Información General

Hay una organización narcocriminal detrás del Indio Solari

¿Por qué sus espectáculos gozan de controles laxos? ¿Por qué rechazan la presencia policial? ¿Por qué apelan a personal privado que la misma producción contrata? ¿Por qué se permiten desmanes que dañan a terceros o a sus bienes? ¿Por qué se permite una sobreventa incalculable sobre la capacidad autorizada? ¿Por qué los excesos que provocan, llevan inexorablemente a la pérdida de vidas humanas?

Es imprescindible clarificar estos interrogantes para evitar nuevas tragedias, y si es necesario y no están las condiciones adecuadas para semejante movimiento, no autorizarlas, los funcionarios con la ley en la mano tienen todos los atributos para hacerlo, aunque resulte incorrecto políticamente.

Los argumentos que esgrimen en cuanto a las características de su público, que obligan a montar los shows en grandes superficies abiertas, no mejoran las consecuencias, sino que se utilizan para evadir los controles, fijando normas excepcionales y excluyentes, que sólo rigen para sus espectáculos.

Tragedia en el recital del Indio Solari: dos muertos confirmados y varios heridos

Desde el lunes 6 de febrero a la madrugada (cinco días antes), fue una tortura viajar a Olavarría, haciéndolo desde Córdoba, Santa Fe y otras ciudades bonaerenses. Pasajeros provenientes de Venado Tuerto vivieron una pesadilla en uno de esos viajes, y no denunciaron a los adelantados del Indio, por temor a que los choferes no los pudieran bajar de la unidad y que la policía no interviniese. Lo cual presumía el riesgo de pasarla peor. El alivio llegó cuando los dos hombres descendieron en Olavarría, luego de tener en vilo a todos los pasajeros. Es decir que estamos ante casos de alteración del orden público en un transporte público. No se está garantizando el estado de Derecho.

Hay armado un negocio a todas luces híper lucrativo. Además de las entradas cuyo valor era de $ 800 hay una estructura que comercializa el resto de las ventas, bebidas con y sin alcohol, alimentos y otras sustancias, para los cuales no existen ningún tipo de controles, ni siquiera bromatológicos.

Estamos hablando de una capacidad de convocatoria de 6 (seis) River y Boca, siendo conservadores en la comparación: 300.000 personas. Seis superclásicos oficialmente se juegan en tres años por calendario. Hoy existe tecnología que permite con precisión indicar cuántas personas hay en determinada ocasión, así cuentan el ganado en miles y miles de hectáreas. Precisar una concurrencia a un espectáculo, acto político etc. ha dejado de ser una virtud personal, más o menos acertada, la técnica ahora lo mide con precisión aritmética.

Comunicado oficial de la producción del Indio Solari: “Están vendiendo pescado podrido”

Muy posiblemente en el total del bordereaux, la venta de entradas no sea uno de los ítems que más recauda en una de sus misas, como les gusta llamar a sus fanáticos en cada presentación de su ídolo. Habilita a pensar que es un lugar ideal, para comercializar sustancias prohibidas. El análisis del fantástico poder de convocatoria, las conductas y comportamiento dentro de los límites y en el exterior de los lugares habilitados, es materia de especialistas con rigor científico, ante los cuales se acaban las decisiones políticas y las consideraciones periodísticas.

Es una provocación de Solari apelar a lo que vulgarmente se entiende como “pescado podrido”, cuando hubo decenas de miles de personas, que observaron y padecieron lo que narran en diarios, radio y televisión. No hay nadie que haya armado una crónica sin testigos en el lugar del hecho. Lo cual nos ubica ante un actor, Indio Solari, que es un mentiroso compulsivo y que ha montado una estrategia para enfrentar a la justicia, desde la base de utilización de falsos argumentos.

El pogo mas grande del mundo: incidentes en la terminal de ómnibus tras el trágico recital

Al predio conocido como La Colmena lo hicieron de goma, porque es su estilo, van sin entradas porque saben que ingresan igual, porque los controles responden a la propia organización que no cortó entradas en muchos casos, mientras que en otros se ingresó con fotocopia color de las entradas y en el desborde generalizado la entrada fue libre.

Los amantes de la música, quienes disfrutan de ese género y acuden a sus recitales, no son contenidos dentro de un contexto de violencia que se manifiesta superando aún la propia vena artística. Se trata de un acto cultural que en Olavarría debe interpretarse como un firme llamado de atención, si se propagan estas conductas asistiremos a un quiebre total de la sociedad o al riesgo de abordarlo próximamente.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

5 Comentarios

  1. Uhhh Dió lo unico que faltaba!

  2. “Estoy rodeado de viejos vinagres” …

  3. De cuarta la nota. XDS

  4. Organización narcocriminal ???? Bue lo que faltaba lo que menos hubo es organización jajajajaja por favor si queres saber algo del recital te doy nota y hablamos de muchas cosas que pasaron y que viví pero notas sin sentido no da.

  5. Pingback: Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante | santiagoldemaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*