Ciudad

En pocos días la Iglesia redobló señales de advertencia por la situación social

thumbnail_Visita pastoral a San Benedetto_jóvenes“No podemos acostumbrarnos a estas realidades dolorosas y negativas, hay que pasar de la preocupación a la ocupación” (ver link) admitía en su mensaje el vicario diocesano, Gabriel Mestre, a los fieles de la “Noche de la Caridad”, ante la grave situación social que atraviesa  la ciudad. Ahora el propio obispo, monseñor Antonio Marino expresó en su visita a la parroquia San Benedetto Mártir “Visitando la geografía de la parroquia uno se da cuenta cuánto hay para hacer”

Como lo viene realizando en distintas comunidades parroquiales, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino visitó durante esta semana del 27 de junio al 2 de julio, la parroquia San Benedetto Mártir y Jesús Niño, ubicada en Avenida Edison 2851. Se reunió con los grupos de la parroquia y las capillas, y también visitó instituciones, colegios, lugares importantes de la extensa jurisdicción parroquial.

Leer: “Hay que pasar de la preocupación a la ocupación”

Durante estos días, acompañado por el presbítero Luciano Alzueta, párroco del lugar; visitó los grupos de la Legión de María, Renovación Carismática, pastoral de adicciones, Cenáculo de María, Schoenstatt, catequistas, niños y jóvenes, la pastoral de la liturgia, ministros extraordinarios de la comunión, Cáritas parroquial, la ludoteca, el COPAPA. Pudo encontrarse y bendecir enfermos, vecinos, familias, y también en un geriátrico. También recorrió la escuela n° 35 y secundaria n°. 47, el colegio San Antonio María Gianelli, la sociedad de fomento de barrio Nuevo Golf, la escuela n° 64, la sala de atención primaria Barrio Parque Independencia y el cementerio.

Durante la eucaristía de “cierre de la visita pastoral”, monseñor Marino dijo, “comienzo expresando mi alegría por la labor realizada. He visto muchas cosas admirables y he podido alentar y bendecir todo aquello que se hace de bueno en esta parroquia y en las distintas capillas y comunidades”.

“Visitando la geografía de la parroquia uno se da cuenta cuánto hay para hacer, cuánta tarea, nos sentimos pobres y Jesús nos invita a orar para que multiplique las distintas vocaciones que hacen falta en el trabajo apostólicos. En primer lugar y lo hacemos ahora, pidiendo por vocaciones al ministerio sacerdotal: sin sacerdotes no hay eucaristía perdón de los pecados, no hay quien unja a los enfermos y debemos orar”, expresó el obispo.

thumbnail_Misa de cierre visita pastoralMás adelante, enfatizó sobre la misión de todos los bautizados “hemos asumido el compromiso de ser discípulos y misioneros. Los que seguimos a Jesús desde la primera hora, y hasta el fin de la historia estamos acostumbrados a hacer frente a las dificultades sin desalentarnos y así debe ser siempre. La parroquia debe brindar distintas posibilidades de participar en la misión empezando con formas comunes a todos: orar para que la gracia de Dios, se abra camino en los corazones de aquellos a quienes invitamos a entrar en comunión y  a entrar en amistad con Jesús».

“Yo también puedo expresar hoy mi gozo, al término de estos días muy llenos de iniciativas y de actividades, puedo dar fe que he encontrado una parroquia muy activa en el apostolado y también grupos humanos de profunda fe. Y me pasé exhortando, bendiciendo e invitando a más, porque Jesús a eso nos llama. A sembrar semillas de fe, esperanza y amor. Una palabra de aliento y agradecimiento al padre Luciano, por todo el trabajo de organizar la visita pastoral, la atención para que se vayan cumpliendo los objetivos. También a los diáconos Marcelo y Hugo. Y a todos los que tienen una responsabilidad, así como los que habitualmente vienen aquí”, agradeció monseñor Marino.

Finalmente concluyó “la presencia del obispo tiene que ser un momento de alegría en la comunión, se renueva la consciencia de pertenecer todos al mismo cuerpo, somos un solo cuerpo, una sola Iglesia, aunque haya distintas comunidades, parroquias y diócesis”.

Testimonio y alegría entre los fieles de la comunidad

“Fue una experiencia muy linda la de encontrarnos con nuestro obispo, en nuestra comunidad y que pudiera conocer todo lo que hacemos”, manifestó Rosa quien está en la catequesis, Cáritas y la liturgia. Por su parte Pilar, colaboradora de Cáritas remarcó “es la primera vez que viene un obispo en visita pastoral, ha sido un espacio muy bueno de encuentro, realmente nos fortalece en el camino”.

Finalmente Mariano y Jeremías jóvenes de Acción Católica, resaltaron el espacio de preguntas que pudieron hacer al obispo durante un encuentro con niños de catequesis y jóvenes. “Nos alentó a no tener miedo de anunciar a Jesús en el barrio, que no tenemos que desanimarnos ante la indiferencia y sobre todo ser testimonio también con nuestras vidas”, puntualizó Mariano.

Los comentarios están cerrados.