Ciudad, Información General

Ir a la costa y volver, 45% más caro que el año pasado en peajes, combustible y comida

blank
El cálculo se hizo sobre la base de un vehículo naftero y consumo de 7,5 litros premium, fuera de la hora pico; también contempla el costo de las paradas gastronómicas

Se acerca el cierre del año y, con nuevo gobierno y movimientos por un paquete de medidas económicas cargado de ajustes, habrá que rezar para que el nuevo escenario no impacte demasiado sobre el presupuesto de este verano que (aun con estas condiciones) se pone en marcha con grandes ilusiones.

A la fecha, si nada cambia en las próximas horas, quien tenga valijas armadas y automóvil alistado para salir desde la Capital hacia Mar del Plata deberá desembolsar en promedio casi $4700 solo en viaje de ida y regreso. La cuenta incluye combustible y peajes y representa una suba de casi 45% con respecto a igual fecha del año pasado.

La proporción de incremento será la misma para quienes hayan decidido o estén evaluando descansar en balnearios vecinos. El segundo favorito en cada temporada es Pinamar. En igual tipo de vehículo se calcula que solo en concepto de transporte se irán unos $4200, también con nafta peajes contemplados en esa cifra, ida y vuelta.

El cálculo se realizó sobre la base de un vehículo con motor naftero y consumo de 7,5 litros de nafta premium de YPF, petrolera que marca el piso de valores en ese mercado. Y también contemplando las tarifas más bajas en los puestos de peaje de entrada y salida a Buenos Aires, en los que se aplican valores más altos durante la franja denominada «horario pico».

En similares niveles se sentirá el impacto a mitad de camino, con las habituales y a veces necesarias escalas en puntos gastronómicos en procura de un refresco, desayuno o merienda al paso, o quizás una tranquila parada para disfrutar de las parrillas que tientan a la vera de la ruta 2. Son un verdadero y más que atractivo paseo desde el cruce con la ruta 63 y durante los primeros kilómetros rumbo a la costa.

Partir desde la ciudad de Buenos Aires con el tanque lleno será una gran ventaja para los turistas. Es que en las estaciones de servicio metropolitanas los valores son más bajos que en la ruta y las localidades de la costa. Con la última corrección, aplicada a inicios de este mes en función de una postergada actualización de impuestos a los combustibles, en los surtidores de Shell figuraba a $62,39 el litro de nafta premium. Aquí, bien cerca del mar, se paga $66,24.

En el recorrido también habrá que cuidarse de respetar las normas de tránsito, entre ellas, los límites de velocidad para cada tramo. Los excesos pueden costar muy caros tanto en riesgo de accidentes como en lo económico. En total, hay casi 30 radares fijos repartidos entre ambas manos de las rutas 2, 11, 63 y 74. A esos -cuya ubicación está bien difundida, y de la que se recomienda tomar nota en la web del gobierno bonaerense- habrá que sumar otros móviles: algunos corresponden a municipios y otros son monitoreados por puestos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

Los valores de las multas están determinados por unidades fijas (UF); cada una equivale al valor de un litro de nafta súper en YPF. Hasta fin de año se mantendrá en $53,84. A la fecha, un exceso de velocidad se sanciona con entre $8000 y poco más de $53.000.

Una pausa

Aunque es un viaje que se cubre en poco más de cuatro horas, es habitual que quien viaja en auto se tome una pausa. Más si se viaja en familia y con chicos. Si bien hay autonomía de combustible, la recarga de termos para el mate suele marcar la primera escala. El agua caliente se paga entre 10 y 20 pesos.

La otra escala que parece obligada es por algunas medialunas de las que han ganado fama en ese corredor. La docena, que el año pasado se pagaba $180, ahora está a $310. Un café con leche con tres unidades saladas o dulces, según el parador elegido, cuesta entre 150 y 175 pesos. En diciembre anterior, el mismo combo variaba entre 100 y 120.

¿Comidas al paso? Una pizza individual vale $150. Un sándwich de milanesa anda en $320/$350, casi lo mismo que una hamburguesa doble, en ambos casos con papas y gaseosa o agua.

Pero también hay quienes toman el viaje como parte del plan turístico e incluyen la gastronomía rutera como primer gran gusto del período vacacional. O el último, ya en pleno regreso. Decenas de costillares, también lechones y algún cordero, forman un círculo alrededor de la leña que arde, con llamas bien grandes al costado del pavimento.

Con porciones que prometen ser para compartir, el asado al asador se paga unos $480, y $440 si es a la parrilla. A $520 sale el vacío, y jugoso o a punto se pide el bife de chorizo, que en carta figura a $550. Chorizo o morcilla, sentado a la mesa, se paga $100; en sándwich, para llevar, desde $130 y $200, si se lo pide con papas y bebida. El aderezo -salsa criolla o chimichurri ,los recomendados del parrillero- va sin cargo.

Para el regreso también hay que pensar en algunos regalos. Alfajores parecen ser el clásico, imbatible. Los marplatenses, según marcas, se pagan hasta $590 la docena. También están los de mitad de recorrido: allí, todavía, ofrecen a 50 pesos cada uno y $485 la docena.

Si los destinatarios son amantes de lo salado, a metros de las banquinas hay puestos con productos regionales. Picadas (salamín más pan casero) por $390 o $450 si al combo se le agrega una botella de vino patero.

Algunos precios

  • $4700: Deberá abonar en promedio quien viaje entre Buenos Aires y Mar del Plata, ida y vuelta, en combustible y peajes. Entre Buenos Aires y Pinamar, el monto es de $4200.
  • $150/$175: Cuesta un café con tres medialunas en la ruta.
  • $320/$350: Cuesta un sándwich de milanesa o hamburguesa, con papas y bebida.

2 Comentarios

  1. Y la ruta 2 de Dolores a Mar del Plata está mal seminario destruida es una vergüenza. Es la vieja rurales 2 doble mano que quedo BS AS – MDQ, que fue recatada y hoy es UN DESASTRE.

  2. Y la plata de los peajes, ¿ cuando la van a usar para hacerla nueva?. Son unos LADRONES. Y la provincia parece wue cierra los ojos y hay Diego para rato.