Cultura

La misteriosa muerte del “Manco de la Loma”, el cofundador de Mar del Plata que no fue

BENIGNO BARBOZA-EL MANCO DE LA LOMA-SOCIO DE PATRICIO PERALTA RAMOSLa versión oficial del fallecimiento de Benigno Barbosa, socio de Patricio Peralta Ramos, acaecido el 21 de mayo de 1866, se confronta con las fuentes orales coetáneas, que se replican en la tradición familiar de sus descendientes, para quienes no fue una indigestión sino un envenenamiento con arsénico lo que mató a su ancestro. En esos tiempos, el arsénico era utilizado como raticida, y, a lo largo de la historia, no fueron pocos los personajes que apelaron a él para llegar a un trono, ya que tampoco resultaba difícil camuflarlo, dado que los síntomas de envenenamiento con arsénico se asemejan a las patologías gastrointestinales.

Si su muerte estuvo envuelta en un halo de misterio, la de dos de sus descendientes no le fue en saga. Su hijo natural Timoteo, que junto a su hermano Mariano, había iniciado un juicio de reivindicación de tierras contra Patricio Peralta Ramos, falleció, al igual que su propia esposa, prematuramente, antes de cumplir treinta años, según nos informa el Sr. Adrián Agüero, chozno de Benigno Barboza, añadiendo que “en el segundo censo, aparece un Timoteo Barbosa de tres años de edad, viviendo con Zenobia Valdez, que era la abuela, y dice: “huérfano de padre y madre. Es evidente que por una causa murieron ambos…”.

Desde la “letal indigestión” de Benigno Barbosa, las patologías gastrointestinales se asociaron, fatalmente, a algún entuerto judicial de los Barbosa o los Agüeros con la familia Peralta Ramos por la reivindicación de las tierras, cuya propiedad habían compartido sus ancestros.

El Sr. Agüero, al respecto, nos refiere el misterioso deceso de Eliseo Agüero, quien “muere en la ciudad de Buenos Aires, intentando ver, como nieto de Benigno Barbosa, que se podía hacer con el tema de la herencia de su abuela Benigna, si había alguna posibilidad de que algo, que había sido de su bisabuelo, pasase a su madre o a sus nietos. Después de cenar con dos personas, que había conocido en ese viaje a Capital Federal, regresa al hotel, se siente descompuesto, se comunica con su hija, que vivía en Buenos Aires, ésta, inmediatamente, lo va a ver, lo encuentra descompuesto, lo trasladan a un Hospital, lo atienden, y le dicen que no es nada, que son dolores circunstanciales. Entonces, la hija lo deja otra vez en el hotel, y, al día siguiente, lo encuentran muerto. Siempre está el fantasma de aquella letal indigestión de mi trastatarabuelo Barbosa, dando vueltas.

“Eliseo – recuerda – intentaba frenar una venta de tierras o un trámite que estaba haciendo la familia Peralta Ramos, en La Plata, para urbanizar terrenos baldíos. Al haber un juicio de reivindicación de por medio, que se quería hacer a los antepasados de estas personas, ese trámite se había frenado. Eliseo había ido con un plano y planteó que Barboza era socio de Patricio Peralta Ramos en 32 mil hectáreas de campo, y que cuando falleció sus hijos naturales, tanto Mariano y Timoteo, fruto de la relación con Zenobia Valdez, como su abuela Benigna, que había nacido también de un vínculo de hecho con Irene Cardozo, no habían recibido nada de la herencia de la que se había apropiado Don Patricio. Incluso, había llegado a entrevistarse con Eva Perón, y a los dos o tres días, posteriores a dicha entrevista, fallece sugestivamente. Eliseo era una persona de carácter abierto y amistoso, y quizás ese rasgo de su personalidad lo haya puesto en la boca del lobo. Presumimos que el encuentro y la última cena con esas dos personas, que había conocido en el que sería el último viaje de su vida, no fue casual. De modo que el apellido Peralta Ramos resultó letalmente indigesto, tanto para los Barbosa como para los Agüeros.

Obviamente las historias oficiales son tributarias de los vencedores, y si nos atenemos a la historia oficial de nuestra Damisela del Mar, solo podemos colegir que Benigno Barbosa fue un acaudalado hacendado, socio de un prohombre a quien por gratitud, afecto y respeto instituyó como su universal heredero, y falleció, inesperadamente, por haber cometido el pecado de la gula; pero ¿quién era realmente Benigno Barbosa?

El Sr. Adrián Agüero rastreando sus raíces, pudo establecer que los antepasados de su trastarabuelo “habían sido militares, Benigno era puntano, nació el 17 de julio de 1808, su madre se llamaba María de la Concepción Lucero y su padre, Juan Francisco Barbosa. No sé si Barboza era mejor persona que Peralta Ramos ni cuáles eran sus intereses, sabemos que, en 1830, formó parte del escuadrón de lanceros puntanos al mando del coronel Juan Pascual Pringles. Hacia el año 1847, tenía una pulpería, en el Fuerte Independencia, también sabemos que fue proveedor del gobierno, que los pulperos eran los que pagaban con vales los arreglos que hacia Rosas con la tribu de Calfucurá o la de Catriel para que no invadiesen; y que, tres años después, pide en arrendamiento campos en lo que ahora es Benito Juárez, en la Sierra de la Tinta. El 29 de mayo de 1856 compra 6 leguas de campo, en Las Armas, cerca de Ayacucho, en sociedad con Benjamín Zubiaurre y, finalmente, se asocia con Peralta Ramos y adquieren las tierras delimitadas por la Av. Juan B. Justo, la estancia de los Martínez de Hoz, el mar y la Laguna de Los Padres.

“Suponemos – acota – que, también, poseía tierras en la provincia de San Luis, de donde era oriundo. Le decían el “Manco de La Loma”, e inferimos que vivía en una estancia que se llamaba La Loma, que estaba en Colonia de Barragán, a muy pocos metros del lugar donde muere, una pulpería llamada La Caldera. Y había perdido una mano en la faena de enlazar, de ahí el mote de “El Manco”. No se sabe dónde fue enterrado, no aparece ni en el cementerio de La Recoleta ni en el de Dolores; pero atrás de la Caldera, hay una zona donde siempre florecen lirios y calas, que, normalmente, crecen en los cementerios, en los lugares donde se hacen entierros, así que es probable que, en esa época, allí hayan enterrado gente”.

Además de las 32 mil hectáreas, que se extendían diez kilómetros hacia el sur de la actual Av. Juan B Justo, en un línea paralela, y desde el mar hasta 32 kilómetros, cuyo límite se corresponde con la entrada a la Sierra de Los Padres, y del saladero, en propiedad compartida con Patricio Peralta Ramos, Anacarsis Lanús y Eusebio Zubiaurre, según su chozno “tenía, en sociedad con Benjamín Zubiaurre, hermano de Eusebio, las 6 leguas de campo conocidas como la estancia “Pozo de Fuego”, que no sabemos si las vendió, antes de fallecer, o seguía siendo copropietario, y, en algún momento, tiene que haber heredado tierras en San Luis, y como el único heredero universal era Don Patricio, suponemos que él las ha heredado. Recientemente, rastreando, por internet, en una biblioteca virtual sobre jurisprudencia, tome conocimiento de que Patricio Peralta Ramos había donado alguna tierra, en San Luis, a un tal Agapito Barboza, quien era hijo de Bernardino, hermano de Benigno, aunque todavía me falta información para saber de qué tierra se trata.

“En algunos libros de historia, como el de Enrique Alío – comenta el Sr. Agüero – , afirman que nombró como única heredera a Cecilia, la hija de Peralta Ramos porque era la ahijada, pero, en realidad, Barbosa no fue el padrino de ninguno de los hijos, quizás pudo haber sido del último, que muere durante el parto junto a su madre. En oportunidad del velatorio, Peralta Ramos escribe unas palabras, y lo nombra a Barbosa como que lo está acompañando en el último adiós a su esposa, Cecilia Robles.

Al parecer Don Benigno era propenso a cultivar amores, aunque renuente a asumir compromisos, pues de acuerdo al testimonio de su chozno, “supuestamente, no tenía una familia identificada, figura siempre como soltero, en principio no reconoció a ninguno de los tres hijos. Si bien en las partidas de nacimiento figuran con el apellido materno, en el certificado de matrimonio aparecerán con el apellido Barboza. Los tres son hijos naturales. A Timoteo y Mariano los había tenido con una señora llamada Zenobia de la familia Valdez, que poseían muchas tierras, y siguen poseyendo algunos de ellos en la actualidad. Y a mí tatarabuela, Benigna, la tiene con Irene Cardozo, hija de quien fuera el dueño anterior de la Estancia Las Dos María, que después fue de Errecaborde. Ahí es donde Barboza conoció a la chica Cardozo, y fruto de esa relación nace mi tatarabuela, que se casará con Sixto Agüero, y tendrán un tambo, en la chacra delimitada hoy por las calles Dorrego, Av. Juan B. Justo, Funes y Matheu, donde vivirán casi hasta la década del cincuenta”.

“También sabemos que su hijo, Mariano Barbosa, se casó con Clara Álvarez, una de las hijas de Antonio Álvarez, el primer comisionado de Mar del Plata, quizás también por eso se desparrama tanto el tema de Barbosa, que, en algún momento, debe haber sido vox populi. Mariano se instaló, con su esposa, en el sur de la Provincia de La Pampa, en Unanue, tuvieron quince hijos, fue proveedor de ganado para el ejército, e hizo una fortuna. Yo me comunique con algunos de sus descendientes, y me contaron que uno de ellos estuvo en el Poder Judicial, y logró sacar el expediente de aquel juicio que los hermanos Barbosa entablaron contra Patricio Peralta Ramos, y que habían puesto en conocimiento del mismo al historiador Roberto Cova”.

La tradición oral familiar acicateó la curiosidad de Adrián, que escudriñó un sinnúmero de archivos de la época, hasta dar con un libro copiador de la correspondencia del Juzgado de Paz de Balcarce, con el que pudo reconstruir los primeros tramos del juicio de sucesión testamentaria de su trastarabuelo, que comprenden el lapso del 22 de octubre de 1866 al 27 de enero de 1867, así como luego halló una copia de la declaración testimonial prestada por Eusebio Zubiaurre, quien fue el único testigo, que presenció los dos inventarios, dispuestos por el Juez de Paz, Juan Bautista Peña, tras la muerte de Barbosa, recreando una historia oculta entre las sombras de los relatos míticos, que idealizaron a Don Patricio Peralta Ramos…

Roberto Latino Rodríguez

Link de notas relacionadas al tema:

http://enmarchamdp.blogspot.com.ar/2014/02/dossiers-mar-del-plata-una-ciudad_15.html

http://enmarchamdp.blogspot.com.ar/2014/02/dossiers-mar-del-plata-una-ciudad_22.html

http://enmarchamdp.blogspot.com.ar/2014/03/dossiers-mar-del-plata-una-ciudad.html

http://enmarchamdp.blogspot.com.ar/2014/03/dossiers-mar-del-plata-una-ciudad_8.html

http://enmarchamdp.blogspot.com.ar/2014/03/dossiers-mar-del-plata-una-ciudad_15.html

http://enmarchamdp.blogspot.com.ar/2014/04/dossiers-una-ciudad-fundada-en-la_12.html

 

4 Comentarios

  1. Leonardo Gomez-Garcia

    Barbosa con ‘s’ o con ‘z’?

  2. BARBOSA CON “S”

  3. TODO VUELVE…..SE HARÁ JUSTICIA. Y LA VERDAD SALDRÁ A LA LUZ!!

  4. Estaría bueno que la verdad saliera a la luz. Solo por el hecho de que la historia se sepa como realmente es.