Ciudad, Información General

La base naval de Mar del Plata, un lugar de culto para los turistas por el submarino

Muchos aplauden al pasar con los tours de paseo o dejan mensajes de apoyo a las familias de los 44 tripulantes.

blank
Mar del Plata: 28-1-18 Base Naval, los micros de paseo rinden homenaje a laos desaparecidos del ARA San Juan a modo de aplauso
foto: Fabiian Gastiarena
“A su derecha van a empezar a ver un montón de banderas argentinas y de cartas. Es que estamos llegando a la base naval a la que debía volver el submarino ARA San Juan con sus 44 tripulantes”. La explicación no ha terminado, pero alguno de los más de veinte turistas que viajan en este colectivo que recorre distintos puntos emblemáticos de La Feliz empieza a aplaudir, con cierta timidez pero sin dudas. Se le une su compañera y algunos desconocidos se envalentonan y aplauden también. Otros se apuran a asomar la cámara de fotos por la ventanilla y hacer foco en las banderas que están a punto de aparecer. El guía sigue: “Para esos tripulantes, como homenaje, voy a pedir un aplauso, y ojalá alguna vez se sepa la verdad sobre lo que pasó”.
Ya nadie duda en aplaudir, incluso los que sacaban fotos interrumpen la tarea para rendir homenaje: la base naval se ha vuelto un lugar de tributo para algunas de las excursiones turísticas que recorren Mar del Plata. “Cuando volvemos de la Gruta de Lourdes y del puerto -dos puntos clásicos en los tours prefabricados que recorren esta ciudad- sí o sí pasamos por la base naval para ir al punto de regreso en Plaza Colón. ¿Cómo no iba a decir algo sobre los submarinistas? Pasás por ahí, algún tipo de homenaje tenés que ofrecer”, dice a Clarín Marcos Elgarrista. Es guía de uno de los colectivos -rebautizados por los usos y costumbres y por los ploteos que ostentan como “trenes de la alegría”- que disminuye la velocidad ante la base de la Armada. “Aquello negro que emerge ahí es el submarino Salta. Ahí debía amarrar el San Juan”, les dice Marcos a los turistas que lo escuchan y que pagaron 200 pesos por un recorrido de dos horas.

Ese tributo, el que suena en los micrófonos de algunos tours, es uno de los tantos que turistas y locales despliegan espontáneamente al encontrarse con la base naval que las banderas y mensajes han reconvertido en una especie de santuario pagano.

“Nos da mucha fuerza ese apoyo, escuchar esos aplausos cuando estamos en la base, o ver que hay gente que se saca una foto y la comparte en las redes sociales: es una forma de sentir su cercanía y también de que no se deje de hablar de los 44”, sostiene María Victoria Morales, madre del submarinista Luis Esteban García. Marcela Moyano, pareja del tripulante Hernán Rodríguez, agrega: “Observar que los turistas aplauden, sacan alguna foto o dejan algún mensaje es muy emotivo por todos nosotros, porque nos da la sensación de que todo un país reza por ellos”.

No sólo hay homenaje, sino también curiosidad: “Muchos me preguntan qué pasó con el submarino. Quieren saber qué pensamos en Mar del Plata, si hubo alguna cosa extraña o no”, cuenta Elgarrista. Organiza recorridos turísticos en esta ciudad desde hace más de veinte años, y en su recorrido hay otro aplauso que funciona como homenaje: es al pasar por el edificio Maral 39, del que cayó Alberto Olmedo en 1988.

Con el correr del verano, los metros de alambre de la base naval que se ocuparon con banderas y carteles fueron cada vez más. “44 héroes del ARA San Juan: no los olvidaremos”, dice una de las banderas menos despintadas por la lluvia y el sol.

Cada vez que los familiares de la tripulación desplegaron sus banderas ante autos y colectivos en los semáforos rojos del boulevard costero, recibieron aplausos y bocinazos como muestras de apoyo. Hubo incluso quienes bajaron de sus autos para cantar el Himno junto a ellos.

Aún no hay respuestas sobre el paradero del submarino, pero ya hay un sitio que, de forma espontánea o sugerida por los operadores turísticos, evoca la memoria de su tripulación.

Clarín

Los comentarios están cerrados.