Destacado, Política

Inseguridad: Colapso policial, judicial y penitenciario; la política del abandono

Qué quiere decir Pulti cuándo reclama más intervención de los fiscales o desde su entorno sus colaboradores impulsan descentralización del Ministerio Público Fiscal. El intendente municipal, una vez más, busca una salida de escapar hacia adelante. Está acorralado sin ser fiscal ni ser policía, es quien está en el primer escalón del descontento y el reclamo de los afectados. Sin aparecer como desentendido del problema, es funcional a este estado de falta de protección, donde definitivamente el delito ha ganado la calle, con enorme supremacía sobre las estructuras que deben aplicar el orden o la corrección pública.

Mar del Plata ostenta los peores índices del delito registrado en la Provincia de Buenos Aires, según las estadísticas oficiales. El arranque del año nuevo, no ha sorprendido. Dos muertos en ocasión de robo en menos de una semana, merecen otra respuesta desde todos los órdenes del poder. La gestión tiene sólo un matiz: gris. Desde la intendencia ya se asume como propio este flagelo, acompañan mientras el cuerpo aguante, sin vislumbrar que la tolerancia es una virtud que también se agota. Debería tener en cuenta que ahora también le echan la culpa de la inflación, y luego vendrán por lo demás. Ya no se acepta de que se trata una sensación, más vale que irrita esa excusa.

Las cárceles deberían cumplir una función resocializadora de los reos, en cambio en la actualidad su función se limita a mantener al margen de la sociedad ciertos elementos de la misma que, de otra manera podrían causarle daño. Esa función se torna de imposible cumplimiento debido a su sobrepoblación y a la falta de recursos de todo tipo.

Debido al colapso del sistema penal en su totalidad, se han instaurado ciertas prácticas judiciales, que si bien son políticamente correctas, porque no van en contra de la ley, pero si en contra de su espíritu, están dirigidas a que el sistema judicial siga funcionando a pesar de sus falencias.

Existen figuras contemporáneas tendientes a que los reos recuperen su libertad anticipadamente ( libertad asistida, salidas transitorias) bajo el pretexto de generar mejores condiciones para la resocialización , las cuales en la práctica no generan los resultados enunciados por causas de distinta índole que atañen a nuestra sociedad contemporánea ( económicas, sociológicas, psicológicas etc.) y que los jueces aplican con un criterio amplio porque de lo contrario les sería imposible alojar a la totalidad de los presos con condena .

Dichas figuras sólo sirven para descongestionar las cárceles y los jueces son una parte fundamental, para que este sistema deficiente continúe funcionando de la única manera que puede funcionar, sino se le asignan más recursos o baja la tasa de criminalidad.

Se percibe además, como otro mecanismo para sostener un sistema deficiente, por parte del ministerio publico fiscal, cierta reticencia a considerar el hecho como delito, aplicando un criterio restrictivo al respecto, que tiene por finalidad desestimar la mayor cantidad de denuncias y en los casos en que la denuncia es receptada habría que preguntarse cómo se lleva adelante la labor investigativa que debe ser impulsada por la fiscalía ¿por qué los hechos no se esclarecen? ¿Hay voluntad de investigar de manera adecuada? ¿Se llevan a fondo esas investigaciones? , de no ser así ¿Cuál es la causa? , ¿Falta de capacidad?, ¿Falta de voluntad? O simplemente es el modo en que funciona actualmente la justicia debido a la falta de recursos, ¿debemos acostumbrarnos a esta clase de “justicia “?

Distinto es el hecho registrado hace algunos meses, donde los vecinos hicieron justicia por mano propia, durante una tentativa de abuso sexual contra un menor, por tratarse de un delito que afecta la sensibilidad de la gente de una manera muy profunda y que lleva a que dicho accionar sea socialmente aceptado y como consecuencia de ello la labor investigadora de la justicia pueda verse obstaculizada, por el consenso entre los vecinos de no brindar datos respecto de tan aberrante acto. Más próximo o más lejos de la realidad esa es la “sensación “de cómo funciona la justicia en nuestro país.

Un comentario

  1. BUENA NOTA.TODO ESTO ES RESPONSABILIDAD DE PULTI .ESE SR ES EL INTENDENTE Y POR ENDE MAXIMO RESPONSABLE DE LA POLITICA DE SEGURIDAD DE LA CIUDAD.ESTE SEOR NOS TMADE PELOTUDOS Y CREE QUE CALLANDOSE LA BOCA NO NOS DAMOS CUENTA DE SU INACCION-PULTI ES PA LOS GILES!!!!!