-Boletín-, Portada

En Tandil, algunos hoteles ya piensan en un cierre definitivo

Una de las medidas que adoptó el Gobierno nacional en el marco de las nuevas restricciones anunciadas días atrás que regirán, en principio, durante nueve días fue la de suspender el turismo a fin de evitar la masiva circulación por las diferentes localidades, teniendo en cuenta que en noviembre del año pasado se había fijado a esta fecha como un fin de semana largo.

 

 

blank

 

 

La determinación, comprendida por la gran mayoría debido a que la situación sanitaria en todo el territorio nacional es muy crítica, le asestó una nueva estocada a un rubro que ya venía muy golpeado y, según revelaron, algunos establecimientos hoteleros ya están pensando en poner un punto final a sus actividades en la ciudad.

El empresario turístico y referente del sector hotelero, Bruno Cerone, manifestó en comunicación con El Eco Multimedios que el momento por el que están atravesando es muy disímil al del año pasado y clamó que el Gobierno no está asistiendo a todos los hoteles, por lo que muchos están vislumbrando el peor de los escenarios posibles.

“Hay que aclarar que el año pasado estuvimos ocho meses cerrados pero, cuando nos agarró la primera ola, veníamos con una dinámica de trabajo, con plata en la caja; el sector venía bien”, remarcó y agregó: “Se paró, se aguantó como pudo y con las ayudas de los ATP pudimos subsistir y llegar a fin de año”.

En cambio, estas nuevas medidas llegan en un momento crítico debido a que durante todo este tiempo los titulares de los alojamientos contrajeron muchas deudas y refinanciaron facturas, de modo que aún están pagando cuotas del año pasado.

“En el verano se trabajó relativamente bien, pero a partir de los primeros días de abril se cayó la actividad. No hay un hotel que hoy esté arriba del 15 por ciento de ocupación, están todos debajo. Eso hace que vos tengas un costo que sea al 100 por ciento pero no tengas posibilidad de afrontarlo”, clamó.

Por ello, reveló que cuando no hay público deben tomar una decisión: o cierran el hotel provisoriamente –como lo hizo una reconocida cadena internacional en Mar del Plata- o siguen aguantando y ven qué pasa en el futuro.

Explicó que si elegís cerrar el hotel disminuís mucho los costos pero salís del mercado y cada vez te cuesta más recuperar clientes. Por ello, destacó que no quieren cerrar, pero “en el corto plazo no queda otra”.

En ese sentido, refirió que hay hoteles en Tandil que están pensando en el cierre definitivo, aunque por respeto a sus colegas optó por no dar sus nombres: “Están pensando en liquidar la sociedad, despedir al personal y vender la propiedad”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*