Ciudad, Información General

En las puertas del invierno, Bariloche le declara la guerra a los alquileres por Airbnb

Es por presión de los hoteleros tradicionales. Señalan que los que alquilan alojamiento por Internet evaden impuestos. Precios comparados.

blank

 Las nuevas plataformas de alojamiento a través internet tomaron por asalto el mercado turístico en la Argentina y comienzan a cambiar las reglas del juego que se mantenían vigentes desde hace décadas. En Bariloche, como en toda la cordillera, el fenómeno mediante el cual un turista puede contactarse con alguien que tiene un espacio libre en su casa para dormir está creciendo rápidamente. Según datos de Airbnb, compañía de alquileres turísticos nacida en 2008, Bariloche es la segunda ciudad del país con más propiedades anotadas en el sistema: unas 2.000 unidades. La primera es Buenos Aires con aproximadamente 10 mil.

Pero a tal punto preocupa a los empresarios barilochenses esta realidad que el municipio local envió cartas documento a Airbnb y a Booking.com (página de arrendamientos de hoteles) intimándolos a que solo incluyan en sus páginas establecimientos inscriptos legalmente. En otras palabras, que paguen impuestos tales como IVA y patentes, y se ajusten a una normativa sanitaria y estructural, como hacen los hoteleros tradicionales. Es conflicto es claro: los administradores de hoteles, hospedajes y complejos de cabañas se quejan de que los “particulares” no tienen las mismas obligaciones haciendo su negocio más lucrativo y sencillo.

En las puertas de la temporada alta de invierno, antes de la nieve, el gremio hotelero viene presionando fuerte al intendente Gustavo Gennuso para que tome medidas que controlen el avance de las plataformas. En la carta documento se les recuerda a las empresas digitales que todos los que publiquen debe ajustarse a la normativa (Art. 20 de la Ordenanza 1526-CM-05). “Ningún establecimiento, podrá operar comercialmente sin las respectivas habilitaciones turística y comercial”, indica el texto.

Pero no todos en Bariloche están escandalizados. “El uso de estas nuevas formas de viajar son impuestas por los mismos turistas. El mercado se impone. Bariloche tiene que buscar formas de darle un marco legal a esta actividad. Las cartas documento no harán efecto. Son acuerdos entre particulares previstos en el Código Civil. La fiscalización y un nuevo marco normativo ayudaría a blanquear esta nueva forma de hacer turismo”, señala Daniel Gonzalez, concejal del Pro.

Otras iniciativas similares, pero dedicadas al alquiler de vehículos, también han alertado a los comerciantes y funcionarios de la cordillera. La concejal Cristina Painefil (Juntos Somos Bariloche) solicitó al gobierno nacional el bloqueo de la plataforma web Andemus, que permite el alquiler de coches entre particulares.

Los 2000 establecimientos de Bariloche que se ofrecen en Airbnb representan un número cercano a las 4.500 camas. Una cifra que no para de crecer diariamente. El alojamiento para dos persona a través de esta plataforma puede costar hasta un 50% más barato en comparación a los establecimientos tradicionales.En comodidades tampoco se quedan atrás.

Los precios de la temporada alta de invierno ya están on line. Para mediados de julio, el momento más caro del año en la cordillera, una casa con vista al lago, con jardín y galería para cinco personas se consigue en Airbnb por 3.090 pesos el día. Mientras que una habitación para dos personas en un hotel de tres estrellas, con desayuno incluido, ronda los 3.500 pesos.

Las parejas tienen una multitud de alternativas interesantes en esta web. En la misma fecha un coqueto departamento estudio se consigue por 1.030 pesos. También se ofertan cabañas con 4 camas en 2000 pesos. Pero en temporada baja y media, el precio de las habitaciones con baño privado o de los departamentos pequeños oscila, en Airbnb, entre los 250 y los 500 pesos. En los hoteles cuestan el triple en la misma época.

Según denunció la conducción de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (UTHGRA), en Bariloche hay 5.000 camas que no están registradas. El total de las que se encuentran debidamente anotadas en el municipio llega a 30 mil. De acuerdo a datos del mercado, el negocio del alojamiento registrado mueve en la localidad unos 3.000 millones de pesos anuales. Otros 350 a 400 millones quedan en poder de las propiedades no anotadas. Todavía no está claro qué porcentajes de las “camas en negro” ahora también utilizan las plataformas digitales. Pero es un hecho que no pocos hogares particulares se sumaron a la movida. En una localidad donde los alquileres de monoambientes superan los 10 mil pesos mensuales, no es raro que quienes alquilan dejen una cama en Airbnb para solventar sus gastos obligados. La plataforma posee una “calculadora” que permite proyectar los ingresos de los que pretenden iniciarse en el negocio. Una persona con una habitación “libre” de dos camas podría recibir 20 mil pesos mensuales, de acuerdo a la proyección de la empresa. Un negocio nada despreciable.

Pero el conflicto está abierto. Y no sólo se da en Bariloche, sino que se replica en casi todas las grandes ciudades y destinos turísticos del interior del país. «Durante este año, iniciamos convenios con diferentes provincias. Algunas asumieron el compromiso de crear legislación, regular y controlar la oferta de casas y departamentos en alquiler que no pagan impuestos», explica Graciela Fresno, presidenta de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra).

«Sin embargo -concluye- aún no pudimos avanzar sobre la plataforma Airbnb ni sobre otras menos conocidas que se manejan bajo la misma modalidad. Esa decisión la tiene que tomar el gobierno nacional, al que le pedimos que se involucre”.

Fuente: Clarín

Los comentarios están cerrados.