Política

“La caja grande de los jubilados no puede ser la caja chica de ningún gobierno”

vidal20 copiaAdvierten mediante una carta abierta, los jubilados activos de Obras Sanitarias al futuro gobierno provincial. A renglón seguido señalan que “hoy el Instituto de Previsión Social de la provincia (IPS) tiene una escala de prioridades invertida en cuanto a servicios que debe brindar”, aseverando que “lo hemos comprobado a través de presentaciones, reuniones, análisis y hechos concretos que muestran una perversa reformulación del espíritu de las normas que le dan forma al organismo”.

Asimismo, remarcan que “en el primer escalón ubicamos al gobierno bonaerense que tiene en su caja lo que en realidad no está, un superávit que el presidente del IPS evaluando ante las cámaras legislativas el período 2013, ubicó en 8700 millones de pesos. A fin de año, esto debería estar superando los 12.000 millones. En tanto, en caja del IPS, papeles, letras previsionales, ni un solo peso”.

En tal sentid,o denuncian el déficit en materia de atención, citando el caso de la delegación del IPS en Mar del Plata, donde “para que personas mayores y discapacitadas esperen entre dos a tres horas, cuenta con seis asientos. Esta parte de la delegación local se encuentra, de prestado, en el 10º piso del Banco Provincia centro. En la cartelera exterior nada se indica de esta presencia. Si existiera un problema serio, bajar la escalera es un hecho imposible para muchos de los que van a consultar. Hace poco se cayó un ascensor. El personal, tanto aquí y allá, voluntad, cordialidad, comprensión, pero si fallan las herramientas… Muchos marplatenses acuden a la delegación de Miramar para introducir peticiones, absurdo”.

Puntualizan, también que “el sistema informático es lento y repetidas veces se cae. En esto, en general falta inversión de ese superávit que el IPS no puede manejar en razón de las apetencias que ha tenido la provincia por sus dineros. Desde hace mucho, el sitio oficial presenta dificultades de 8 a 15 para que el afiliado busque ciertas necesidades. “Le informamos que estamos trabajando para hacer más eficiente este servicio”. Si esto se alarga en el tiempo como ocurre, es una mentira más. No se está trabajando.

“Los atrasos son manifiestos, las desigualdades patéticas (se sacan jubilaciones en tres meses y el envío de un expediente desarchivado, de La Plata a Mar del Plata demora 6 meses). Las respuestas son mezquinas e insólitas; las faltas en las normas alarmantes, en tanto, se exige hasta la última coma al jubilado y al activo que busca su jubilación”, afirman.

Por otra parte, aclaran que “nos denominamos JUBILADOS ACTIVOS, una clara contradicción, el JUBILADO debe ser PASIVO, pero nos mantienen así al necesitar defender como podemos nuestros derechos. Hoy estamos acudiendo a la Defensoría del Pueblo de la provincia y ahí están todas nuestras demandas. No tiene que ir muy lejos la administración en un mañana inmediato que hoy debe estar decidiendo políticas y cambios prometidos”.

Después de poner en autos a las nuevas autoridades provinciales sobre el panorama que heredaran, hacen hincapié en que “es una deuda que deberá afrontar la próxima administración y a ellos recurrimos anticipadamente para que en una renovación política de personas, se prevea un cambio en la escala descripta en la consideración y atención de los que deben acudir al instituto”.

Y concluyen pontificando que “hemos escuchado respeto y cuidado de la tercera edad. Corregir todo esto es hacer honor a la palabra empeñada, la que fue creída por una parte importante de la población bonaerense. A cumplir, en consecuencia”.

Roberto Latino Rodríguez

Los comentarios están cerrados.