Política

Entró Heidi, salió “el hombre fuerte”

2117438Vidal y sus asesores, están absolutamente imbuidos de lo que sucede en Mar del Plata. Chapadmalal, paseo con sus hijos, cerveza con amigas y actos oficiales, amplían el generoso despliegue de la gobernadora por General Pueyrredon. Ya rozando temas de gestión local, la gobernadora definió que como estrategia, lo único que puede neutralizar los avatares municipales, es precisamente ponerse el equipo al hombro y que se note. Resolver lo demás, está en manos de la política, pero en ese sentido no cuenta con operadores confiables ni en el PRO ni en CAMBIEMOS, menudo problema. La suerte de la Quinta Sección Electoral está en juego.

La gobernadora no puede evitar su disgusto, cuando se la menciona como la protagonista del cuento, no es de su agrado ni que la referencien como lo hizo Felipe Solá, con el claro propósito de minimizarla y por qué no de menoscabarla. Solá apela a menudo a esas picarescas frases y otras salidas gauchescas. Pero en la ocasión también habría que decir que le salió el tiro por la culata.

Tras 8 años de Scioli, María Eugenia Vidal, no cae de los 60 puntos de imagen positiva, y además acumula un bajo rechazo a su figura. Cuáles son las razones para que en el medio de vicisitudes como las vivimos los bonaerenses, las complicaciones no impacten negativamente en su gobierno.

Sólo las dudas que generan la paciencia y la tolerancia, parecen colocarla en el límite de un político terrenal de la Argentina. Desafiarla puede consistir en una abrumadora tarea a destajo. Quién se le atreve, aunque ella no será candidata, pero nuevamente dejará jirones en este nuevo capítulo, que tendrá a la elección de medio tiempo, como factor excluyente. Ese objetivo a la vista, deberá tener un balance que aporte el aire fresco de los brotes verdes que no aparecen.

Hace poco más de 2 años, la candidatura presidencial de Mauricio Macri, provocó su desembarco en la provincia, pero como candidata a soplarle la supremacía en el territorio bonaerense a la colonización del P.J. con 30 años de gobierno con todos los vicios, tratare de quien se tratare, obvio, que Daniel Scioli fue el rostro del colmo.

Cómo a partir de ese cúmulo de aprobación, con varios P.J. y kirchneristas en distintas versiones que se debaten en una lidia de derrotados en todos los frentes, María Eugenia no ceja en su intento de pisar cada uno de los 135 distritos que hoy la tienen como máxima mandataria.

Las encuestas hay que conocerlas, tenerlas en cuenta, pero no siempre reflejan los guarismos que expresan finalmente los ciudadanos en el cuarto oscuro, existen acabadas pruebas de ello, no sólo en nuestro país sino en el mundo. Y en el caso de María Eugenia Vidal, el fenómeno adquiere particular análisis, por las repercusiones que logra, es como una sanadora de la política.

Una de las lecturas, que tal vez equivocadamente se hicieron, fue que Vidal ganó porque enfrentó a Aníbal Fernández. Que CFK lo hizo a propósito para limar a Scioli y conclusiones por el estilo. Lo que casi nadie dijo, es que María Eugenia Vidal también estaba en condiciones de dejar en segundo lugar a Julián Domínguez. Todo lo demás suena a cuento, a excusa por la derrota o a la justificación de la misma, para escapar por la tangente y tirar debajo de un tren a Aníbal Fernández.

¿Qué alguien explique por qué no mide hoy Julián Domínguez? No aparece en ningún sondeo, Massa, Randazzo, Scioli, Insaurralde, el Grupo Esmeralda, y toda la entelequia pejotista en busca de alguien que asegure poder abortar este proceso que una nueva mayoría social, con un margen de error probable, puso en marcha con su voto el 22 de noviembre. Hace un año Julián Domínguez cambiaba la suerte, y hoy no lo toman ni en el centimil de un sondeo. Toda una rareza, acaso desapareció porque perdió las PASO con el ex intendente de Quilmes, o hubo un convencimiento de un mayor daño electoral, es decir maquillaron la derrota, lo “salvaron” a Domínguez y de paso defenestraron a Aníbal. Todo es posible y los gatos cuando gritan no siempre se están reproduciendo.

¿Por qué lo de Heidi y el hombre fuerte? Porque se ha destruido una lógica que ha acompañado a muchos gobierno no sólo del P.J. Se han caracterizado varios hombres fuertes, como el poder detrás del poder, Perón, Alfonsín, Menem, y otros, tuvieron los suyos. El hombre fuerte era el que daba la perspectiva de manejo, de última palabra.

Cuestiones de género al margen, porque no vienen al caso, María Eugenia Vidal ha pasado a ocupar ese rol de “hombre fuerte” para el ingeniero Mauricio Macri. Esa virtual mofa que utilizó Felipe Solá, cuando caracterizó a la gobernadora como Heidi, ya fue el réquiem para una hegemonía y falta de alternancia entre los bonaerenses.

Las lecturas en política no son en línea directa, son sinuosas, tienen oscilaciones ¿Podía perder Scioli en Mar del Plata? Luego de haber convertido a la ciudad en su centro de operaciones políticas, con un multimedios hegemónico a su disposición. Ese fue el resultado de una palmaria demostración de hartazgo, de fastidio, colocarle un cepo a los engaños. Scioli tiene cada vez mayores dificultades para enfrentar al público o a las cámaras, transpira, se irrita, se pone rojo y ya no penetra con su mensaje monocorde, ha sido definitivamente pillado.

El PRO no ha podido construir territorialidad en las municipalidades. Sus hombres no han dado pié con bola en muchas de las fórmulas que han encabezado. Pero Macri, por ahora, halló esta suerte de talismán que es el pilar que sostiene “a todo un equipo”, como frecuentemente la gobernadora menciona al conjunto de su gobierno.

Jorge Elías Gómez

jgomez@mdphoy.com

7 Comentarios

  1. Al mamarracho que goberno para la foto, Scioli, como lo llamaban???

  2. Aguante Maria Eugenia !!!

  3. Fuera Heidi , fuera PRO , fuera la derecha rancia y retrógrada !!!

  4. Vamos Mariú ! A limpiar la Pcia de Bs As de empleados públicos !

  5. Fuerza Mariú!!! a limpiar toda la mugre K, que están atornillados a su sillones todavia!! Y cambiar de una vez por todas, CAMBIEMOS!!!!

  6. Dicen “con el claro propósito de minimizarla y por qué no de menoscabarla, Solá apela a menudo a esas picarescas frases y otras salidas gauchescas” ¿Qué tiene de gauchesco la Heidi original, la del cuento?

  7. Exacto Joyce, lo advertí, fue una redacción infeliz, pero interpreté la asociación con ese estilo “hombre de campo” de Solá y sus continuas apelaciones a la picardía gauchesca. Entiendo lo de Heidi y los Alpes Suizos. Nada más.