primera etapa contará con 3.000 colectivos a fin de mes y se espera llegar a los 10.000 sobre el cierre de 2010. A ellos se les sumarán los subtes y los trenes del ex ferrocarril Urquiza.

La eliminación de monedas en el transporte fue la principal bandera que agitó la presidenta Cristina Fernández cuando anunció la implementación del sistema en “90 días”. Lo hizo hace poco menos de dos años, en plena escasez de metálico.

Ahora, el interés del Gobierno pasa por la reasignación de subsidios al transporte, que en total suman unos $ 15.000 millones al año. Eso derivaría en un aumento en la tarifa que paga la clase media y una bonificación para los sectores de menores recursos, explicaron fuentes empresariales y gremiales.

El viernes Transporte aprobó un protocolo de prueba y días antes le había dado el visto bueno al backoffice, encargado de hacer el clearing y corazón del sistema, a cargo de la alemana Siemens y Metronec, una empresa del grupo Roggio. Lo hizo en conjunto con Nación Servicios, del Banco Nación, que administrará los fondos. Allí se analizarán las 14 millones de transacciones diarias –unos $ 20 millones– que deberán acreditarse en la cuenta de la empresa que prestó el servicio.

Entre el jueves y el viernes el sistema comenzará a utilizarse en una línea de colectivos a definir. Schiavi está en búsqueda de “un voluntario” para iniciar la prueba integral.

Quienes siguen de cerca la implementación del SUBE aseguraron  que “la semana del 14 las autoridades van a saber con exactitud si el sistema funciona de forma correcta”. Y en Transporte tienen en la mira a la semana del 23 como un período ventana a partir del cual se pondrá en marcha en 3.000 unidades. En esa cartera dicen que “todo sigue según el cronograma y no está previsto ningún anuncio”.

Una vez que se corrobore el funcionamiento del SUBE, la intención del Gobierno es quitar el subsidio a las compañías y asignarlo de forma directa a los pasajeros. De esa manera, en el entorno de Schiavi esperan ir hacia un sistema más “progresista”, según coincidieron fuentes privadas y gremiales. Allegados a la iniciativa especulan con que eso podría ocurrir en vísperas de las elecciones de 2011.

Si bien todavía no se establecieron números precisos, desocupados, jubilados, estudiantes y beneficiados por la asignación universal por hijo pagarán un monto muy por debajo del costo real. Mientras que sectores de mayores ingresos, como pequeños y medianos empresarios y profesionales, tendrán una tarifa cada vez más cercana al precio real del boleto sin subsidios.

En Transporte reconocen que quieren ir hacia una segmentación de la demanda. Pero aseguran tener una carta en la manga para contener futuros aumentos: realizar una asignación más eficiente de subsidios, de manera que sin necesidad de ampliarlos se pueda contener subas en tarifas y bonificaciones a determinados sectores.

También analizan segmentar la tarifa de acuerdo con franjas horarias. Una fuente oficial reconoció a este diario que “puede ser más barato viajar al mediodía, para estimular ese momento del día, y más caro a la noche, cuando los servicios tienen mayor demanda”.

Los comentarios están cerrados.