Policiales

Irene, víctima de usurpación: «Quiero que me devuelvan la vida que me robaron”

esteeeeeeeeeeeeeeeeeee-1024x512 La vivienda del barrio Costa Azul antes de ser usurpada.

Desahuciados y a días de quedarse en la calle, lo afirmó Irene Idesis de 60 años junto a su marido Oscar Jontín de 75, a la espera de un milagro y que alguien se apiade de ellos para devolverles la sonrisa que perdieron desde su llegada a la ciudad. “No sabemos qué hacer ni a quien más recurrir, nos quitaron todo lo que teníamos y nadie hizo nada por darnos una mano. No damos más, toda una vida trabajando para quedar en la calle como si fuéramos vagos o chorros, al final ellos tienen derechos y a nosotros nos ignoran por completo”, aseguró a mdphoy.com Irene, destrozada por la situación que les toca vivir junto a su esposo.

Como lo presentamos en este portal el octubre pasado, la pareja capitalina escogió Mar del Plata para vivir sus últimos años, cerca del mar y sobre todo buscando algo de tranquilidad por sobre la locura generalizada de Buenos Aires. Sin dudas la idea no fue la mejor opción ya que una seguidilla de acontecimientos desafortunados, cambió la vida de este matrimonio y transformaron sus días en un martirio.

Luego de construir con mucho esfuerzo su propia vivienda en el barrio Costa Azul, dos delincuentes, vecinos ellos, de 54 y 23 años, no solo le usurparon la casa sino que además la incendiaron con todas sus pertenencias y robaron los elementos de valor de su propiedad. “La justicia le otorgó temporalmente a estos tipos la tenencia de la propiedad y la misma la han desvalijado, por más que quisiera volver no tengo nada”, señaló la víctima.

Asimismo no dudó en expresar que “La Asociación de Fomento del barrio nunca nos escuchó, no sabemos si por miedo o porque razón, pero nos tuvimos que ir porque nos amenazaron y hasta nos prendieron fuego la puerta de la casa antes de usurparla”.

Pasaron denuncias, un centenar de viajes a la fiscalía y sin abogado por no poder pagarlo, miles de excusas para no atenderla, más de una veintena de e-mails a diferentes políticos de nuestro medio y de capital, rogándoles que la escuchen y nada. Entre ellos Sergio Massa, Daniel Scioli y Gustavo Pulti, fueron los signados por la sexagenaria, pero nadie se dignó a atenderla, solo la contención de su marido afectado por una enfermedad que se agrava con el tiempo, “es la caricia que aún me mantiene con vida”, describió la damnificada.

“Recibimos algunos llamados y nos prestaron un departamento que es justamente en el que estamos viviendo, pero lo tenemos que entregar y no sabemos a quién más recurrir”, aseguró. Y continuó “necesitamos un lugar para vivir, lo que fuere”.

Acto seguido indicó que “fuimos a Desarrollo Social y nos dijeron hace 20 días que se iban a comunicar con nosotros y hasta ahora nada, y encima debemos entregar el departamento en dos días”. Y añadió que “estamos desesperados porque vamos a tener que dormir en la calle, cuando nos estafaron, nos usurparon y nos robaron. Quiero mi casa, a la que le puse peso por peso trabajado. Quiero que me devuelvan la vida que me robaron”, sentenció al borde de un ataque de nervios Irene.

El desconsuelo es total, sus miradas oscuras y perdidas describen un paisaje triste y anodino. Ya casi no hay fuerzas para seguir y encima están al borde del desalojo luego de ser estafados e ignorados por la justicia, que una vez más demuestra no estar a la altura de las circunstancias.

Enlace relacionado:

octubre 3, 2014 5:13 am

Usurpadores los dejan en la calle tras una vida de trabajo

Los comentarios están cerrados.