Política

La UOCRA y los Trujillo, una historia que no cierra ni se investiga

Fueron entre 1995 y 1997 concejales y compañeros de bloque del P.J. en el Concejo Deliberante de la Municipalidad de general Pueyrredon. Hoy uno de ellos, el fiscal General Fabián Fernández Garello, un aliado natural de la ex procuradora María del Carmen Falbo, se sostiene en su cargo pese a los pedidos de separación del mismo y de las actuaciones judiciales que han llegado a la Suprema Corte de Justicia. El otro, César Trujillo, es secretario general vitalicio de la UOCRA, cuya conducción comparte desde hace más de dos décadas con su hermano Jorge.

El ruido que dejó la estela del “Pata” Medina en La Plata, los dejó expuestos. Un exceso de respaldo de quienes históricamente han convivido en una contrariedad de intereses. La Cámara de la Construcción Marplatense, salió a brindarle su apoyo, en un gesto de apoyo institucional de dudosa oportunidad. Los Truijillos o “Los Truji” como se los conoce, demostraron a lo largo de los años tener empatía con los métodos del “Pata” Medina.

blank

El 14 de febrero de 2008, bajo un sol resplandeciente, el ex presidente Néstor Kirchner inauguró la finalización de la doble mano de la Ruta 226 entre Mar del Plata y Balcarce. Ese Día de los Enamorados quedó grabado con una escena inolvidable. Un centenar de obreros de la UOCRA, saludaron todos con sus cascos amarillos, el paso del helicóptero que trasladaba a Néstor Kirchner y hacía un vuelo rasante sobre la nueva terminal de ómnibus cuyos concesionarios eran dos viejos amigos, Néstor Otero y Florencio Aldrey Iglesias. Los Trujillo los habían formado especialmente en el predio para esa demostración cargada de demagogia y populismo, cuya renta era incalculable por la utilización de bienes y recursos económicos públicos.

blank

No hubo excepción en el HCD que no contara con una consulta a la UOCRA. Eduardo Duhalde, Felipe Solá, Daniel Scioli y Néstor Kirchner, le dieron sus bendiciones oportunamente. Eran secretarios o ministros de Obras en potencia y eran el paraguas para intendentes no peronistas de Mar del Plata. Aprile con sus planes Mar del Plata I y II, el arquitecto Daniel Katz y los dos períodos de Gustavo Pulti, 20 años en los que no interrumpieron su relación con los hombres de la UOCRA.

Esa consolidación en las esferas del máximo poder político, les concedió un nivel de participación que hasta llegó a contemplar un generoso porcentaje que percibían a través de cláusulas especiales en los pliegos de bases y condiciones que ellos mismos hacían firmar en los despachos de obras públicas de secretarios municipales y ministros de la Provincia y de la Nación.

blank

Cuando el presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri, en la Cámara Argentina de la Construcción, ante empresarios y sindicalistas mandó una señal inequívoca hacia los procedimientos mafiosos en la actividad, en relación a cuánto costaba un kilómetro de ruta, dejando en evidencia que dominaba el tema con pelos y señales.

El ex concejal  del PRO Hernán Alcolea ni lerdo ni perezoso recogió el guante y dio a conocer cómo los Trujillo y la UOCRA (ver nota aparte) se movieron en torno al traslado de la Villa de Paso, la construcción de viviendas con planes sociales, no los desvinculó de usurpaciones de las viviendas que ellos mismos construían, lo cual duplicaba las utilidades, la formación de cooperativas y ONGs. en abierta contradicción contra los intereses que debían defender como sindicalistas y un enjambre de negocios con empresas constructoras, y fundamentalmente, con excepciones que por apriete salieron aprobadas en el HCD. Un menú, que “casualmente” pese a las denuncias nunca fue investigado por los fiscales que dependían de su ex compañero de ruta el fiscal General  y ex miembro de la Policía Bonaerense, Fabián Fernández Garello.



La UOCRA de Mar del Plata tuvo protección kirchnerista y apoyo de Scioli

blank

En línea con las expresiones del presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri, el ex concejal militante del PRO y actual funcionario municipal, Hernán Alcolea, realizó declaraciones exclusivas a mdphoy.com en las cuales no dejó dudas sobre la utilización indebida de recursos destinados a la construcción de viviendas sociales, la formación de una ONG en torno al sindicato, así como también la falta de investigación de la denuncia efectuada ante la fiscalía 10, para lo cual contó con protección política, judicial y mediática. La usurpación y los métodos violentos, fueron mecanismos que no faltaron en el manejo de un gremio que desde hace décadas controlan los hermanos Jorge y César Trujillo.

“Los hermanos Trujillo contaron con  la connivencia del sciolismo y el kirchnerismo, enquistados hasta no hace mucho en el Instituto Provincial de la Vivienda y recibieron millones y millones de pesos por obras que no se han hecho,  pero a pesar de los pedidos de informes que como concejal elevé jamás tuvimos una respuesta al respecto”, aseguró el ex edil Hernán Alcolea, quien presidió la comisión mixta  constituida para monitorear el proceso de traslado de la Villa de Paso.

Acto seguido, aseveró que a los dirigentes del gremio local de la UOCRA “se les dieron las obras del Plan Dignidad a pesar de que venían con un juicio y un escándalo en el Partido de General Alvarado” y añadió que “los primeros dineros que eran como 20 millones de pesos en el año 2003, los recibieron de manos del entonces gobernador Felipe Solá en un acto que se llevó a cabo en la Biblioteca Municipal, el intendente era Katz (Daniel)  pero después de 14 años todavía  no terminaron  las 480 viviendas que se habían comprometido a realizar”. 

El ex concejal, puntualizó además que “los integrantes de la sociedad de Fomento del barrio San Carlos hicieron una denuncia penal para pedir que  se hiciera una auditoría completa del Plan Dignidad pero nunca tuvimos una respuesta por parte de la Fiscalía 10” pontificando que “está a las claras cuál es el modus operandi de esta gente y lamentablemente yo siempre me encontrado con una gran  soledad, no sé si hay temor de hablar sobre  ellos y lo que llama la atención es  la cobertura que tienen tanto política como judicial”.

blank
Las viviendas inconclusas del Plan Dignidad que a la postre fueron usurpadas.

Alcolea comentó también que “habían contratado unas empresas que se quejaban por el maltrato y porque no les pagaban como corresponde a pesar de que el Instituto Provincial de la Vivienda bajaba los dineros  que iban a parar a manos de una ONG que se llamaba “Trabajar” la cual manejaban los Trujillo. Finalmente se construyeron algunas a través de  las empresas contratadas  y después quedaron ellos en manos de la construcción, por contrato también tenían que cuidarlas pero las últimas viviendas que estaban haciendo fueron usurpadas y nadie se hizo cargo”.  

A su vez deslizó: “dudo profundamente que alguien se atreva a usurpar una construcción al sindicato de la UOCRA pero eso es lo que ellos habían argüido”.

“Cuando la municipalidad quiso controlar en un principio los inspectores municipales fueron a parar al hospital  tras ser golpeados salvajemente y tampoco hubo una acción judicial por parte del municipio en contra de esta gente”, señaló Alcolea.

Asimismo refirió que  “después de la agresión a los inspectores municipales mandaron un representante  de la ONG “Trabajar” que aseguró que la información que requeríamos estaba volcada en una página web” y continuó  “la reunión se llevaba a cabo en la  municipalidad y no teníamos computadora para verificar sus dichos, de modo que cuando  regresé a mi casa, encendí mi computadora y lo único que pude ver fue una página web que solo  decía: ONG Trabajar página en construcción. No había un solo dato volcado al mismo.  Inclusive  el lugar físico que tenía frente a la estación terminal de ómnibus nunca estaba abierto, cuando uno iba al lugar veía que la correspondencia que recibía durante meses estaba por debajo de la puerta y que nadie la levantaba”.

El ex edil lamentó que “haya quedado trunco el  muy buen trabajo que se había hecho conjuntamente con las asistentes sociales del municipio y de provincia en detrimento de los que menos tienen y siguen todavía enterrados en una villa miseria”  y concluyó: “estoy convencido que los Trujillo se quedaron con lo que no les correspondía”.

Roberto Latino Rodríguez



Mafias – UOCRA: constructores; ¿solidaridad o complicidad?

blank

La detención de Juan Pablo “Pata” Medina y su clan encendió la alarma de los hermanos Jorge y César Trujillo, dirigentes locales de la UOCRA, ante la posible intervención de la justicia. En tanto el Centro de Constructores y la Cámara Argentina de la Construcción marplatenses apoyaron a los dirigentes sindicales de nuestro medio a raíz de los episodios de conocimiento público ocurridos en La Plata, avalando sus acciones a través de un comunicado: “la seccional local de la UOCRA, ha sostenido durante años, una posición responsable en los diferendos y de acompañamiento a los reclamos al sector de la construcción”, aseguraron.

“En 2001 y 2002 cuando la construcción se derrumbó, pasando de un promedio de 250.000 m2 por año, a tan solo 18.000 m2, la UOCRA no optó por el camino fácil de estigmatizar a los empresarios responsabilizándolos de la situación, sino que se sentó en el Comité de Crisis del Sector de la Construcción y participó activamente de las gestiones que se realizaron ante los distintos niveles de gobierno para restablecer la actividad de toda la cadena de valor de esta importante industria”, resaltaron ambas corporaciones empresarias al unísono.

Los mismos actores que vinculados a los intereses hegemónicos del empresariado turístico, el lobby inmobiliario y el sistema oligopólico lugareño de medios masivos de comunicación social en abril de 2001, constituyeron una “Junta Promotora” que se institucionalizó en octubre de 2002 a través de la sanción de la Ordenanza Municipal 14.957, por la cual se creó la Comisión Mixta Plan Estratégico Mar del Plata, convalidando lo actuado por esta Junta Promotora coordinada inicialmente por el Centro de Constructores y anexos y sucesivamente, por la Universidad FASTA, el Colegio de Ingenieros, el Colegio de Arquitectos, la Cámara Argentina de la Construcción y el Consejo Profesional de Agrimensura. De resultas de ese pastiche sobrevendrían las intervenciones urbanas con objetivos meramente inmobiliarios y con rápidas tasas de renovación del capital camufladas con el aval del primer Plan Estratégico.

El comunicado de la patronal, pareció ejercer el derecho a réplica, poniéndose en el lugar del sindicato y aventando toda sospecha. La correspondencia de intereses con los gremialistas se entrelazó aún más durante la “década ganada”, y con la anuencia del gobernador bonaerense Daniel Scioli se beneficiaron con obras públicas y excepciones a las normas urbanísticas para la construcción de edificios que convirtieron en regla y caldo de cultivo propicio para el tráfico de influencias y acciones de corrupción.

Como oportunamente alertó la Asociación Civil Marplatenses Defensores del Patrimonio Arquitectónico y Urbano “en el trasfondo de la práctica sistemática de la vía de excepción se mueven inocultables especulaciones financieras por parte de empresas sin antecedentes que adquieren los inmuebles poco tiempo antes de requerir los beneficios, y cuyos capitales e integrantes son de origen desconocidos al operar bajo la forma de “fideicomisos”, modalidad fuertemente sospechada por su vinculación con el lavado de activos no declarados”.

De esta manera la compra de los bienes patrimoniales por grupos fiduciarios vinculados estrechamente a la industria de la construcción, que por lo general tienen como pantalla al influyente estudio Mariani-Pérez Maraviglia, cuyo socio oculto es el magnate coruñés y dueño del multimedios La Capital Florencio Aldrey Iglesias, constituye una burda maniobra admitida por funcionarios que  tratan de escudar su posición permisiva a estos despropósitos inmobiliarios, con la ingenua explicación de lograr una fuente de trabajo e inversiones de origen incierto para Mar del Plata.

Esta maniobra quedó en evidencia con la oferta de donación del chalet “Ave María”, luego de obtener por la vía excepcional, la aprobación para la construcción de un edificio en torre sobre su parque contradiciéndose con el espíritu de la ordenanza así como es un secreto a voces que los constructores Coarco, Imepho, Alejandro Rossi, Laura Napp, Plantel, Mariani… son todos miembros del club Aldrey. El megaempresario español maneja la inversión económica de Mar del Plata a piacere, al punto que nadie llega a poner un peso si no pasa por sus escritorios. Cuyo poder de prensa excomulga de la opinión pública lugareña a quienes desde una banca en el Concejo Deliberante se opongan a concederle prerrogativas, brindando cobertura a la UOCRA de los Trujillo, que apuntalaron a su hijo putativo, Daniel Scioli, cuando las riendas de la gobernación estaban en sus manos.



Notas relacionadas

Líder sindical amenazó con prender fuego la provincia si lo detienen

Caso UOCRA: Trujillo no habla; ¿está bajo la lupa?

El diálogo como camino para superar dificultades

“Pichichi” Scioli se desligó del “Pata” Medina: “El camino no es la violencia”

Un comentario

  1. son como para invitarlos a comer…eso si, si les das la mano contate los dedos…