Ciudad

Insisten el desalentar el uso de la pirotecnia  

 

El Concejal Mario Rodríguez presentó días atrás un Proyecto de Comunicación por medio del cual “El Honorable Concejo Deliberante del Partido de General Pueyrredon, solicitó al Departamento Ejecutivo que promueva mediante campañas de difusión, el desaliento al uso de pirotecnia”. Dicho Proyecto fue aprobado por unanimidad.

La mencionada Comunicación 4528 pidió al Departamento Ejecutivo que contemple la posibilidad de llevar adelante una campaña de difusión desalentando el uso de la pirotecnia, advirtiendo sobre el peligro del uso de la misma, y las consecuencias en la salud.

No deben ser olvidados en el orden del tratamiento del presente proyecto, los enfermos que requieren del reposo y la tranquilidad. Que los estruendos provocados por la pirotecnia atentan contra su salud, conduciendo al cuerpo a altos niveles de stress y el consiguiente aumento de la presión, los males cardíacos, los trastornos de orden mental, etc.

Además de los daños en la integridad física y psíquica de las personas, y de la contaminación acústica en el ambiente, la pirotecnia produce traumas y accidentes irreparables en la fauna urbana. Las mascotas, debido a que su oído es diez veces más sensible que el humano, ante el estado de pánico que padecen por los estruendos suelen precipitarse, se entorpecen sus sentidos y capacidades. Buscando huir de la traumatizante situación, resultan con heridas, o se pierden, con el lamentable perjuicio ocasionado a sus propietarios.

Los animales en estado de libertad, abandono y/o maltrato, al no tener donde refugiarse ni quien los ampare sufren aún más los daños, pues al huir de los estallidos terminan accidentados, traumatizados, con pérdida de capacidad auditiva, destinados a una muerte cruel y/o causando accidentes automovilísticos.

Es dable recordar que la Ordenanza 21622 prohíbe en el ámbito del Partido de General Pueyrredon la comercialización y depósito de los elementos pirotécnicos, clasificados como venta libre, no autorizados por el Renar.

Un comentario