Ciudad

Hospice Mar del Plata albergará a personas de bajos recursos

hospice2Empezó el 4º Encuentro del Movimiento Hospice Argentina en Mar del Plata. En la apertura, la presidenta del organismo Natalia Gonzalez Otharan, anunció que contarán con una casa para alojar a personas de bajos recursos que atraviesen la etapa final de su vida. Allí recibirán cuidados paliativos.

Otharan declaró que “venimos trabajando en la ciudad desde hace cuatro años. En el primer momento éramos muy poquitos pero con muchas ganas. Empezamos a formarnos junto a un médico especialista en cuidados paliativos porque el acompañamiento debe ser delicado y adecuado”.

“Luego, a través del padre Héctor Díaz y de gente que nos iba conociendo, nos fuimos contactando con personas que padecían enfermedades avanzadas y nos necesitaban. Ahí empezamos a acompañarlas, yendo a las casas con el voluntariado, ayudándolas no solo desde el alivio médico, sino en la contención familiar. Se trata, también, de ser familia de aquellos que no la tienen. Salir al encuentro del otro y que el protagonista sea el otro”, dijo.

Leer: El Movimiento Hospice celebra su 4º encuentro nacional en Mar del Plata

En ese sentido, explicó cómo mejorará la atención el hecho de contar con la casa. “A las personas que más nos necesitan, muchas veces no podemos llegar a de la mejor manera porque no tienen  un lugar donde poder estar o el lugar no tiene las condiciones adecuadas para poder hacer el acompañamiento. Por eso en esta última etapa tenemos el desafío de tener un lugar, la casa Hospice, para poder recibir a esas personas”.

“Estamos muy cerquita de tener una casa a través del obispado. Va a tener que ser remodelada, adaptada y puesta a nuevo. La casa nos permitirá recibirlos y que se sientan en su casa. Hospice tiene que ver con la hospitalidad, que los pacientes dejen de ser pacientes y pasen a ser huéspedes”, sostuvo.

“Es un lugar diferente a un hospital, donde uno puede compartir, encontrarse. Tiene que ver con esto brindar un lugar que va más allá de la atención de médico y enfermera. Por eso contamos con psicólogos, terapistas ocupacionales y voluntarios que acompañan. La casa es como cualquier casa y además la clave es el amor con que se hace. Tener una casa así en Mar del Plata es algo que aliviaría muchísimo. Vamos a poder trabajar con el hospital que podrá derivar a personas que muchas veces no tienen cama y son mandados a sus casas”, indicó. Agregando que “no acompañamos a morir, acompañamos a vivir”.

El encuentro se desarrollará hasta el próximo domingo en la Villa Marista y reúne a gran parte de los quince hospice que funcionan en quince ciudades de todo el país.

Matías Najún, fundador del Hospice Buen Samaritano y ganador del premio Abanderados de la Argentina Solidaria, participa del Encuentro y destacó que “el objetivo es que todos los Hospice de Argentina podamos compartir nuestra experiencia, reencontrarnos, crecer juntos para que este modelo tan humanizado de cuidado para personas en el final de la vida siga creciendo, difundiéndose, convocando gente, formando voluntarios, entrenando los ambientes sanitarios de todo eso que tanta gente en el final de la vida necesita y de lo que estamos convencidos“.

Al ser consultado sobre la Filosofía Hospice, comentó que “lo primero es reconocer que del otro lado hay un ser humano, una persona como cualquiera de nosotros que está en un momento de mucha vulnerabilidad como es el final de la vida. Lo segundo es que hay un cuidado paliativo eficiente, profesional que tiene herramientas como el alivio de los síntomas, el acompañamiento, la contención familiar, el ayudar a la persona a elaborar ese momento y hacer que ese, sea un momento para vivir y protagonizar. El Hospice va llevando ese mensaje. Es un tiempo de vida. No acompañamos a morir, acompañamos a vivir ese tiempo hasta el final”.

En cuanto a la situación que vive un enfermo terminal en Argentina, Najún precisó que “hoy solo una de cada diez personas que requieren cuidados paliativos acceden a estos cuidados que cualquiera de nosotros merecería o querría en un momento como ese. Entonces frente a tanta necesidad se necesitan cada vez más manos, equipos, políticas”.

El movimiento Hospice es una respuesta muy concreta porque ofrece instituciones, hogares para alojar gratuitamente a la gente especialmente a los más pobres. Es una respuesta no solamente médica sino social. Además del cuidado, del lugar para alojarlos, cada vez más equipos integran profesionales, forman voluntarios: estamos llevando un mensaje a la sociedad, contagiando y sumando manos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*