Carta de Lectores, Opinión

La Incomprensión y las divisiones por sobre lo importante

blank

 

En las últimas horas nos tocó protagonizar uno de esos incidentes no deseados y lamentablemente a veces esperados por las diferencias que nos dividen en esto o aquello. Esto no nos permite crecer como sociedad ya que no todos comprenden el lugar que les corresponde con sus lógicos derechos, pero, sobre todo obligaciones. 

La historia pasa por que nos toca atender a una persona de nuestro contexto más íntimo, con una de esas crueles enfermedades que no tienen cura y siguen su camino por más esfuerzo que se haga. Males que en la generalidad de los casos arrastra a  lo más inmediato, conformando asimismo un combo explosivo en la salud familiar. Sucede que en este derrotero uno debe luchar contra esos padecimientos naturales pero igualmente con la burocracia y quizás, a uno también lo hace pensar en esta dirección, en la interna en la cual parece que el empleado de uno y otro lugar parece debatirse sin sentido, tratando de mostrar que toda la culpa la tiene el  actual mandamás. El pasado ya fue. 

Relato la acción. Ante una de esas situaciones incomprensibles por falta de información concreta. Con papeles que ponen en tus manos y “arreglate como puedas”, volvemos, como casi todos los días al IOMA. Antes de buscar hablar con las autoridades locales del organismo que, bueno es señalarlo, nos dieron respuestas positivas, vamos a sacar una foto que, aunque no quería la empleada igual logramos, como pudimos, de un cartel que estaba a la vista de todos. El mismo decía que “Todas las autorizaciones de recetas por Recurso de Amparo se entregan después de las 48 horas. SIN EXCEPCIÓN”. Queríamos ejemplificar que esta acción en la Justicia resulta algo normal, lo que a uno no le parece razonable ya que en esa obra social y obligatoria para muchos, se debe atender la salud sin necesidad de recurrir a otros mecanismos y bancarte 48 horas, ya que la enfermedad no espera ni un minuto. Uno piensa que no debería ser así, que desde el propio organismo eso se debe desalentar con la inmediata buena acción. Y también sin absurdas prohibiciones  

La empleada que “custodia” su escritorio más allá de sus obligaciones, nos increpó de malas maneras y que “esto –sacar la fotografía- no pueden hacerlo”. Le pregunté, debo decir que alterado, dónde estaba escrita la prohibición. Trató de explicar lo inexplicable y yo de hacer entender que era nuestro derecho, como le asiste a cualquiera en una oficina pública. Finalmente, la empleada arrancó ese y otros carteles para mostrar quizás que ella era la dueña de todo lo que estaba ahí. En mi estado anímico le manifesté que era una “canalla”, quizás en un exceso ya que por un mal acto no puedo medir toda su personalidad. Lo que sí digo es que lo que hizo me pareció una canallada. Su compañero inmediato terminó, también nervioso, por mandarme a hablar con Vidal, la Gobernadora, como si ella fuera responsable de todo. Y aquí está la otra cuestión. Que hay responsabilidades de hoy, no me quedan dudas y por esta y otras irregularidades he pedido audiencia a la Gobernadora. Pero también está el pasado en la provincia del tristemente célebre Daniel Scioli y por eso funcionarios procesados que él nombró en el IOMA. 

Pero todo esto parecería menor si contemplamos que la política mayor debe ser la de hacer el mejor esfuerzo por aliviar los males que el ciclo de la vida nos pone sobre nuestras espaldas. Por eso resulta fundamental que el libreto del empleado público, y no todos son así, ni siquiera en el IOMA, debe ser repasado. Lo cierto es que todos los que ocupen lugares de atención al público, deben comprender que ese público también es el contribuyente que hace que cada uno cobre sus haberes. No es poca cosa.  

Se habla de la grieta que parece seguir alimentándose en la Argentina y así todos seguimos siendo víctimas de nuestra propia interesada y mezquina división. Real es que así no se logra una sociedad que debería tener  claros  objetivos conforme a dos simples definiciones: 1. Conjunto de personas que se relacionan entre sí, de acuerdo a unas determinadas reglas de organización jurídicas y consuetudinarias, y que comparten una misma cultura o civilización en un espacio o un tiempo determinados. 2. Sistema organizado de relaciones que se establecen entre este conjunto de personas. 

Creo que los principios como sociedad no están cumplidos. Somos, en consecuencia, incivilizados y la mejor muestra, o la peor, está en la calle. No hay respeto por el prójimo, por sus derechos.  

Ayer en el secundario nos enseñaban “Instrucción Cívica”, “Educación Democrática”, materias que nos servían en lo cotidiano para comportarnos en sociedad y para entender que al no entrar en esos fundamentos, se apela al pecado del autoritarismo, el que en muchas cosas sigue guiando esta pretendida sociedad.  

Lo dibujaron los poetas hace rato ya y el tiempo no ha podido borrar esas pinturas. Lo dijo Discepolín en “Cambalache”, “Vivimos revolcaos en un merengue y en un mismo lodo todos manoseados”Lo escribió Eladia Blázquez en “Somos como somos”“Vamos, aprendamos pronto el cómo de asumirnos cómo somos o no somos nunca más”.  

En todos nosotros está un camino u otro. Es lo de siempre, el bien o el mal, el de ayer y el de hoy por un mañana mejor. 

Miguel Toscano 

DNI 5.329.126  

 

Un comentario

  1. blank Mario Luis BELLI.

    Tengo la mala intuición de que los «Directores» de I.O.M.A. si siguen con esta proceder para los Afiliados nos dirigen indefectiblemente hacia este único desenlace final:
    «Un hombre amenazó con prenderse fuego en IOMA porque le negaron un medicamento oncológico».

    Link Probatorio:
    https://www.mdphoy.com/un-hombre-amenazo-con-prenderse-fuego-en-ioma-porque-le-negaron-un-medicamento-oncologico-175745/

    Casos testigos similares sobran…LAMENTABLEMENTE!!!

    Mario Luis BELLI,
    D.N.I.:14.393.379.
    Jubilado «ACTIVO» de O.S.S.E. Mar del Plata-Batan (M.G.P.).
    Facebook: Jubilados Activos Obras Sanitarias