Política

Hay gente mala en la política y malos  políticos

Caen bien parados porque disfrutan de privilegios y favores de lo que fue para el kirchnerismo la época ganada. Las relaciones con el chavismo, un manantial de operaciones con vínculos políticos, comerciales y económicos que dejaron abiertas las puertas de los negocios de Estado a Estado.

Al ex embajador  argentino en Venezuela se lo ha mencionado, desde el tráfico de influencias hasta la facilitación profesional y logística en temas vinculados al comercio entre nuestro país y los gobiernos de Chávez y Maduro. Los U$S 790.550.- sin declarar encontrados en un bolso por María del Luján Telpuk,  fueron un antecedente, con un protagonista como Antonini Wilson.

blank

José López, el ex secretario de Obras Públicas, fue uno de los oradores en Once Unidos del lanzamiento en 2011 de la candidatura a intendente. López, un hombre de Julio De Vido, naturalmente. La propuesta era de Gustavo Pulti  quien iba por la reelección a la intendencia. Les ganó la cuerda a los kirchneristas locales que con todo el aparato no llegaron a nada.

Después ante ese rotundo  fracaso electoral, quien terminó asumiendo como diputado provincial por la Quinta Sección Electoral. Así llegó a la legislatura en La Plata. Casi siempre opaco, no alcanzó gravitar demasiado (tampoco es fácil) pero se las rebuscó para hacer buenas migas en viajes al exterior con Manuel Mosca, un hombre de estrecha confianza de Vidal al que se le vino la noche, tras una denuncia por abuso, que lo borró de la política.

Y Juan Manuel intentó con una consultora y se dedicó a buscar clientes en tal carácter. Dos fueron notorias, Vilma Baragiola y Fernanda Raverta. La concejal radical, según el trabajo de esa consultora, ganaba cómodamente en la PASO del año pasado frente a Guillermo Montenegro, pero no, el actual intendente se quedó luego con la general y se llevó el premio del votante de CAMBIEMOS.

blank

En el caso de Raverta, la demora el 27 de octubre, en el reconocimiento del triunfo de Montenegro,  obedeció a que según los datos de esa consultora tratada al efecto le daba ganadora, aunque quedó ahí nomás, después de que se contara la última urna, de la última mesa y de la última escuela. Pero  en ese momento en el comando de la ahora ministra de Axel, se aducía que los números le daban arriba, otro fallo en encuestas, aún reconociendo que no todas han sido felices, hay que contar toda la verdad.

Las previas y las internas del PJK, que se libran por los cargos son descomunales, impiadosas y es una lucha a brazo partido, que hasta ahora lo han venido resolviendo de manera urbana, digamos, urbana dentro del ámbito del clásico peronismo donde conviven Hugo Moyano y Ebe de Bonafini, por ejemplo.

¿Quién se lo llevó a Juan Manuel? :“Massita”,  le dio el cargo de secretario General de la Cámara de Diputados de la Nación y ahí está el dato. Massita (como lo apodaba Néstor Kirchner) encontró el hueco,  para quien no había sido ni considerado por La Cámpora dentro de las listas kirchneristas en 2019. Lo cual deja otra lectura, cuál es el armado de Sergio Massa, quien terminó dinamitando la ancha avenida del medio, que decía estar construyendo con Consenso Federal, para irse al Frente de Todos. La ebullición en ese espacio es total, no es efervescencia, hay mucho calor ahí, calentura, mejor dicho y hablando en plata.

Notas vinculadas: 

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante: Margaritos se van arrastrados por Massa y se lanzarán en Mar del Plata

Visto, oído y comentado en el H.C. Delirante: Súper población en el cuarto piso

Un comentario

  1. De lo que sea muy al pedo