Ciudad

La Cantina de los Pescadores solidaria

Cantina Solidaria IDiversos centros de día visitaron este miércoles la carpa, en el marco de la XXXIII Fiesta Nacional de los Pescadores; allí almorzaron exquisitos platos marinos y disfrutaron de los espectáculos.

Como todos los años, la Fiesta Nacional de los Pescadores es parte de actividades recreativas para los distintos centros de día que funcionan en Mar del Plata. Y este miércoles, cerca de ciento cuarenta personas fueron invitadas a almorzar a la Cantina y disfrutaron de los shows que allí se ofrecen. Rabas, fideos con salsa, empanadas, papas fritas, fueron solo algunas de las ricas comidas que pudieron probar los jóvenes que fueron acompañados por sus coordinadores. Luego se divirtieron, y bailaron con los artistas locales que presentaron en vivo su música.

Una de las instituciones que fue invitada es “Nuestros Vínculos”, un centro de día con Hogar Permanente que se conformó hace seis años. Allí asisten más de veinte chicos con discapacidades mentales (moderados y severos), de entre 12  y 65 años.  “Lo que realizamos son talleres y actividades sociales que es lo más importante porque creemos que la inclusión la tenemos que hacer nosotros desde adentro hacia afuera, para que nos conozcan y para que la sociedad aprenda que la discapacidad no se contagia y que se puede socializar sin ninguna dificultad”, manifestó la coordinadora Graciela Tua.

Además añadió que los jóvenes llevan a cabo tareas de cocina, huerta, música, murga y lecto-escritura. “Hay un grupo que asiste de 8.30 a 17 y tenemos también a aquellos que residen en el hogar los 365 días, y llevan a cabo otras actividades como jugar a las cartas y recibir visitas”, dijo Tua, quien señaló que todos tienen familias, pero que hay chicos que ya son grandes  y no pueden ser cuidarlos. De todas formas aclaró que mantienen conexión y vínculo con ellos de forma telefónica, también personalizada ya que a veces  los llevan a desayunar o  almorzar.

Por su parte, el presidente de dicha institución, Marcelo García, agradeció la invitación a  Luis Ignoto y destacó su alegría por haber estrenado hace pocos días la nueva sede en Tres Arroyos 55 y un servicio de transporte propio. “Es la segunda vez que asistimos y nos han tratado, como siempre, muy bien”, dijo.

Otra de las entidades que asistió al almuerzo fue CREDE, un centro de día con orientación deportiva y artística, con cerca de cuarenta chicos de entre 18 y 40 años.  Rodrigo Cinovcic, el coordinador que los acompañó, contó que durante el año realizan muchas actividades deportivas, competencias, presentaciones artísticas, muestras de danza y teatro. En el verano siguen con la colonia: recreaciones, surf y kayak en Costa del Sol; los jueves y viernes, campamentos en Laguna de los Padres. “Nos invitan siempre a la Cantina, así que muy agradecidos por este momento”, dijo Rodrigo.

Amanda Martino estuvo coordinando un grupo de residencia protegida, Hogar de día municipal y residencia Eva Perón. “Somos parte de un programa de atención gerontológica con distintas instancias. Mayores de 60 años, y diferentes edades. Algunos solamente vienen a pasar el día y otros con internación total. Esto es parte de las actividades previstas, mantenerlos incluidos y ayudarlos  a estar conectados con la vida social”, señaló.

Además estuvo presente el instituto Santa Francisca, que alberga a adolescentes y jóvenes con deficiencia intelectual. “Todos los años venimos a pasar una jornada agradable, para interactuar con la sociedad, que conozcan el Puerto, además se encuentran con otras instituciones amigas. Hoy vinimos con diez chicos pero en total son dieciséis. Funcionamos durante todo el año de 9 a 17 y hacemos distintos talleres: educación física, carpintería, huerta, artesanías, cocina”, manifestó la coordinadora Ana Arteche.

Finalmente, Gastón Boldrini, Orientador del centro de día “Kümelen”, que asistió por primera vez a la Fiesta de los Pescadores,  contó sobre el trabajo que realizan de lunes a viernes de 9 a 17 en la zona del Puerto, con una población de 36 chicos que tienen diferentes discapacidades mentales. “Tenemos talleres donde los chicos se expresan como es el baile, la pintura, las artesanías, y estamos al cuidado de ellos todo el año. Las actividades cambian en verano: hacemos playa y natación”, manifestó el coordinador de esta institución que tiene jóvenes de entre 20  y 40 años. Y añadió: “Trabajar con ellos es muy positivo para uno porque aprendemos todo el tiempo y ellos también de nosotros. Uno lo hace desde corazón”.

Los comentarios están cerrados.