Policiales

Es el hijo de “Polo” Román el joven herido de cuatro balazos

201207211201_policeesaEn la noche de ayer al menos dos delincuentes a bordo de una motocicleta, interceptaron a un hombre de 36 años en la intersección de San Juan y Bolívar cuando se dirigía con una mochila y una valija a la estación Ferroatomotora. Luego de resistirse al atraco uno de los malvivientes extrajo un arma de fuego y le asestó cuatro disparos para luego darse a la fuga, la víctima fue auxiliada y trasladada al Hospital Interzonal donde se encuentra fuera de peligro.

Según información que maneja este portal,  minutos antes de las 24, Mariano Román, hijo del cantante Chalchalero Eduardo “Polo” Román, se dirigía a la terminal Ferroautomotora y fue interceptado por dos hampones que le exigieron sus pertenencias, la víctima se negó a entregarle las mismas y comenzó una violenta discusión con algunos golpes. En ese ínterin uno de los delincuentes extrajo un arma de fuego entre sus ropas y sin dudar disparó al menos en cuatro oportunidades a muy corta distancia, los proyectiles hirieron a la víctima en un brazo, una pierna, cerca del cuello y en la zona abdominal.

Luego del ataque ambos malvivientes se dieron a la fuga mientras que Román fue auxiliado por transeúntes y vecinos del lugar. Minutos después personal de sanidad se encargó de trasladarlo hasta el Hospital Interzonal donde se informó que el paciente se encuentra en buen estado de salud y que los impactos de bala no comprometieron ningún órgano vital.

En el lugar del violento hecho no solo se hicieron presentes efectivos de Comisaría Cuarta sino también el fiscal interviniente Eduardo Amavet.

2 Comentarios

  1. Vivo cerca de la Ferroautomotora y hace tiempo que los vecinos sabemos que son numerosos los asaltos a pasajeros que llegan o se retiran de la estación, especialmente en horas de la noche, sucesos éstos que se ocultan a los medios.
    Evidentemente, el plan de Scioli de marcar a los motociclistas con letras y números no sirve para nada (como tampoco la ley que prohíbe vender alcohol de 21 a 10 hs).
    Tampoco sirve el pretendido “blindaje” con más patrulleros y más agentes: no están donde deben estar ni en los momentos que deben estar.
    El barrio es recorrido de noche a baja velocidad por motitos sin luces ni patentes, llevando a bordo a chicos con “uniforme” de chorros: gorritas con vicera larga y capuchas, mirando a diestra y siniestra, observando puertas y ventanas, tanteando las cerraduras de los autos estacionados.
    Si uno llama al Comando, dicen que no pueden intervenir hasta que no cometan un ilícito. Ni siquiera los siguen, ni los interceptan para requisarlos o interrogarlos. Un agente me confesó que están amedrentados por Zerillo, el director de Derechos Humanos de la MGP, porque interceptar a estos delincuentes es “estigmatizante y discriminatorio”.
    Así estamos…

  2. Es lo que nos deja este gobierno, un horror