Arte y Cultura, Cine

Habemus películas

blank
Symbol. El film asiático integra la sección de comedias.

Por Mex Faliero
www.fancinema.com.ar

Arranque festivalero, salir para la sala de prensa y ver si te tienen preparada la acreditación. Este es más o menos el conflicto de todo cronista que cubre el Festival de Cine cada año: aviso que estoy en trámite de tal programa. Mientras, preparo la valija para estos días en los que uno salta de sala en sala. Ya saben, hoy a las 20 con Somewhere, en algún lugar del corazón comienza oficialmente el 25º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y FANCINEMA, por primera vez en su historia, tiene la chance de construir una cobertura diaria. El equipo está con un poco de nervios, veamos cómo sale a la cancha.

Igualmente las proyecciones comenzaron esta mañana. Algunos colegas ya nos han hecho mención de problemas en las salas, con el abarrotamiento de gente en las boleterías. Habituales confusiones del primer día, que esperemos sean subsanadas en el camino. No obstante ya es hora de que las cosas se organicen de mejor forma de antemano: si usted pasaba ayer por la puerta del Ambassador -por tirar un ejemplo- parecía que el cine había sido tomado. Son detalles, de imagen si se quiere, pero que suman y que demuestran, en todo caso, la calidad de esta organización.

Pero de las complicaciones organizativas ya hemos hablado y escrito suficiente. Y si no lo saben, pueden acercarse al estupendo texto que escribió Cristian Mangini acá al lado nomás (www.fancinema.com.ar/2010/11/mas-de-300-films-integraran-la-programacion-de-mar-del-plata-2010): todos lo años nos hacemos las mismas preguntas, si esto sigue y cómo sigue. Creo más que en el “cómo” y no tanto en el “sigue” está centrado el problema del Festival de Mar del Plata. Hay promesas de discutirlo, pero las mismas nunca se cumplen. Hay un INCAA algo desorientado y una ciudad que hace la vista gorda y se inflama con categorías A y cosas por el estilo, sin ver más allá.

Por eso, porque Mangini ya planteó una serie de dudas, no nos extenderemos sobre ello. De lo que hay por ahora y hasta el 21 de noviembre, todo son películas (y hay más de 300, sino chequeen www.fancinema.com.ar/2010/11/el-valor-de-una-letra/). Y esta, en definitiva, es la verdad de todo festival de cine: las películas. Ni las estrellas, ni la industria que se mueve detrás del telón, ni la (des)organización. Son las películas las que condenan, celebran o justifican un encuentro de esta magnitud. Y, de paso, un festival puede ser analizado exclusivamente por la calidad de lo que se proyecta.

Es ahí donde Mar del Plata revela su cara más subsidiaria de otros festivales: convengamos, la programación está centrada -sobre todo por ser noviembre el mes de realización- en hacer un recorrido por lo mejor que se ha visto en festivales efectuados a lo largo y ancho del planeta durante este año. Poca novedad, poco riesgo, sin que eso hable mal o bien de las películas: de hecho, esto permite por otra parte elaborar una grilla más perfecta en cuanto a calidad, ya que lo que se ve está probado. No hay posibilidad de falla.

Este asunto es ya una tara de Mar del Plata. Y se ha notado sobremanera en las últimas dos ediciones. Más allá de las retrospectivas -algunas logradas como la de Etaix o Zulueta, otras un tanto rebuscadas y despareja como la australiana y otras simpáticas pero que no agregan nada como la que convoca a John Hughes- y de las diversas secciones (cada uno tendrá su estilo preferido) conviene echar una mirada sobre la sección Panorama, donde están los nombres importantes, esos que hacen a la historia de los festivales. La Competencia, como el año pasado, al correrse un poco de la letra fina del contrato FIAPF logra convocar algunas películas interesantes, con nombres destacados. Como siempre, uno se hace una lista de acuerdo a lo que ha leído por ahí, a lo que viene con fuerza y a sus propios intereses.

Finalmente, y antes de salir para la sala de prensa, va una lista de recomendaciones apriorísticas. Tratando de evitar los consagrados (aunque hay un caso que se me hizo imposible), esos que ya son obviedad, va una lista de películas que pueden ser atractivas. Son 10, pero uno -espera- verá muchas más. Nos vemos a la vuelta, pero nos leemos mientras tanto.

-Fase 7, de Nicolás Goldbart
-Tournée, de Mathieu Amalric
Yo maté a mi madre, de Xavier Dolan
Cold weather, de Aaron Katz
Tiny furniture, de Lena Dunham
The rock ‘n’ roll dreams of Duncan Christopher, de Justin Monroe
Machete maidens unleashed!, de Mark Hartley
Robert Mitchum est mort, de Olivier Babinet y Fred Kihn
Symbol, de Hitoshi Matsumoto
Ese loco, loco deseo de amar, de Pierre Étaix

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*