Ciudad

Inmobiliarias sufren el cepo y la competencia desleal

tgfcds“La idea de lo nacional y popular destruyó el rubro inmobiliario, desde lo estrictamente turístico y sobre todo la venta. No creo que haya alguna inmobiliaria que le haya ido bien en todo este tiempo. El cepo nos liquidó, pero que vas a hacer son gobiernos que pasan, dentro de poco se van”, aseguró Alberto propietario de un negocio inmobiliario en zona céntrica.

La actividad sufre uno de los peores momentos de su historia. A partir de las restricciones implementadas para las operaciones con el dólar estadounidense como moneda, comenzó una etapa de declinación, que en la actualidad se ha profundizado a partir de la competencia desleal en la que intervienen los encargados de edificios.

Los mismos, frecuentemente, tienen a disposición departamentos u otras unidades de viviendas temporarias con las cuales intervienen en el mercado de los alquileres de verano, un fin de semana largo, una semana, diez días, una quincena etc. Como no tienen control de ninguna especie, el rubro tiene un fuerte impacto económico en las inmobiliarias, ya que reducen su actividad, frente a estas transacciones que se hacen completamente en negro, muchas veces con acuerdo de sus propietarios.

“AFIP vino dos veces en noviembre y nos solicitó: talonarios de factura, el que está en uso y el anteúltimo, boleta de luz para registrar número de cliente, monto de la factura, kilobytes consumidos, y días del consumo, contrato de locación o escritura, entre otros”, señaló Fabiana empleada.

Acto seguido agregó que “mientras que los encargados de edificios aparte de cobrar un sueldo alto por su trabajo, ejercen la «profesión» sin título ni matricula. Porque alquilan departamentos, hacen de intermediarios en las ventas, y nadie ejerce un control sobre eso, ni la administración, ni ningún ente estatal. Ni hablar que de todas las operaciones que ellos llevan a cabo, no tributan a nadie y es muy injusto para el rubro inmobiliario, ya que por cada operación que se realiza se debe tributar”.

A pesar de las quejas formuladas ante el Colegio de Martilleros, la situación no logra regularizarse, agregando un nuevo padecimiento a una actividad que literalmente “se ha quedado sin mercadería” no hay ventas de inmuebles y las locaciones de temporadas se hacen con los porteros de edificios y con el uso de internet.

Por su parte el presidente del Colegio de Martilleros, Miguel Ángel Donsini, mantiene una relación política vinculada al oficialismo, y se considera que no ha sido suficientemente enérgico ante estas irregularidades.

“Es una vergüenza que tenga a la AFIP una hora metida en mi local, mientras que frente a mi negocio tengo un encargado de edificio que alquila y vende departamentos como si nada, cuyos dueños se los dejan para que maneje. ¿Por qué  no le hacen una multa al consorcio? Tengo todo en regla y pago todo mis impuestos y esta actividad continua como si nada”, aclaró Alberto.

Y concluyó que: “esto ocurre mientras que el Colegio de Martilleros no hace nada y conoce perfectamente que esto sucede desde hace tiempo, la verdad es muy difícil sostener empleados y un negocio en regla en este país. Sin ir más lejos se están fusionando los comercios para abaratar los costos del alquiler y de esta manera tratar de no despedir a los empleados”.  

Los comentarios están cerrados.