Ciudad

Guardavidas: “Mar del Plata está como hace 30 años o peor”

Como ya es un clásico al comienzo de la temporada los guardavidas marplatenses advirtieron sobre la precariedad en la que se encuentran de cara al inicio de enero, mes de mayor afluente de turistas.

Los dispositivos de seguridad de la principal playa de la Costa Atlántica tendrían su propio talón de Aquiles. “En el sur de Mar del Plata ya no se cumple (la normativa vigente). Tenemos un déficit importante de guardavidas, porque la extensión es muy grande y nunca se ha podido equiparar con el centro siendo que lo que más ha crecido es el sur. La ley dice que para playas de gran afluencia se debe garantizar un guardavida cada 40 metros y en las de baja afluencia es uno cada 80 metros”, afirmó al medio Infocielo, Diego Serra, secretario Adjunto de la UGA (Unión de Guardavidas Agremiados).

En tal sentido añadió que “estamos muy lejos de eso, por ejemplo en los acantilados tenemos una playa de un kilómetro y en ese lugar hay ocho guardavidas, estamos muy lejos del número de guardavidas que debería haber”.

La situación de insumos y herramientas de trabajo es un déficit de años a tal punto que los mismos guardavidas deben reciclar paradores viejos para poder garantizar sus funciones plenas durante el verano. A esto se le suma que gran parte de los elementos de seguridad son comprados del mismo bolsillo de los trabajadores. A esta altura, la incorporación de motos de agua se vuelve un lujo si se tiene en cuenta que en muchas zonas ni siquiera cuentan con botes de rescate.

En ese marco, Serra apuntó: “hace dos años presentamos un amparo al municipio de General Pueyrredón y se lo ganamos. Nosotros como gremio veníamos sosteniendo que un montón de elementos, como casillas, torpedos, roscas y distintos elementos de rescate. Llegamos a un punto donde eso iba creciendo cada vez más y dijimos `acá llegamos´ y empezamos a requerirle al empleador, en este caso el municipio, que nos empiece a proveer como corresponde. Tuvimos que llegar al límite de un amparo porque nunca se cumplió. Hace dos meses la justicia alertó al municipio porque tampoco se estaba cumpliendo con los elementos necesarios”.

Cabe recordar, que durante la campaña electoral, el intendente Carlos Arroyo había prometido cambios en el sector turístico que no solo apuntaba al equipamiento sino incluso a la remoción de varias concesiones en beneficio del sector público. Poco y nada de esto ocurrió. “Con la gestión de Arroyo no hay ningún tipo de problemas en lo referente al diálogo pero seguimos teniendo el mismo problema de antes. Te atienden un poco más aunque las cosas no aparecen. Como gremio hemos tomado una postura de diálogo pero llega un punto que el diálogo se va a agotando porque las bases del sindicato nos presionan a los dirigentes para lograr los objetivos que no son otra cosa que lo planteado por la ley provincial”, agregó el referente de la UGA.

El balance de Serra es por demás alarmante ya que consideró que “Mar del Plata, en lo que hace a los elementos de rescate, está como hace 30 año atrás o peor”.

Asimismo, el dirigente sindical acotó que “hace 30 años había un equipo municipal preparado para todo lo que era el acondicionamiento del operativo, había jefe de mantenimiento de los elementos y todo un equipo preparado para lo que es la infraestructura del operativo, hoy eso no existe”.

Finalmente y reivindicando la profesión señaló que “el operativo de seguridad en playa funciona por el voluntarismo y el compromiso de los guardavidas, ya que muchos de nosotros nos compramos los elementos para trabajar”.

 

2 Comentarios

  1. Aquí el mas breve y acabado resumen de lo que es el PRO :

    “Con la gestión de Arroyo no hay ningún tipo de problemas en lo referente al diálogo pero seguimos teniendo el mismo problema de antes. Te atienden un poco más aunque las cosas no aparecen”

    Esto se conoce como técnica de “pasivo-agresivo” , uno de los cimientos y filosofías fundacionales del pensamiento PRO.

  2. Una ciudad que en gran parte vive del turismo, lo primero en lo que debe apuntar es a la seguridad, a los turistas visitan nuestras playas se le deben dar las garantías necesarias para su tranquilidad y la de su familia; lamentablemente ello no se respeta.