Policiales

La mujer baleada junto a su hija mintió: fue un ajuste de cuentas contra su pareja

Los investigadores no estaban conformes con la primera declaración de la mujer de 33 años y su hija de 9, baleadas supuestamente esta madrugada en Beltrán y la costa cuando se dirigían a la playa.

Finalmente y después de indagar un poco más a la madre de la menor, descubrieron que en realidad fueron baleadas en su casa en el marco de un ajuste de cuentas, y que la agresión iba dirigida a la pareja de la mujer, un ex policía que se escapó del penal de Viedma en julio pasado.

Debido a esto el fiscal del caso Fernando Castro, ahora acusa a Alicia Mabel Manbreani, de falso testimonio, al igual que a su amiga quien convive con ella, la cual declaró lo mismo y fue quien trasladó al hospital tanto a la madre como a su hija.

Balean a una madre y su hija en la zona de Beltrán y la costa; están fuera de peligro

La primera información que dio la mujer, fue que iba caminando junto a su hija, de nombre Corina, por la avenida Camet, justo en el cruce con Beltrán, cuando desde un automóvil y a gran velocidad, salieron varios disparos y algunos de ellos las hirieron.

La niña tenía un orificio de entrada y de salida en una de sus piernas y está fuera de peligro en una sala común de Materno Infantil. En tanto que la madre tenía dos impactos, en rodilla y tobillo y fue derivada al Hospital Interzonal”. Fueron los médicos quienes se comunicaron con el servicio de emergencias 911 para dar aviso de la agresión que sufrió la mujer y su hija.

Ricardo Iván Becerra se escapó el 26 de julio del año pasado de la Unidad Penal 1 de Viedma. Actualmente vivía con las víctimas y se escapó tras el ataque.

“Era muy temprano, entre las 7 y las 7.30 de la mañana. No tenemos en claro la causa del hecho“, aseguraba el fiscal Castro antes de conocer el informe de los policías enviados al lugar del hecho y el resultado de las imágenes que captaron las cámaras de seguridad de la zona: allí no existió ninguna agresión. Ante esto, se interpeló a la mujer, quien a la postre se quebró.

“Lo cierto es que Alicia y Corina no son turistas sino que viven junto a una mujer y su pareja en una casa en Mar del Plata, pese a que son oriundas de Viedma. Allí fueron víctimas de un ataque que iba dirigido al novio de esta mujer, un hombre que desde julio está prófugo de la Justicia por haberse fugado del penal de Viedma y que tras la agresión se escapó. Fue un ajuste de cuentas entre personas de mal vivir”, indicaron las fuentes a Clarín.

En tal sentido, las mismas fuentes identificaron al prófugo como Ricardo Iván Becerra, el cual se escapó el 26 de julio del año pasado de la Unidad Penal 1 de Viedma y que actualmente vivía con las víctimas.

Los comentarios están cerrados.