Portada

La vergüenza de la temporada: Néstor Otero, el socio de Aldrey Iglesias y los maleteros

Cómo se sabe, Néstor Otero es el concesionario que explota la terminal de ómnibus de Mar del Plata, también conocida como Ferroautomotora, fue inaugurada en 2009  y  mantiene un largo conflicto con los maleteros que  provienen de la vieja terminal, adjudicada por orden de prelación a Florencio Aldrey Iglesias, en el mismo paquete que armaron el ex gobernador Daniel Scioli y el ex intendente Gustavo Pulti.

Ambos empresarios son socios en varios emprendimientos, según lo manifestado por Otero aquí en Mar del Plata, aunque Aldrey le compró la parte del shopping Paseo Estación Sur, cuando Otero quedó involucrado en la denominada causa de los cuadernos.

Los maleteros que cumplían las mismas funciones en la vieja terminal, continuaron con su trabajo de dársenas y depósitos en la nueva ferroautomotora, mientras que Otero nunca registró laboralmente  a los trabajadores como lo indican las leyes respectivas. El alta laboral había sido prometida  en oportunidad del traslado, y habían resistido el abandono del edificio donde en ese momento había que construir el shopping.

Néstor Otero es el mismo empresario condenado junto a Ricardo Jaime por el pago de coimas en el gobierno kirchnerista,  en la actualidad mantiene la prórroga de la Estación Retiro y no logró hacer operable la denominada Terminal Fantasma. Ésta se encuentra ubicada en la Capital Federal, sobre la autopista Dellepiane.

La Estación Retiro es objeto de diversas quejas por su falta de mantenimiento y conservación, que se fue degradando en manos de Otero,  causando verdaderos trastornos ya que se encuentra al borde de su vida útil y genera gran cantidad de molestias e incomodidades a los pasajeros.

Otero causó ya varios enfrentamientos con las empresas de transportes de larga distancia que rechazaron el pago del derecho del uso de dársenas por considerar muy alto su valor, en el momento de la habilitación de nueva terminal de esta ciudad. De acuerdo a las investigaciones el empresario condenado, actuaba como recaudador entre los funcionarios de Néstor y Cristina Kirchner, de allí el sobreprecio que aplicaba en los servicios de rampa, destinados a hacer caja política.

Los comentarios están cerrados.