Carta de Lectores, Opinión

Kicillof y Berni con alta exposición: ¿existe competencia?

En un planeta cuya comunicación se transmite de un punto a otro del mismo con la velocidad de la luz, mal puede tener actualidad o ser importante cuando, en instantes, una noticia es eclipsada por otra de igual o mayor tenor.

Desde hace unos días tenía pensado manifestar algo referente a los vaivenes políticos (más bien los considero delitos aberrantes) a los que nos someten en la Provincia de Buenos Aires personajes nefastos como el gobernador Kicillof y su ministro de seguridad, Sergio Berni. Desinteligencias con el gobierno nacional, en la figura de Sabrina Frederic que responde a Horacio Vertbisky han logrado que, en esta etapa crucial de una pandemia que nos sorprende sólo con la ventaja relativa de mantenernos “guardados”, los encuentre enfrentados por el solo hecho de lograr cada uno, una cuota-parte de poder mayor en este despellejamiento a la que día a día someten a esta atribulada patria.

La decisión de Berni acerca de “blindar” el conurbano bonaerense con fuerzas policiales de distritos “menos calientes”, ha tropezado con la resistencia de muchos intendentes que se resisten a debilitar a sus municipios en cuanto a seguridad se refiere.

Parece que, desconozco si razonablemente o no, han dado marcha atrás con esa polémica iniciativa. Ello resulta una muestra más de la debilidad jurídica con que se sustenta el aparato provincial y, por qué no decirlo, toda la absurda y stalinista política nacional.

Lo llamativo, pese a los reveses, es que, en el caso de la tan prematuramente enriquecida Vice-Presidente de la Nación, es la bastonera en el redoble de apuestas.

Para finalizar este escrito, que no es más que un grito de angustia, sabemos que vienen por todo, que Venezuela y Cuba ya se encuentran con solo doblar la esquina (y conocemos el resultado). Por éllo debemos estar más cohesionados que nunca, respetando la cuarentena pero haciendo oir el clamor de disgusto frente a tanto y tanto atropello gubernamental.

 

Alberto Ercilio Valente

Los comentarios están cerrados.