Política

La UCR ha señalado errores en el gobierno de Arroyo

La ausencia de debate y hacer seguidismo no han sido buenas para CAMBIEMOS. Los radicales somos un partido de 125 años con experiencia política, es un gran aporte. En Villa Giardino se planteó como necesidad formar parte de las decisiones. En el PRO siempre hubo peronistas, el tema es hacer incorporaciones y que no haya diferencias entre decencia y corrupción, uno de los pilares de CAMBIEMOS. Las minorías legislativas son una complicación cuando no se dispone de las mismas y surge lo de la pata peronista. No hay que perder la identificación de la Coalición.

El senador Carlos Fernández vicepresidente del Senado bonaerense y tercero en la línea de sucesión de la gobernación, se metió de lleno en profundas decisiones políticas que están o deberán ser sometidas a debate como parte de la campaña. En un reportaje exclusivo -sólo a la manera de mdphoy.com– todas las respuestas y la necesidad de utilizar las PASO cuando los acuerdos no llegan o están duros dentro de CAMBIEMOS.

¿Hay tensiones en Cambiemos después del Encuentro de Villa Giardino?

Cualquier coalición tiene una serie de tensiones propias de su funcionamiento. No nos olvidemos que Cambiemos se construye a partir de partidos políticos notoriamente distintos, con historias y concepciones  en la forma de hacer política  diferentes.

Por lo tanto,  lo que también puede  parecer como una dificultad terminó siendo una virtud porque Cambiemos fue capaz de priorizar las coincidencias sobre las disidencias.

Lo que está claro que no significa que eso no esté exento de tensiones en forma permanente. Lo exitoso en todo caso es haber sabido resolverlas  sin que esto terminara en una ruptura. Pero negar que existan tensiones es pretender tapar el sol con las manos.

Con respecto a la coalición electoral y ahora  avanzar a una coalición de gobierno lo cual licuaría un poco las diferencias en las toma de decisiones fundamentalmente ¿Eso se va a tratar en la Mesa de Cambiemos?

De hecho, en Villa Giardino quedó claramente planteada la necesidad de que el radicalismo se fortalezca y forme parte de la matriz de la toma de decisiones. Cambiemos cuando se construye, es una coalición electoral  y todos coincidíamos en la ancha franja que significa volver a la República, la independencia de poderes y no influenciar un poder sobre el otro. Cuestiones muy básicas

¿Y la diferenciación con respecto al kirchnerismo?

Por supuesto. Corrupción  contra honestidad, es decir la antípoda de lo que había pasado durante los últimos 12 años. Había una coincidencia muy básica pero gobernar, es mucho más complejo que eso. Es eso, más toda una serie de cuestiones que hacen a la sintonía fina.

Como esto inicialmente fue una coalición electoral y no hubo un acuerdo programático es imprescindible que el radicalismo empiece a tomar parte de la toma de decisiones porque de lo contrario lo que termina haciendo es el  seguidismo de las decisiones que toma otro.

Pero si yo formé parte de la discusión de esa decisión, hago un aporte constructivo a partir de la diversidad, que enriquece la propuesta. Porque preceder cualquier toma de decisión de un debate en donde cada uno aporta diferentes puntos de vista enriquece la decisión final.

¿Habiendo alcanzado este funcionamiento  con anterioridad hubiera permitido solucionar algunos errores y medidas que no han sido tomadas dentro de un contexto de aceptación por parte de la ciudadanía?

Alguien con ironía podría decir contra fáctico. Pero estoy convencido que el radicalismo en general aporta una cuota  de experiencia política  propia de un partido que tiene 125 años de historia.

En este sentido quienes hoy tienen las mayores responsabilidades de gobierno  son un partido relativamente nuevo, con una serie de agregados que es lo que les permitió crecer y de manejar la ciudad de Buenos Aires hoy tener la responsabilidad  de la conducción nacional.

Por lo tanto, el aporte de la experiencia que podría hacer el radicalismo sería una cuestión central.  Y en este sentido fue muy claro el mensaje de Villa Giardino.

Cambiemos: El MoReNa va a las PASO para enfrentar al candidato de Arroyo

En tren de especulaciones y de algunos hechos que hemos podido observar ¿No hay cierta tendencia o inclinación del PRO gobernante hacia alguna figura del peronismo, que en realidad el aporte debería ser relativo.

En el PRO ya había peronismo porque si no, no somos realistas. Había una parte muy importante peronista, había una pata peronista ya incorporada muy importante. Pero lo que ha habido es una incorporación reciente de nuevas figuras. Centralmente entiendo que había que superar las minorías legislativas que tenemos en el gobierno. La realidad es que estamos frente a un gobierno que está en minoría tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores a nivel nacional y provincial. Esta situación de debilidad y de aprobar una serie de herramientas legislativas centrales para gobernar, supongo que habrán sido la tentación para ir a buscar figuras del peronismo que aporten a una mayor gobernabilidad. En una primera instancia fue necesario si bien generó tensiones y discusión pero la discusión central tiene que ser la incorporación  de aquellos que vienen de buena voluntad pero centralmente que profesen los mismos principios que hicieron posible Cambiemos.

Porque si desnaturalizamos la herramienta Cambiemos, algunos que estamos adentro vamos a dejar de estar identificados. Por eso digo que hay que ser cuidadosos en cuanto a incorporaciones a Cambiemos.

Cuando hablamos de incorporaciones a la gestión de gobierno, el presidente y la gobernadora fueron elegidos para eso y tienen la legitimidad de decidir quién o quiénes los acompaña en la gestión. Pero cuando hablamos de incorporaciones a Cambiemos, la UCR es un partido fundante y por lo tanto tenemos no solamente la obligación sino el derecho de expresarnos a ver quienes ingresan o no a Cambiemos.

Bahía Blanca, La Plata y Mar del Plata, tres distritos en los cuales estaría habiendo problemas en cuanto a mediciones existentes en la actualidad. ¿Qué reflexión le merece particularmente lo que ocurre en la Quinta Sección Electoral y en especial en nuestra ciudad?

Ha habido una serie de errores en la gestión de gobierno que mi partido los ha señalado públicamente. Me parece un error  la forma en que intervino Arroyo en una escuela municipal.

Espero que se llame a la reflexión porque la mejor ayuda que se le puede brindar desde un partido como el nuestro es advertir cuando hay equivocaciones para que estas sean corregidas.

Aspiro que esto se revierta porque son tres distritos bonaerenses claves, con incidencia directa en cada una de las secciones electorales: La Plata es una sección electoral en sí mismo, Mar del Plata es el 50% del electorado de la Quinta y Bahía Blanca es el 40% del electorado de la Sexta. Por lo tanto, deseo que se reviertan estas tendencias y que hagamos la mejor elección posible. Me parece que hay capacidad de rectificación  y voluntad para avanzar en el radicalismo.

¿Pero si en la mesa de Cambiemos, el PRO no escucha estas dificultades e insiste en lo que viene desarrollando, pueden surgir complicaciones para llegar a una lista de unidad?

En ese sentido nosotros hemos dado un mensaje absolutamente claro.

Si no se llega a un acuerdo razonable en términos de diálogo está la herramienta de las PASO y nadie se tiene que asustar porque eso puede potenciar el espacio político, la diversidad puede expresarse a través de la presentación en las PASO a través de los ciudadanos.

En un sistema democrático no nos tiene que asombrar eso. De hecho es una herramienta que está colocada en la ley justamente para eso, para que se expresen las distintas vertientes dentro de un mismo espacio político.

Nosotros estamos dentro de Cambiemos pero en tanto no lleguemos a un acuerdo vamos a ir a las PASO con listas propias.

Existen potenciales conflictos en algunos casos subidos a reclamos legítimos que pueden llegar a cierto grado de virulencia y potenciación de  parte de la oposición, el tema de los piquetes, los cortes de los cooperativistas…. O sea todo aquellos que contribuyan a “empiojar” el clima electoral en general. ¿Esto cómo se va a manejar ya que se produce un desgaste grande?

Es normal que exista un crecimiento del grado de conflictividad durante un proceso electoral, basta con leer los diarios de hace dos años atrás o más. El gobierno ha marcado el rumbo que es claro, es el diálogo. Sentarse en una mesa con todos. Ese es el camino más razonable. Nosotros además apuramos que el tema de la inclusión social sea uno de los centrales de la preocupación del gobierno.

Estamos en una sociedad absolutamente dual, que tiene el 30 % de la población por debajo de la línea de la pobreza, es un tercio de la población, una porción enorme a la que hay que incluir de la mejor forma y para eso hay que generar herramientas de inclusión que van desde la educación y la formación, etc…

Pero mientras dura ese proceso de inclusión hay que asistir y colaborar a llevar adelante ese tránsito y después hay que apelar al ámbito democrático, hay gente que tiene la legitimidad necesaria como  para evitar cualquier tipo de desborde. En este sentido no hay que confundir orden democrático donde se escucha el reclamo con este planteo que se hace livianamente de represión y cualquier disparate entre los cuales se plantea para generar el equilibrio entre derechos tan válidos unos como otros. 

¿No cree que hubo una expectativa o un optimismo demasiado proclive a que iba a haber resultados rápidos a partir de diciembre del 2015 que no se han podido concretar y eso causa decepción?

Es un proceso que tiene que ver con la percepción centralmente, fue un error del gobierno poner fecha a procesos económicos que generan expectativas sociales, si yo digo que el segundo semestre vamos a estar mejor, la gente quiere verlo claramente.

Yo podría recitar una serie de parámetros macroeconómicos que indican que el segundo semestre fue mucho mejor que el primero. Pero no fue la percepción de la gente.  

Si yo miro la inflación de los últimos 6 meses y la anualizo estoy en el 18 % anual pero la percepción de la gente fue el 36% en la Provincia de Buenos Aires o el 38 o 40%  depende del lugar del país donde se haya medido,  porque también es cierto que hubo incrementos diferenciales depende de la región del país donde estábamos. Por ejemplo, Capital Federal y la Provincia de Buenos Aires recibían más subsidios que el interior del país y al achicarse los subsidios los procesos inflacionarios fueron más fuertes en Capital Federal y Gran Buenos Aires que lo que fue en Bahía Blanca, Córdoba o Mendoza. Entonces vamos a poner un promedio de un 40% y esa es la percepción de la gente. Si yo tomo la medición de los últimos seis meses de inflación tengo la misma por debajo de los 20 puntos anualizada, y si tomo el empleo donde en los primeros seis meses hubo un achicamiento muy fuerte en el nivel de empleo formal y durante los últimos seis meses hubo un crecimiento en el promedio terminó dando igual al año anterior: 20 mil puestos formales adicionales pero la percepción de la gente fue la de los primeros seis meses. Entonces la realidad es que hay datos duros que indican que salimos del proceso recesivo. Es cierto lo que dice el ministro de Economía respecto a que en el último trimestre del año pasado  hubo crecimiento. Es cierto que no alcanzó para compensar la caída de los primeros tres meses del año pero cuando uno mira los datos duros advierte que va a empezar un proceso de crecimiento. ¿Ahora cuando se va a trasladar esto a la percepción de la gente? No sé. Pero creo que  es un error ponerle fecha. Eso no lo sabe nadie. Algunos quizás lo perciban en marzo, otros en mayo, y a lo mejor algunos recién el año que viene. Además gran parte de la suerte de nuestra industria depende del proceso de Brasil, de cómo resulte el proceso político, económico y social vamos a tener un correlato en la Argentina. O sea que si Brasil no funciona, está en recesión y demás…obviamente nos cuesta más despegar porque nuestro principal cliente es Brasil.

En definitiva creo que el rumbo es bueno pero hay que hacer esfuerzos para que la mayor parte de la población lo perciba.

Un comentario

  1. Tu partido apoyo y fregona y acompaña al intendente Arroyo. Pero dicen que las ratas son las primeras en huir cuando el barco se hunde. No tienen vergüenZa y se hacen los desentedidos que no son parte del Gobierno municipal, Fernández deja de robar como senador y dale oportunidad a la juventud o vas a renovar por cuarta ves consecutiva???