Carta de Lectores, Opinión

El voto vergüenza

El 11 de agosto el presidente Mauricio Macri fue derrotado en las elecciones PASO no por el voto castigo sino por el VOTO VERGÜENZA de todos aquellos argentinos que en su fuero íntimo saben que el robo sistemático que sufrió el país durante el kirchnerismo fue real y aún así optaron por escuchar el canto de las sirenas del populismo. Este voto vergüenza fue un voto silencioso que no se manifestaba públicamente porque no hay forma de explicar que después del terrible saqueo que sufrió la Argentina se vuelva a elegir el pasado. Esas personas actuaron impulsadas por la falsa percepción de que durante el kirchnerismo la economía estaba mejor pero para comprender la verdadera dimensión del fenómeno habría que ver la película del principio al fin y no solo la foto de la realidad económica actual.

El actual gobierno recibió un déficit fiscal enorme, o sea el gasto público superaba ampliamente a los ingresos del Estado para hacer frente a ellos. El Estado debía solventar los subsidios a los servicios públicos, las jubilaciones sin aportes, planes sociales, empleo público en gran parte militante etc.. Siendo los ingresos del Estado insuficientes para financiar estas “conquistas sociales” se recurre en forma absolutamente irresponsable a la emisión monetaria que de haber perdurado en el tiempo hubiera terminado con una crisis hiperinflacionaria como la que sufre actualmente Venezuela.

El ajuste fue imprescindible, un país no puede crecer sino equilibra sus cuentas. La clase media no soportó el ajuste y se lo hizo saber al gobierno en las urnas. La reversión del populismo para evitar profundizar la quiebra del Estado trae aparejada dolorosas consecuencias económicas porque allí donde artificialmente “se ponía plata en el bolsillo a la gente” y con ello se aumentaba el consumo, las fabricas y el empleo hay un proceso inverso que es percibido por la gente como una mala praxis en política económica cuando en realidad se está saneando la economía.

No solo en materia económica hicieron un daño enorme, en materia de libertades individuales fueron contra la libertad de prensa financiando a través de la pauta oficial distintos medios de comunicación militantes. La aparición de la agrupación Justicia legítima en uno de los poderes del Estado que debe caracterizarse por su independencia ha dado lugar a fallos judiciales sospechados de parcialidad. La corrupción política a través de la obra pública con maniobras de lavado de dinero que resultan evidentes a la luz de los hechos objetivos que se conocen a través de los distintos expedientes judiciales donde tramitan las causas contra la ex presidente Dra. Cristina Fernández de Kirchner y demás funcionarios de su gobierno.

Pero sin dudas lo peor que han hecho es el genocidio cultural que han cometido contra el pueblo argentino.

Es para adelante no es para atrás.

Los comentarios están cerrados.