Política

La ruta de la unidad del peronismo

La tragedia de Once y los bolsos con millones de dólares volando sobre el muro exterior de un convento, comenzaron a dar vuelta la historia. Dos hitos del réquiem kirchnerista. Por la ventana (así fue en Olivos) metieron a Amado Boudou en una fórmula presidencial que en 2011 logró el 54 % de los votos y a César Milani en 2013, como comandante en jefe del Ejército Argentino, posible sólo con el voto de 36 senadores del P.J.

Los periodistas Jorge Lanata, Hugo Alconada Mon y Emilia Delfino, desde sus respectivos diarios, hicieron un aporte descomunal para que con sus investigaciones, el ciudadano argentino, y el mundo entero, conocieran cuáles eran las consecuencias del modelo, de un relato que llevaba como título `La Década Ganada´.

Destruir el sistema estadístico oficial y atacar las reservas del Banco Central, llevaron el país a la bancarrota. No es el pasado, es ahora, es el presente que vivimos. Las consecuencias de semejantes desatinos políticos, atados a un paquete de corrupción generalizada, no pueden ser reparadas en 12 meses.

Una organización política que utilizó el poder conferido por el pueblo, para ir por el asalto a las instituciones y facilitar un saqueo cuyas dimensiones aún se desconocen. Un país que debía importar energía era postrar a sus habitantes para el resto de sus vidas. La duplicación de facturas de viáticos en comitivas presidenciales, la adulteración de drogas oncológicas, las inexistentes sillas del PAMI,  es sólo una parte de un desquicio público, que nunca se terminará de mensurar.

Es necesario abordar la complejidad que representa una patología instalada como partido político, que los analistas ubican dentro del populismo. Lo cual debe quedar en manos de especialistas y profesionales de estudios sociológicos vinculados a la política. La extrema gravedad consiste en que en el mayor territorio del país, el Partido Justicialista depende de la intención de voto que aún conserva Cristina Fernández de Kirchner.

Ninguno de los perfiles emergentes puede hacerse cargo de la catástrofe, pero se vuelven dependientes de la que denominaban la jefa del movimiento. Es decir que la política del peronismo es sodomizarse a los votos, de quien estuvo a punto de convertir a la Argentina en Venezuela. Y es un peligro que merece una reacción de otras características y evitar por todas las forma posibles ser funcionales a desequilibrios de tamaña naturaleza.

El peronismo ha demostrado oficio para recuperar el poder. Hasta se sirvieron de la Dictadura Militar para tapar los avatares de Isabelita, López Rega y los Montoneros, el golpe militar tapó la acefalía que se daba de hecho, en un país conmocionado por el enfrentamiento armado de facciones políticas que militaban dentro del peronismo. Los tweets de CFK no hacen referencia a la muerte del fiscal Alberto Nisman, como tampoco el vuelco diplomático hacia Irán, que causó indignación más perplejidad. Estos son los claros intentos de ignorar los hechos que los involucran, como si no hubieran ocurrido, y por otra parte atribuir a cuestiones políticas las causas de corrupción de un gobierno que tuvo en las mismas su sello emblemático.

Entre sus adherentes, en sus discursos, no se les escuchan usar términos como: democracia, instituciones, república, división de poderes, seguridad, narcotráfico, lucha contra la corrupción, etc. Es algo más que sintomático, es que no forman parte de su ADN político ni componen su partitura pública, son agregados de los cuales se sirven para la práctica del poder. Del procedimiento surge la imprescindible necesidad de contar con una justicia adicta y afable a esos objetivos, para garantizar la inmunidad a funcionarios corruptos, que les aseguren impunidad a futuro.

Hoy la discusión los lleva al exclusivo ámbito de lo que mide su ex presidente en las encuestas, a la necesidad de reinventarse para no licuarse como fuerza política. A partir de allí la reconstrucción, sostienen. Pero cuál sería la base de esa reconstrucción, es para una respuesta tan obvia como necesaria, se carece de estabilidad y una Nación debe sostenerse con cimientos monolíticos. Tampoco sirven los ensayos de la amplia avenida del medio, ahí está la grieta que confunde. El respeto a todos los proyectos políticos, debe comprender también, el tiempo mínimo necesario para restituir un tejido social y económico devastado.

No se pueden exigir cumplimientos de campaña, aún equivocados y peor comunicados, cuando lo que se ha recibido es un desastre estructural que incluye hasta transformaciones culturales. La prudencia y la paciencia hay que agotarla, forman parte del mejor razonamiento político. Hace falta grandeza, porque se han perdido generaciones en desafíos a la Ley de Gravedad. Una deuda que el peronismo mantiene con la sociedad argentina.

Una demostración contundente

EN PRISIÓN: Juan Pablo Schiavi (Ezeiza), Ricardo Jaime (Ezeiza), Felisa Miceli (en suspenso), Romina Picolotti (en suspenso), Milagros Sala (Alto Comedero, Jujuy), César Milani (La Rioja), José López (Ezeiza), Hugo Righelato (domiciliario) José Sbatella (UIF) violación de secretos.

PROCESADOS: Cristina Fernández de Kirchner, Amado Boudou, Axel Kicillof, Alejandro Vanoli, Aníbal Fernández (Cunitas), Juan Manzur (Cunitas), Daniel Gollan (Cunitas), Guillermo Moreno (incitación a la violencia colectiva y peculado), Julio De Vido (tragedia de Once y defraudación pública), Cristóbal López, Ricardo Echegaray, Luis D´Elía (toma comisaria 24, Oscar Parrili, José Granero, Gabriel Abboud, José De Orué, Hebe de Bonafini, Emilio Pérsico, Jorge Capitanich, Juan Manuel Abal Medina, Enrique `Wado´ de Pedro, Héctor Cappaccioli, Sebastián Gramajo, Lázaro Báez, Daniel Pérez Gadín y Leonardo Fariña.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

Caricatura: Malcom

http://4decopa.blogspot.com.ar/

2 Comentarios

  1. Yo no puedo entender que nos paso a los Argentinos de haber caído en semejante trampa subversiva y muchos todavía siguen creyendo en la subversión.Si había algo bueno en el Peronismo,estos se encargaron de destruirlo.

  2. Por siempre sanitarista

    Interesante mirada del periodista, seria mas creíble que también hiciera la “ruta de unidad” de CAMBIEMOS, con todos los procesados que tiene, encabezados por el actual presidente elegido democráticamente